Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

miércoles, 2 de julio de 2014

El Papa Francisco concede nueva entrevista, esta vez al diario italiano Il Messagero


Foto ACI Prensa
Foto ACI Prensa
VATICANO, 30 Jun. 14 / 07:43 am (ACI).- ACI Prensa ofrece a sus lectores y al público en general el texto completo en español de la entrevista que el Papa Francisco concedió recientemente al diario italiano Il Messagero, publicada el domingo 29 de junio, fiesta de los Apóstoles Pedro y Pablo. En esta oportunidad el Santo Padre habla de la realidad de Roma, del comunismo, del papel de la mujer en la Iglesia, de la corrupción y la política.
A continuación la traducción al español de la entrevista completa, publicada originalmente en italiano enhttp://www.ilmessaggero.it/PRIMOPIANO/VATICANO/papa_francesco_serve_argine_deriva_morale/notizie/770510.shtml#fg-slider15
¿Y entonces, el partido Italia-Uruguay. Santo Padre, con quién iba?
Yo con ninguno, de verdad. Prometí a la presidenta de Brasil (Dilma Rousseff), que sería neutral.
¿Comenzamos por Roma?
¿Usted sabe que yo no conozco Roma? Piense que la Capilla Sixtina la vi por primera vez cuando participé en el Cónclave que eligió a Benedicto XVI (2005). Ni siquiera he estado en los Museos. El hecho es que cuando era Cardenal no venía muy a menudo. Conozco Santa María la Mayor porque iba siempre. Y después San Lorenzo de Extra Muros, donde iba para las confirmaciones cuando estaba Don Giacomo Tantardini. Obviamente conozco Plaza Navona porque siempre me alojé en la Via della Scrofa, allí al lado”.
¿Hay algo de romano en el Bergoglio argentino?
Poco y nada. Yo soy más del Piamonte, esas son las raíces de mi familia de origen. Todavía estoy empezando a sentirme romano. Tengo la intención de ir a visitar el territorio, las parroquias. Estoy descubriendo poco a poco esta ciudad. Es una metrópoli muy hermosa, única, con los problemas de las grandes metrópolis. Una pequeña ciudad posee la estructura casi inequívoca, una metrópoli, en cambio, comprende siete u ocho ciudades imaginarias, superpuestas, a varios niveles. También niveles culturales.
Pienso, por ejemplo, en las tribus urbanas juveniles. Ocurre lo mismo en todas las ciudades. En noviembre haremos en Barcelona un congreso dedicado precisamente a la pastoral de las metrópolis. En Argentina se promovieron intercambios con México. Se descubren muchas culturas cruzadas, pero no tanto a través de las migraciones, sino porque se trata de territorios culturales transversales, hechos de pertenecías propias. Ciudades en la ciudad. La Iglesia debe saber responder a este fenómeno.
¿Por qué Usted, desde el principio, ha querido subrayar tanto las funciones del Obispo de Roma?
El primer servicio de Francisco fue este: ser el Obispo de Roma. Todos los títulos del Papa, Pastor universal, Vicario de Cristo, etcétera, los tiene precisamente porque es Obispo de Roma. Es la elección primordial. Las consecuencias del Primado de Pedro. Si mañana el Papa quisiera ser el Obispo de Tivoli, seguramente me echarían.
Hace 40 años, con Pablo VI, el Vicariato promovió el congreso sobre los males de Roma. De allí salió un cuadro de la ciudad en la que él tenía mucho tenía lo mejor, y quien tenía poco, tenía lo peor. Hoy, a su parecer, ¿Cuáles son los males de esta ciudad?
Son los de las metrópolis como Buenos Aires. Quienes aumentan los beneficios, y quien son cada vez más pobres. No sabía del congreso de los males de Roma. Son preguntas muy romanas, y yo entonces tenía 38 años. Soy el primer Papa que no participó en el Concilio y, en aquella época, para nosotros la gran luz era Pablo VI. Para mí, la Evangelii Nuntiandi, siempre será un documento pastoral jamás superado.
¿Existe una jerarquía de valores que respetar en la gestión de los asuntos públicos?
Por supuesto. Tutelar siempre el bien común. La vocación para cualquier político es esta. Un concepto amplio que incluye, por ejemplo, la custodia de lavida humana, de su dignidad. Pablo VI solía decir que la misión de la política permanece como una de las más altas de la caridad. Hoy el problema de la política –no hablo solo de Italia, sino de todos los países, el problema es mundial-, es que se ha desarrollado, arruinado por la corrupción, por el fenómeno de los sobornos.
Me acuerdo de un documento que publicaron los obispos franceses hace 15 años. Era una carta pastoral titulada: Rehabilitar la política. Afrontaba precisamente este argumento. Si no hay un servicio de base, no se puede si quiera entender la identidad de la política.
Usted ha dicho que la corrupción huele a putrefacción. Dijo también que la corrupción social es el fruto del corazón enfermo y no solo de condiciones externas. No habría corrupción sin corazones corruptos. El corrupto no tiene amigos, sino idiotas útiles. ¿Nos lo podría explicar mejor?
Hablé durante dos días seguidos sobre este tema porque comentaba la lectura de la Viña de Nabot. A mí me gusta hablar sobre las lecturas del día. El primer día afronté la fenomenología de la corrupción, el segundo día de cómo acaban los corruptos. El corrupto, por tanto, no tiene amigos, solo tiene cómplices.
¿Usted cree que se habla tanto de corrupción porque los  medios de comunicación insisten en este tema o porque efectivamente se trata de un mal endémico y grave?
No, por desgracia el fenómeno es mundial. Hay jefes de estado en la cárcel precisamente por esto. Me he preguntado mucho sobre esto, y he llegado a la conclusión que muchos males crecen sobre todo durante los cambios de época. Estamos viviendo más que una época de cambios, un cambio de época. Y por tanto, se trata de un cambio de cultura, precisamente de esta fase emergen cosas así. El cambio de época alimenta la decadencia moral, no solo en política, sino también en la vida financiera o social.
También los cristianos parecer no brillar por su testimonio…
El ambiente es lo que facilita la corrupción. No digo que todos sean corruptos, sino que creo que es difícil permanecer honestos en esta política. Hablo de todo el mundo, no solo de Italia. Pienso también en otros casos. A veces hay personas que querían hacer las cosas más claras, pero después se encuentran con dificultades, y es como si fueran fagocitados por un fenómeno endémico, a altos niveles, transversales. No porque sea esta la naturaleza de la política, sino porque en un cambio de época, las tensiones hacia una cierta deriva moral se hacen fuertes.
¿A usted le asusta más la pobreza moral o material de una ciudad?
A mí me asustan las dos. Un hambriento, por ejemplo, puedo ayudarlo para que no tenga más hambre, pero si ha perdido el trabajo y no encuentra otra ocupación, tiene que ver con otra pobreza. Ya no tiene dignidad. Quizá pueda ir a Cáritas y llevarse a casa un poco de víveres, pero experimenta una pobreza gravísima que le arruina el corazón. Un Obispo auxiliar de Roma me contó que muchas personas van a comedores en secreto, llenos de vergüenza, y se llevan a casa la comida. Su dignidad se ha empobrecido y viven en un estado de postración.
Por las grandes calles de Roma se ven mujeres de apenas 14 años, a menudo obligadas a prostituirse en medio del descuido general, mientras que en el metro se aprecia la mendicidad de los niños. ¿La Iglesia es todavía levadura? ¿Se siente impotente como Obispo ante esta degradación cultural?
Siento dolor. Siento un enorme dolor. La explotación de los niños me hace sufrir. También en Argentina ocurre lo mismo. Para algunos trabajos manuales se usan a los niños porque tienen las manos más pequeñas. Pero los niños también son explotados sexualmente en hoteles. Una vez me advirtieron sobre una calle de Buenos Aires en donde había muchachitas prostitutas de 12 años. Me informé y efectivamente era sí. Me hirió. Pero todavía más ver que se paraban autos de gran cilindrada conducidos por ancianos. Podían ser sus abuelos. Hacían subir a la niña y le pagaban 15 pesos que después les servían para comprar drogas, la dosis. Para mí las personas que hacen esto a las niñas son pedófilos. Sucede también en Roma. La ciudad eterna que debería ser un faro en el mundo es un espejo de la degradación moral de la sociedad. Pienso que son problemas que se resuelven con una buena política social.
¿Qué puede hacer la política?
Responder limpiamente. Por ejemplo con los servicios sociales que permiten a las familias entender, acompañándoles a salir de situaciones difíciles. El fenómeno indica una deficiencia del servicio social en la sociedad.
La Iglesia está trabajando muchísimo…
Y tiene que continuar haciéndolo. Hace falta ayudar a las familias en dificultad, una tarea ardua que requiere esfuerzo común.
En Roma cada vez más jóvenes no van a la iglesia, no bautizan a sus hijos, no saben ni siquiera hacerse la señal de la cruz. ¿Qué estrategia serviría para cambiar esta tendencia?
La Iglesia debe salir a las calles, buscar a la gente, ir a las casas, visitar a las familias, ir a las periferias. No ser una Iglesia que solo recibe, sino que ofrece.
Y los párrocos no tienen que ponerle los rulos a las ovejas…
(Risas) Obviamenteo. Estamos en una época de misión desde hace diez años. Debemos insistir.
¿Le preocupa la cultura de la no natalidad en Italia?
Creo que hace falta trabajar más por el bien común de la infancia. Poner sobre la familia un compromiso, a veces no es suficiente con un salario, no se llega a fin de mes. Se tiene el miedo de perder el trabajo o de no poder pagar más el alquiler. La política social no ayuda. Italia tiene una tasa bajísima de natalidad, España lo mismo. Francia va un poco mejor, pero también es baja. Es como si Europa, se hubiera cansado de hacer la mamá, prefiriendo hacer de abuela. Mucho depende de la crisis económica y no solo de una deriva cultural gravada en el egoísmo y el hedonismo. El otro día leía una estadística sobre los criterios del gasto de la población a nivel mundial. Después de la alimentación, vestidos y medicinas, tres voces necesarias, después la estética y los gastos para los animales domésticos.
¿Cuentan más los animales que los niños?
Se trata de otro fenómeno de degradación cultural. Esto es porque la relación afectiva con los animales es más fácil, más previsible. Un animal no es libre, mientras que tener un hijo es una cosa compleja.
¿El Evangelio habla de los más pobres y a los más ricos para convertirlos?
La pobreza está en el centro del Evangelio. No se puede entender el Evangelio sin entender la pobreza real, teniendo en cuenta que existe también una pobreza bellísima del espíritu: ser pobre ante Dios porque Dios te llena. El Evangelio se dirige indistintamente a los pobres y a los ricos. Y habla tanto de pobreza como de riqueza. No condena para nada a los ricos, pero sí las riquezas cuando se hacen objetos de idolatría. El dios dinero, el becerro de oro.
Usted pasa por ser un Papa comunista, populista. The Economist que le dedicó una portada afirma que habla como Lenin. ¿Se identifica con esto?
Yo digo solo que los comunistas nos han robado la bandera. La bandera de los pobres es cristiana. La pobreza está en el centro del Evangelio. Los pobres están en el centro del Evangelio. Si miramos Mateo 25, el protocolo sobre el cual seremos juzgados: tuve hambre, tuve sed, estuve en la cárcel, estuve enfermo, desnudo. O miremos las Bienaventuranzas, otra bandera. Los comunistas dicen que todo esto es comunista. Sí, como no, veinte siglos después. Entonces cuando hablamos, podríamos decirles: pero ustedes son cristianos (risas)
Si me permite una crítica…
Claro.
Usted quizá habla poco de las mujeres y cuando habla afronta el argumento solo desde el punto de vista maternal, la mujer esposa, la mujer madre, etcétera. Y las mujeres ya dirigen estados, multinacionales, ejércitos. En la Iglesia, según usted, ¿qué lugar ocupan las mujeres?
Las mujeres son lo más hermoso que Dios ha creado. La Iglesia es mujer. Iglesia es una palabra femenina. No se puede hacer teología sin esta femineidad. De esto usted tiene razón, no se habla lo suficiente. Estoy de acuerdo que se debe trabajar más sobre la teología de la mujer. Lo dije y se está trabajando en este sentido.
¿No entrevé una cierta misoginia de fondo?
El hecho es que la mujer fue tomada de una costilla… (risas). Bromeo, estaba bromeando. Estoy de acuerdo en que es necesario profundizar más en la cuestión femenina, de lo contrario no se puede entender la Iglesia en sí misma.
Podemos esperar de usted decisiones históricas, tipo una mujer jefe de dicasterio, no hablo del clero…
(Risas). Bueno, muchas veces los sacerdotes acaban bajo la autoridad de las perpetuas…
En agosto usted irá a Corea. ¿Es la puerta para China? ¿Está apuntando a Asia?
Iré a Asia dos veces en seis meses. A Corea en agosto para encontrar a los jóvenes asiáticos. En enero a Sri Lanka y Filipinas. La Iglesia en Asia es una promesa. Corea representa mucho, tiene a sus espaldas una historia hermosísima, durante dos siglos no ha tenido sacerdotes y el catolicismo ha avanzado gracias a los laicos. Hubo también mártires. En cuanto a  China, se trata de un desafío cultural grande. Grandísimo. Y después está el ejemplo de Matteo Ricci, que ha hecho mucho bien…
¿Hacia dónde está yendo la Iglesia de Bergoglio?
Gracias a Dios no tengo ninguna Iglesia, sigo a Cristo. No he fundado nada. Desde el punto de vista del estilo no he cambiado comparado a como era en Buenos Aires. Sí, quizá alguna cosa pequeña, porque se debe, pero cambiar a mi edad habría sido ridículo. En mi programa, en cambio, sigo lo que loscardenales pidieron durante las congregaciones generales antes del Cónclave. Voy en esa dirección. El Consejo de los ocho cardenales, un organismo externo, nace de ahí. Había sido pedido para ayudar a reformar la Curia. Algo por otro lado nada fácil, porque se da un paso, pero luego ocurre que hace falta esto o lo otro, y si primero era un dicasterio después se convierten en cuatro. Mis decisiones son el fruto de las reuniones pre Cónclave. No he hecho nada yo solo.
Una aproximación democrática…
Fueron las elecciones de los cardenales. No sé si una aproximación democrática, diría más sinodal, también si la palabra para los cardenales no es la apropiada.
¿Qué desea a los romanos por la fiesta de los patronos San Pedro y Pablo?
Que continúen siendo buenos. Son muy simpáticos. Lo veo en las audiencias y cuando voy a las parroquias. Espero de ellos que no pierdan la alegría, la esperanza, la fe no obstante las dificultades. También el ‘romanaccio’ –dialecto romano-, es bonito.
Wojtyla había aprendido a decir en dialecto romano. ‘Amémonos los unos a los otros, ofrezcámonos a los demás’¿Usted aprendió alguna frase en romano?
Por ahora poco. Campa e fa' campa' –vive y deja vivir-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario