Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

martes, 9 de septiembre de 2014

Como no lo hicieron cuando la dictadura de Pérez Jiménez asesinó al secretario general en la clandestinidad, Leonardo Ruiz Pineda, ayer, Henry Ramos Allup, titular de ese cargo, arengó a la militancia de Acción Democrática a no resignarse ante las dificultades que atraviesa Venezuela.

Ramos: "AD sacó a Venezuela de su postración medieval"

Concejo de Chacao homenajeó post mortem a cinco presidentes adecos.

imageRotate
Henry Ramos, secretario general de AD, e Isabel Carmona, presidenta (Gustavo Bandres)
ELVIA GÓMEZ |  EL UNIVERSAL
martes 9 de septiembre de 2014  12:00 AM
Como no lo hicieron cuando la dictadura de Pérez Jiménez asesinó al secretario general en la clandestinidad, Leonardo Ruiz Pineda, ayer, Henry Ramos Allup, titular de ese cargo, arengó a la militancia de Acción Democrática a no resignarse ante las dificultades que atraviesa Venezuela.

Al explicar el simbolismo del pañuelo blanco que ayer ondeó en manos de la dirigencia, reunida en el acto celebratorio del 73 aniversario del partido -que se cumplirá el día 13- Ramos recalcó que, como en 1952, cuando se guardó un minuto de silencio en el mitin del Nuevo Circo, el pañuelo blanco "no se sacó para secar lágrimas" sino como un mensaje "de que no hay que doblegarse ni ceder".

Por acuerdo unánime de la cámara municipal de Chacao, que preside Shully Rosenthal (PJ), Ramos Allup fue orador de orden, en un acto en el que se rindió homenaje a los cinco presidentes de la república salidos de las filas de AD: Rómulo Gallegos, Rómulo Betancourt, Raúl Leoni, Carlos Andrés Pérez y Jaime Lusinchi, a quienes se les concedió la condecoración pos mortem, Orden Don José Solano y Bote y que fueron recibidas por sus hijos y nietos.

Ramos Allup -también condecorado- reivindicó, por encima de los críticos que "todavía nos lo cobran", que la Revolución de Octubre de 1945 "pasó la llave a la Venezuela que salía de la esclavitud" y sacó al país "de su postración medieval". Además, afirmó que AD le entregó al país, sin distingo de si estaban o no alfabetizados, el voto universal, directo y secreto. "Esa fue una revolución inconmensurable que ¡nadie! podrá borrar".

Para el mandatario actual hubo apenas una mención cuando Ramos ironizó sobre el Sibci, que calificó como "corresponsalía de este desangelado que gobierna al país", y sobre Hugo Chávez, mención de pasada para recordar que el oficialismo fracasó en su intento de acabar con AD. "O faltó manteca o sobraron cabezas", recordó lo que dijo años atrás en respuesta a la amenaza del fallecido. Añadió que "los de AD somos una raza inextinguible".



Reconciliación y no venganza

A pesar del calor que colmó la plaza Bolívar de Chacao, donde se desarrolló el evento, Ramos mantuvo entretenidos a los asistentes por casi una hora, con un discurso a ratos distendido, a ratos sentencioso. Abogó por construir desde la base la unidad y la reconciliación.

Asistieron el alcalde Ramón Muchacho (PJ), el exsecretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad, Ramón Guillermo Aveledo, y dirigentes de varios partidos de la alianza.

El orador recordó los orígenes campesinos y humildes de AD y que entonces los detractores se burlaban del "partido de la chancleta". Reivindicó que los fundadores de AD se propusieron "cambiarle a Venezuela las alpargatas por zapatos, y tuvimos éxito: le pusimos zapatos ideológicos".

De cara al presente y al futuro, Ramos citó el poema "Coloquio bajo el olivo", de Andrés Eloy Blanco, para ilustrar la línea de no retaliación del partido ante "los verdugos de nuestro tiempo". Instruyó a la militancia a abrir los brazos a todo el que se acerque. "Esta es una familia en la que se puede nacer y a la que se puede llegar".

Ramos Allup dijo que le preocupan "el voluntarismo y el mesianismo de extrema derecha" y llamó a estar alerta ante los que pretenden "levantar cadalsos" y venir por venganza; ante la altipolítica -"¡cuidado, que por allí nos vienen las dictaduras y totalitarismo!"- ante los "herederos del castro-gomecismo" que mantienen "un odio larvado" contra AD y ante "las agendas personalistas".

Invitó a los venezolanos a poner en una balanza los aciertos y errores del período 1958-98 y a comparar con los últimos 15 años, cuya "única ideología es el arrase y el saqueo". Recordó que las obras públicas dejadas por los gobiernos de AD y Copei son "como una tatuaje" en la geografía nacional.

Admitió que se cometieron errores y que la video política y la teledemocracia dominó la estrategia partidista, pero ahora los partidos deben retomar el liderazgo so riesgo de perder popularidad. Ramos, una vez más, emplazó a directivos y exdirectivos de medios de comunicación a "tener el coraje" de asumir, como lo ha hecho él, su responsabilidad por haber presionado a los partidos para que se abstuvieran en las elecciones de 2005, con el argumento de que más de 80% de la población quería eso. Insistió en que los grandes errores políticos de los últimos años fueron "por hacer lo que la gente quería: golpe de 2002, paro petrolero y plaza Altamira".

¿QUIÉN ES EL MÁXIMO DIRIGENTE DE AD EN EL ESTADO CARABOBO?




TOMADO DEL DIARIO El Carabobeño08 septiembre 2014

Francisco M. Pérez || En secreto

efeemeperez@yahoo.com
No importa donde se nace, sino donde se lucha. Antonio Ecarri Bolívar, mejor conocido para muchos como “Queso Amarillo”, por el color de su ya escasa cabellera, no nació en cuna de oro y menos enmantillado, como han nacido tantos terrenales de carne y hueso. Tampoco en la Casa Amarilla o en el Palacio Blanco, pese a que su padre, el siempre recordado y admirado cura Ecarri, al fragor de la Ancha Base o en los residuos del pacto de Punto Fijo, se cobijó en los aleros de URD para darle rienda suelta a sus ideales y postulados políticos, hasta que lo cautivara Alirio Ugarte Pelayo y al lado de Isidoro Rodríguez en Carabobo abandonara las banderas enarboladas por el maestro Jóvito Villalba. Entonces “El Catire Ecarri” era un imberbe, pero ya por sus venas correteaba el gusanillo que más tarde saltaría y se haría libre en los amplios pasillos de la antigua Escuela de Derecho frente a la plaza Sucre, abriéndose paso en las luchas estudiantiles junto a César Guzmán, Orel Sambrano, Miguel Meza, Domingo A. Bacalao, entre los más destacados de la época. De allí viene, crece y se desarrolla este activista de la política venezolana, quien tras echarse los largos y ya con el título de abogado en sus bolsillos, siendo militante anaranjado del MAS, en suerte de mezcla de colores amarillo y blanco, resultó electo diputado de la antigua Asamblea Legislativa de Carabobo, en cuya travesía conoció de cerca a Oscar Celli Gerbasi y a Henry Ramos Allup, que a la postre serían sus padrinos de honor para ingresar por la puerta grande a Acción Democrática. Allí está ahora, a la diestra, ocupando la vicepresidencia nacional del “partido del pueblo”, en el primer anillo escoltando a doña Isabel Carmona de Serra, que es bastante decir para los amantes de las libertades democráticas en Venezuela. Como consecuencia, evidentemente, no es un advenedizo en las luchas sociales ni un oportunista electorero como lo han querido hacer ver algunos, una vez que Ecarri Bolívar, en posición adelantada, se ha echado sobre sus hombros la pesada carga de defender a la industria carabobeña, que está sometida a los peores embates de destrucción, por las políticas incoherentes y absurdas del régimen comunista que preside Nicolás Maduro, en su afán desesperado de querer copiar al carbón las líneas maestras heredadas del gobierno del difunto Hugo Chávez. Su coincidencia de propósitos con el gobernador Ameliach pudiera ser parte de una estrategia común, bien lograda de lado y lado, pero más que eso, es una actitud que, seguramente, la historia tendrá que registrar como un hecho positivo de las enseñanzas que excepcionalmente patentizó Rómulo Betancourt en sus esfuerzos por lograr una Venezuela libre y de los venezolanos. En este valle de lágrimas,... bendita sea tu pureza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada