Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

La Iglesia Católica como institución simplemente había borrado el mundo contemplativo, no existía un vocabulario adecuado para hablar de la experiencia contemplativa. Hasta ese punto se había no sólo perdido, sino despreciado la contemplación. Pero Merton, y luego Thomas Keating rescataron un legado, que era común en los albores de la espiritualidad cristiana y en los monasterios benedictinos del Medioevo...

Desde muy joven busqué actualizar y comprender con el corazón la religión en la que había

sido formada, máxime teniendo un tio sacerdote secular...Pasé mi niñez y adolescencia
siendo activa en la "Iglesia Militante", pues mi familia encabezada por mi tío Monseñor 
Rafael Angel Eugenio Fuentes entregó su vida a la formación y educación para 
el trabajo y la vida como maestr@s normalistas. de muchachas y muchachos de las 
humildes barriadas y pueblos de la paupérrima y viciosa frontera colombo venezolana, 
trabajo que constituyó mi mundo desde los 7 años que pude alfabetizar durante mis 
vacaciones escolares en el Estado Táchira, en Capacho Viejo o Libertad, donde 
habían invertido la herencia familiar y el trabajo de mi abuela, de mi tías y mi mamá para 
levantar el "Taller Escuela" que llegó a albergar a 600 internas, quienes eran educadas 
gratuitamente o daban una pequeña colaboración...Ya en la Universidad elegí como tema 
de mi tesis de grado para obtener la Licenciatura en Letras en la UCAB en 
1973, tutoreada por el Dr. Joaquin Marta Sosa,  el libro "Vida en el Amor" del sacerdote 
nicaragüense Ernesto Cardenal (Granada, Nicaragua, 20 de enero de 1925), ex- monje 
trapense del Monasterio de Getsemaní Ky donde compartió su vida con el monje Thomas 
Merton (Prades, Francia, 1915 - Bangkok, 1968)



Thomas Merton y el Dalai Lama

Realmente nunca me inicié en el busdismo porque no tenía elementos 
culturales que me identificaran con él, además todo lo veía como una "moda" 
nacida como reacción ante la frustración que la Iglesia Católica nos hacia sentir 
a los muchachos de la época, al haber borrado la palabra contemplación de la 
enseñanza que se nos impartió desde niñ@s en colegios católicos, donde se 
abordaba la religión católica, apostólica y romana institucional mas no la 
formación en el camino espiritual cristiano a través de un acercamiento 
verdadero al mensaje de Jesus de Nazareth. Estudiábamos un anacrónico 
Catecismo y un libro de cuentos simpáticos llamado Historia Sagrada, 
sustitutos 
de la Biblia a la que no se debía acceder por razones que nunca entendí por 
qué, siendo ella el libro base de nuestra formación cristiana. 7 años en 
la Abadía 
compartiendo con la comunidad de monjes benedictinos en Güigüe, en la 
cotidianidad de mi vida, no en  monasterios de monjes zen en Katmandú o 
en alguna de las escuelas que como arroz preparaban a mis amigos 
izquierdistas 
radicales-monjes zen, me abrieron un camino personal espiritual y un 
acercamiento a la enseñanza de Jesús, desconocida hasta el momento, que 
continúo hasta el sol de hoy y al que cada vez me siento más cercana pues 
es ya una forma de vida...Pero faltaba un detalle, mi esposo y mis hijos no 
entendían ni papa de lo que estaba hablando, hasta que en el año 2004 
vinieron a la Abadía la Hermana Milagros Carbonell y la señora Marilú 
Asón, de Oración Centrante Internacional, a dar un retiro y a él fui con mi 
esposo quien entendió lo que no comprendía que yo hacía, y juntos hoy 
practicamos 
las meditaciones y Lectio Divina, que yo venía haciendo desde 1992, de forma 
solitaria... De más está decir que para Mario fue un salto maravilloso a 
un mundo nuevo, y es la práctica de la Oración Centrante, la que le permite 
a él realizar lo que yo hago por enseñanza benedictina sin adornitos cursis que me 
quedaban de anhelar vivir lo que en series televisivas


como Kugn Fu donde John Arthur Carradine (Hollywood8 de diciembre de 1936 - 
Bangkok3 de junio de 2009), conocido en el mundo del cine como David Carradine
(entre 1972 y 1975), interpretó al monje shaolín chino-estadounidense Kwai Chang 
Caine,se nos presentaba tan fácil y sublime a los buscadores espirituales de la 
generación de los 60/70 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada