Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 15 de septiembre de 2014

“No hay vacío en la vida de un guerrero, todo está lleno a rebosar…” CARLOS CASTANEDA (La Rueda del Tiempo)

DOMINGO, 14 DE SEPTIEMBRE DE 2014

Marte el guerrero da la batalla en Sagitario

Tomado del blog "Termómetro Zodiacal" de Pedro González Silva.
“No hay vacío en la vida de un guerrero, todo está lleno a rebosar…”

CARLOS CASTANEDA (La Rueda del Tiempo)

Marte el guerrero acaba de entrar a Sagitario y ello nos trae una expansión y liberación  de la energía de este astro; al encontrarse en un signo de fuego, elemento que le es afín, se produce una exteriorización de las cualidades del planeta, porque los signos de fuego son efusivos, activos, impulsivos y atrevidos.

En el marco de esta energía que se activa, es bueno hacer una reivindicación del arquetipo del guerrero, que en mitologías como la griega, a través de Ares, o la romana, a través de Marte, se asocia esta figura únicamente a la fuerza bruta y la cólera.

No obstante, la imagen del guerrero, que como muchas otras de las diferentes mitologías, están en nuestro inconsciente colectivo, además de necesaria, porque forma parte de nuestra vida, tiene un sentido más elevado y una causa para que manifestemos esta cualidad.

Y es que el guerrero nos conecta con la acción, con el hacer las cosas, con la batalla diaria por nuestras metas. El pensamiento sin la acción es estéril. Ares o Marte nos conecta con esa acción y con la pasión necesaria para emprender nuestros proyectos.

En estos tiempos en donde se inicia una nueva era astrológica, muchos confunden la espiritualidad con desconectarse del mundo real y adoptar una engolada actitud edulcorada que incita a la inacción; pero nuestra misión como seres humanos es vivir el mundo físico y concreto, a la vez que desarrollamos nuestras cualidades espirituales: cuerpo, mente y alma deben ir de la mano.

Nada de lo que conciba el ser humano es posible si no hay acción; ninguna visualización, rezo, ritual o solución al estilo de “El Secreto” será posible, si no se acompaña de la acción, por eso Paulo Coelho habla del guerrero de la luz, y de dar el buen combate, por eso Jesús se hizo hombre, por eso el Verbo se hizo carne…

El arquetipo del guerrero debe servir para llenarnos de confianza en  nosotros mismos, de fuerza y coraje para librar nuestras diarias batallas, para seguir adelante aún en derrotas, sin lloraderas ni quejaderas, sabiendo levantarnos ante cada adversidad y avanzar confiados en nuestro destino; vivamos nuestras metas con sentido épico; aprovechemos esta energía de Marte en Sagitario, que nos invita a dar la batalla por nuestros ideales, a  lanzarnos al vacío en un acto de fe para ir en busca de nuestra leyenda personal, como dice Coelho en “El Alquimista”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada