Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

martes, 30 de septiembre de 2014

Nicolás con ese artículo le diste la razón al mundo para confirmar que si eres "autobusero e ignorante"...Pues esas son actitudes del recién vestido, además la recontra afirmaste al bailar con Cilia en el Bronx, y regarle a los africanos 5 millones de $$$ cuando aquí no tenemos reactivos ni para despistar una gripe...¿Te das cuenta?

Gobierno de Venezuela publicó aviso en el New York Times

Encabezada por una fotografía del presidente Nicolás Maduro durante su reciente intervención en la 69 edición de la Asamblea General de las Naciones Unidas, la publicidad recoge los principales apartes del discurso del primer mandatario en el foro mundial, bajo el título en color rojo "Debemos construir una nueva ONU para la paz''.

imageRotate
La imagen habla sobre las declaraciones de Maduro en la ONU (@Renecanovas)
EL UNIVERSAL
domingo 28 de septiembre de 2014  03:21 PM
El Gobierno nacional publicó hoy a página completa un aviso publicitario en el periódico The New York Times donde exige entre otras cosas la refundación de la ONU y anuncia la donación de 5 millones de dólares para la lucha contra el brote de ébola, temas que relató el presidente Nicolás Maduro en la 69 Asamblea General de las Naciones Unidas.

Encabezada por una fotografía del presidente Nicolás Maduro durante su reciente intervención en la 69 edición de la Asamblea General de las Naciones Unidas, la publicidad recoge los principales apartes del discurso del primer mandatario en el foro mundial, bajo el título en color rojo "Debemos construir una nueva ONU para la paz''. 

En el anuncio, cuyo costo es desconocido, se demanda también el fin del bloqueo comercial a Cuba por parte de Estados Unidos y la descolonización de Puerto Rico, viejas solicitudes realizadas por el Gobierno, destacó AP. 


RUNRUNES

NELSON BOCARANDA SARDI |  EL UNIVERSAL
martes 30 de septiembre de 2014  12:00 AM
ALTO

LA ONU. Tan bajo perfil pasó el mandatario venezolano en la Asamblea General y en la Cumbre del Cambio Climático que se vieron obligados a publicar sendos avisos en los diarios insignias del "capitalismo imperial" como son The New York Times y The Washington Post, los que según palabras de Maduro lo habían tildado de "autobusero e ignorante". La inversión superior al medio millón de dólares (si no hay rojas comisiones de por medio) sirvió para repetir -una vez más- las frases de apoyo al fin del bloqueo a Cuba; la persecución económica a la Argentina; la independencia de Puerto Rico; la libertad del puertorriqueño Oscar López Rivera; la condena al terrorismo contra Iraq, Siria, Libia y Palestina; el apoyo con $ 5 millones a la lucha contra el ébola en África y la "refundación de la ONU por la paz con el ejemplo de PetroCaribe". Nada que traiga beneficios para Venezuela directamente. Por cierto que con el aval de ese grupo y Unasur, Maduro confía en el ingreso al Consejo de Seguridad. Venezuela fue miembro en 1962/63, 1977/78, 1986/87 y 1992/93 con personajes de primera calidad y formación como Carlos Sosa Rodríguez; Simón Alberto Consalvi&Rubén Carpio Castillo; Andrés Aguilar y Diego Arria&Adolfo Raúl Taylhardat en esos períodos. Tras un fallido intento del presidente Hugo Chávez de entrar al Consejo en 2006 y que significó una enorme inversión económica en los países del Caribe así como un acuerdo secreto -montado por Fidel Castro- con el gobierno de Guyana para dejar de lado y abandonar (las acciones hasta hoy lo comprueban) la reclamación del Esequibo, ahora no habrá impedimentos para lograrlo. Ni EEUU se opondrá. Pareciera así confirmarse que hubo un acuerdo con el Norte para que las relaciones mejoraran y por ello Maduro permitió que delegaciones del Transport Security Administration y de la Drug Enforcement Agency, encargadas del tránsito aéreo y de la lucha anti narcóticos, vinieran al país a chequear esos dos renglones tan álgidos. Desde EEUU esta vez pidieron que no exageraran en los miembros de su comitiva y mucho menos en los agentes de seguridad recordando que el año pasado incluyeron en la lista a agentes cubanos. Maduro se reunió solo con el presidente de Irán y con los representantes del Congreso Judío. Con éstos dejó abierta la posibilidad de reanudar relaciones con Israel. Los horarios tan malos de sus intervenciones -con la sala vacía- se los achacan al embajador Samuel Moncada a quien tienen en la mira por haber sido un nombramiento del ex viceministro Temir Porras. Quien se lució ante Nicolás fue Maximilién Sánchez Arveláiz, el encargado de negocios en Washington. Organizó todo y pagó... Citgo... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada