Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Sofía Ímber celebra el homenaje de la FIA 2014

Feria Iberoamericana de Arte - FIA compartió un enlace.


27 de Septiembre de 201PRODUCTO27 de Septiembre de 2014

Sofía digital

PRODUCTO 27 de setiembre 2014

27 de Septiembre de 201Sofía digit

PUBLICADO IMPRESO
PUBLICADO ONLINE
PRODUCTO EXPRESS
UN NUEVO PROYECTO EN LA WEB PRETENDE “REVIVIR” LAS ENTREVISTAS REALIZADAS POR SOFÍA ÍMBER Y CARLOS RANGEL EN SU EXITOSO PROGRAMA BUENOS DÍAS  
Sofía Ímber confundió la hora de la entrevista, pero no tardó mucho en incorporarse. 
En un salón de su casa –lleno de libros, fotos y objetos de arte– un par de perros 
entretenían a la periodista. El tercero llegó con Sofía. “Chiquita me acompaña siempre”, 
comenta esta mujer de diminuto tamaño, pero grande por sus aportes a la profesión 
del periodismo y al ámbito cultural venezolano. Una mujer que a sus 84 años sigue 
teniendo mucho que decir al país gracias a su aguda inteligencia y gran lucidez.
Un encuentro casual con el padre Luis Ugalde, rector de la Universidad Católica Andrés 
Bello, llevó a Sofía –a secas, como prefiere que la llamen dejando de lado la palabra 
“señora”– a materializar un proyecto que desde hacía un tiempo rondaba en su cabeza: 
difundir el valioso material que durante tantos años guardó entre las paredes de su casa, 
y que contenía una serie de entrevistas realizadas por ella y su fallecido esposo, 
Carlos Rangel.
Sofía compartió con Rangel la conducción de Buenos días, programa transmitido por 
Venevisión, que no tardó mucho en convertirse en un ícono de la televisión. “Era tan popular, 
que había gente que inventaba que había estado en el programa”, recuerda Sofía. En esa 
época, si no te invitaban Carlos y Sofía, no estabas en nada.
“Era un programa abierto a todos”, manifiesta Sofía con orgullo. Premios Nóbel, políticos, 
científicos, artistas, incluso los de más renombre internacional, pasaron por Buenos días, 
así como por los otros programas que mantuvo la periodista: Lo de Hoy y Sólo con Sofía.
Periodismo para servir
La reunión de Sofía con el padre Ugalde llevó al Centro de Investigación de la Comunicación 
de la Universidad Católica Andrés Bello (CIC-UCAB) a crear el archivo digital Sofía Ímber y 
Carlos Rangel. “Carolina Oteyza, directora del centro, ha trabajado en esto con un equipo de 
gente muy profesional”, relata Sofía, que indica que también donará su biblioteca a esta casa 
de estudios.
Hoy, diez años después de iniciado este proyecto, la página contiene más de 9 mil entrevistas 
hechas por ambos periodistas entre 1969 y 1993, en sus programas matutinos Buenos días, 
Lo de Hoy y Sólo con Sofía.
El equipo organizó las entrevistas en una base de datos y la página permite hacer búsquedas 
por el nombre del entrevistado, por la fecha o por cualquier palabra que pueda tener el texto 
de la entrevista. Sofía explica que se trata de transcripciones exactas, donde no se obvia ni una 
de las palabras de los entrevistados.
Además de este material, la sala virtual contiene biografías de los entrevistados, cronologías,
 publicaciones, investigaciones y fotografías de ambos periodistas y sus invitados, entre los 
que figuran personalidades como Rómulo Betancourt (a quien Sofía recuerda particularmente 
por haberlo entrevistado una semana antes de su muerte, en la que fue su última entrevista), 
Jesús Soto, Carlos Andrés Pérez, Arturo Uslar Pietri, Renny Ottolina, Miguel Otero Silva, 
José Vicente Rangel, entre otros.
En la lista de invitados extranjeros figuran personajes como Dalai Lama, Simón Peres, 
Jimmy Carter, Felipe González, Mario Vargas Llosa, Lech Walesa, Gabriel García Márquez, 
Mario Soares, Jorge Luis Borges.
Ante la curiosidad sobre cómo es la vinculación de Sofía Ímber con las nuevas tecnologías, 
ella responde: “Sólo lamento no tener menos edad para disfrutar de esas nuevas tecnologías 
que avanzan de forma tan violenta”. Sofía pasa buena parte de su tiempo frente a la 
computadora. Dice que le llegan miles de correos y que recientemente se metió en Facebook, 
pero que no soportó tener tantas invitaciones. Tiene dos celulares y se alegra porque pronto le 
van a dar uno con las teclas grandes. “Mis hijos me regalan todos los nuevos gadgets porque 
saben que me encantan”, dice.
Este proyecto digital es apenas uno de los tantos que tiene en mente Sofía, que es una
 mujer que no se permite estar tranquila. Tiene cuatro hijos y tres nietos –uno con 43 años 
y dos pequeños morochos de seis– a quienes día a día trata de inculcar los tantos valores 
de los que –según ella– carece la Venezuela actual. Dice que lo más importante es trabajar 
con ética e imprimir pasión a lo que se hace. Y culmina: “Sin pasión no se trabaja”.

Sofía Ímber celebra el homenaje de la FIA

Una instalación multimedia da cuenta de la labor de la periodista.

imageRotate
La fundadora del Museo de Arte Contemporánea de Caracas, una de las protagonistas (Adolfo Acosta)
Contenido relacionado
DANIEL FERMÍN |  EL UNIVERSAL
viernes 26 de septiembre de 2014  07:58 AM
Oswaldo Trejo llegó a decir que Sofía Ímber (Soroca, 1924) fue la mujer más importante de la cultura nacional del siglo XX. La fundadora del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas recibe otro reconocimiento: el homenaje que le hace la Feria Iberoamericana de Arte (FIA), que se realiza en el Hotel Tamanaco Intercontinental.

La periodista de origen ruso celebra el tributo que le rinden. Siente que es el más importante que le han hecho hasta ahora. "Es imposible explicar, o no se ha inventado aún el adjetivo que siento por este homenaje. Creo que uno tiene el deber de sacarle partido a todo lo que se le presente en la vida", dijo Ímber, que recibió, entre otros galardones, la Medalla Picasso que otorga la Unesco.

Una instalación multimedia, que estuvo a cargo de María Luz Cárdenas y Alberto Asprino, sirve para homenajear a Ímber. Un video testimonial, con fotografías y documentos, da cuenta del aporte de la periodista. Todo acompañado por piezas de Jesús Soto, Carlos Cruz-Diez, Alejandro Otero y Victor Vasarely, además de una obra tipo Warhol con el rostro de Ímber en cuadros.

Sofía Ímber asistirá a la FIA como público todos los días. Ella cree que en el país hacen falta más eventos como esos, que sean capaces de afrontar la realidad que sufre Venezuela. "El arte es un factor de cambio. Es tan poderoso que será un elemento indispensable cuando tengamos que actuar ante este régimen tan desastroso", agregó la promotora cultural, que le gustaría que la gente la recordara como una persona trabajadora. La FIA reconoce su labor con un homenaje que incluye a amigos.

dfermin@eluniversal.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada