Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 28 de septiembre de 2014

El fin del mundo de egoísmo y destrucción…

El fin del mundo de egoísmo y destrucción…Por Pedro Gonzalez Silva


Publicado por Pedro González Silva el diciembre 16, 2012 a las 12:12amVer blog 
"Termómetro Zodiacal"
Este viernes 21 de diciembre, a las 6:43 de la mañana, hora venezolana (11:13 GMT), el Sol hace su ingreso al signo de Capricornio, y se produce el llamado solsticio de invierno, cuando nuestro astro rey se encuentra en la parte más alta del zodíaco, iluminando con su brillo a la humanidad; se produce la noche más larga del año en la latitud norte, y una energía muy especial inunda al globo terráqueo. Es el momento de la llegada del Espíritu de la Navidad. A partir de ese momento nos envuelve un ambiente energético que nos lleva a un viaje al interior de nuestro espíritu, para conmemorar la Navidad, el nacimiento de Cristo, que es un acontecimiento cósmico, es la primera manifestación de vida en la naturaleza, el principio de todas las manifestaciones. En esta ocasión, el solsticio de invierno coincide con el cierre de un gran ciclo astrológico que los mayas previeron cuando el Sol se ubicara en el centro de la galaxia, a unos cinco grados de la constelación de Sagitario. Es bueno aclarar que las constelaciones no son lo mismo que los signos, aunque los signos tomaron sus nombres de las constelaciones; los signos son campos de energía que se forman de la relación entre la rotación de la Tierra alrededor del Sol, mientras que las constelaciones son grupos de estrellas; cuando el Sol entra al signo de Capricornio, se encuentra en el área que abarca la constelación de Sagitario, en el centro de la Vía Láctea. En este tiempo cósmico se cumple un gran ciclo del Sol alrededor de la galaxia, que abarca unos 25.000 años, y este fin de ciclo es al que se refieren las profecías de los mayas, grandes estudiosos de los movimientos planetarios. Lo que muchos interpretan como el fin del mundo, es en realidad el fin de un gran ciclo astrológico que conlleva importantes cambios energéticos en nuestro planeta. Según esta profecía, el 21 de diciembre Sol recibirá un rayo sincronizador del centro de la galaxia y significará “el fin del mundo de materialismo y destrucción en que vivimos y el inicio de una nueva etapa de respeto y armonía”. Muchas de las profecías mayas se han venido cumpliendo a partir de la cruz cósmica y eclipse solar de agosto de 1999: recalentamiento global, derretimiento de los polos, cambios climáticos, desastres naturales, crisis energética y económica, entre otros aspectos. Los mayas nos advirtieron que “la humanidad deberá optar entre desaparecer como especie pensante que atenta contra el planeta o evolucionar hacia una Nueva Era de integración con el resto del Universo”. En lo que respecta a las señales astrológicas, sin duda que la configuración planetaria del 21 de diciembre indica que es un día muy especial: por una parte, una alineación de planetas: Saturno en Escorpio, Venus y Mercurio en Sagitario, Sol, Plutón y Marte en Capricornio. En medio de esta alineación, Saturno en Escorpio y Plutón en Capricornio (cada uno en la casa del otro, intercambiando energías de cambio y reconstrucción) se conectan con Júpiter en Géminis, formando un Yod o “Dedo de Dios”. Estas energías destructoras y reconstructivas de Saturno y Plutón apuntan como destino a Júpiter, el astro de la buena fortuna, de la prosperidad, de los altos ideales, el Dios del Olimpo que con su magnanimidad nos guía y lidera; y Júpiter está a su vez en conjunción con Aldebarán, la estrella fija que anuncia valor, elocuencia, y capacidad para negociar en medio de la guerra y la agitación. Son tiempos difíciles los que vienen, de cambios intensos, de crisis regeneradora, con claras señales que apuntan a grandes realizaciones, a la expansión de la consciencia, un gran salto cuántico para la humanidad. La era de la luz. 
 La carta astral te ayuda a conocer tu potencial, aprovechar tus aspectos positivos y trascender los negativos para evolucionar. La posibilidad de éxito se incrementa cuando sabes cómo aprovechar tus fortalezas y trabajar tus debilidades

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada