Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

La Iglesia Católica como institución simplemente había borrado el mundo contemplativo, no existía un vocabulario adecuado para hablar de la experiencia contemplativa. Hasta ese punto se había no sólo perdido, sino despreciado la contemplación. Pero Merton, y luego Thomas Keating rescataron un legado, que era común en los albores de la espiritualidad cristiana y en los monasterios benedictinos del Medioevo...(III)

Expuesto ésto como introducción, me tomé el atrevimiento de reproducir un texto recibido de una de las mujeres directivas de Contemplative Outreach Ltd., la señora Isabel Castellanos, porque me pareció excelente para expresar lo que quiero que comprendan mis lectores


"Queridos tod@s,
Hace un par de semanas leía la correspondencia entre Thomas Merton y Jacques Maritain (el filósofo francés) que trata en gran parte sobre la contemplación. Maritain estaba preparando para su publicación el diario de su recién fallecida esposa Raïssa, una de las grandes contemplativas del siglo 20. En el proceso de traducirlo al inglés, Merton y Maritain buscaban las palabras adecuadas para expresar lo que en el diario se decía. Me llamó la atención que, en ese momento, simplemente no existía un vocabulario adecuado para hablar de la experiencia contemplativa. Hasta ese punto se había no sólo perdido, sino despreciado la contemplación. Pero Merton, y luego Thomas Keating rescataron un legado que ya a nosotros se nos hace familiar. Hoy podemos hablar del falso yo, de la terapia divina, de la consciencia no-dualista etc... y comprender de qué se trata. Y lo que es más importante, tenemos el privilegio de poder practicar la oración contemplativa, con todos los frutos que eso trae a nuestras vidas. Debemos agradecer ese privilegio, que es bastante reciente en el mundo contemporáneo". Luego la señora Castellanos copia unos textos del P. Richard Rohr, que más adelante les
presentaré en otras entradas, convirtiendo en un abreboca
que los invite a la reflexión en medio de nuestra realidad actual, 
al comparar lo que expuse en las entradas anteriores y lo que vivimos en la Venezuela del aqui y el ahora. 

Para mas información escribir a esta dirección:
extensioncontemplativainformacion@yahoogroups.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada