Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 13 de septiembre de 2014

El nombre de Enrique Tejera Guevara, nuestro héroe civil, resonará como un foetazo en la cara de quienes creen que gobernar una sociedad civilizada, es pecular en comandita con parte del elemento militar hecho parcialidad política activa.

Notitarde 11/09/2014

Enrique Tejera Guevara. (Primera parte)


Luis Cubillán Fonseca
Afectuosamente al Dr. Enrique Tejera París
El nombre de Enrique Tejera Guevara,  nuestro  héroe civil, resonará como un foetazo  en la cara de quienes creen que gobernar una sociedad civilizada, es pecular en   comandita con  parte del elemento militar hecho parcialidad  política activa. El pueblo que  repugna la maniobra, está impedido de manifestarse, pues la civilidad de sus expresiones se ve obstruida por fuerzas que emplean  el armamento en feroz comandita con una justicia en idéntico estado de entrega.  Hoy  se habla de adquisición de armas cuando, nuestras fronteras están  abandonadas. Ahora, se presenta la gravísima  situación de la salud, motivada por el descuido de personas nombradas al voleo para responsabilidades  ministeriales serias, al rato son sacadas con acusaciones de grave peculado, y esto no le importa al régimen, con celeridad nombran a otro, que presenta solo credenciales políticas favorables.  El único deber que reconocen es el envío de los ricos cargamentos de lo poco que queda a los  países cuyas fuerzas de ocupación gozan de todos los privilegios.  Recibimos de la Sociedad de Historia de la Medicina, a la cual pertenecemos, un espeluznante comunicado sobre la explosión de Malaria en Venezuela. El mosquito que enterró hace sesenta años el Dr. Enrique Tejera Guevara, en Morón, se alebrestó con la chaveta ¡y está devorando a los venezolanos! "Escribe el médico Peter J. Hotez (@PeterHotez) coeditor en jefe de la publicación PLOS (Public Library of Science) y Decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical en el Colegio Baylor de Medicina y Presidente del Sabin Vaccine Institute, un terrible artículo en su blog titulado "Venezuela: An Emerging Tropical Disease and Humanitarian Emergency?"  denunciando el resurgimiento de enfermedades tropicales en Venezuela que podrían llevar al país a una "emergencia humanitaria" ante la escasez de medicamentos específicos y la falta de efectividad de las políticas gubernamentales en su combate.
Escribe el Dr. Hotez: En el Congreso Internacional de Parasitología (XIII ICOPA), celebrado en la Ciudad de México a principios de este mes (agosto), nos enteramos de la muy grave y peligrosa situación de la enfermedad que ahora se desarrolla en Venezuela. El fracaso de la salud pública más evidente ha sido un fuerte aumento de la malaria. Como también informaron en The Lancet la semana pasada, Rodriguez-Morales y Paniz-Mondolfi encontraron que se ha más que duplicado el número de casos de malaria en Venezuela desde 2008, a casi 1.500 casos semanales reportados en promedio este año. Considerando que las Américas en general han experimentado un descenso del 58 por ciento de la malaria en la última década, Venezuela se une a Guyana y Haití como los únicos tres países donde ha aumentado. Sin embargo, Venezuela tiene un índice de desarrollo humano y un ingreso nacional bruto per cápita sustancialmente mayor que Guyana y Haití, lo que sugiere que otros factores además de la pobreza extrema explican en parte esta situación. Estos incluyen un sistema de salud desordenado (como se informó recientemente en la revista Science), y la falta de disponibilidad de medicamentos antimaláricos. (continuará)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada