Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

La oración contemplativa sale de los Monasterios y de la ignorancia de la institución eclesiástica que la silencia y sucede en 1984 la fundación de Contemplative Outreach Ltd., organización que se dedica a exponer la Oración Centrante (oración de silencio) a todas aquellas personas que buscan una vida de oración a un nivel más profundo, se proporciona un sólido concepto básico para la práctica de la oración contemplativa, de la Lectio Divina y del camino espiritual en nuestros tiempos


Durante los primeros dieciséis siglos de la historia de la Iglesia, fundada por Jesucristo y expandida por Sus Apóstoles, la oración contemplativa era reconocidamente la meta de la espiritualidad cristiana, tanto como para el clero como para los laicos. A raíz de la Reforma en el Siglo XVI, esta tradición, al menos en su forma de tradición viva, prácticamente desapareció. En el Siglo XX inició la recuperación de la tradición contemplativa cristiana, principalmente en los años posteriores al Concilio Vaticano II.

Durante los primeros años de la década de los 70s, ante las estadísticas de que cada verano 10,000 jóvenes cristianos de EUA, viajaban a Oriente en busca de algo que no encontraban en su religión, un pequeño grupo de monjes trapenses residentes en la abadía de Spencer Massachusetts, en su oración discernían en el Espíritu para encontrar la mejor forma de poder contribuir en esta renovación, para ofrecerles una respuesta dentro de la religión católica. En 1975 el Padre William Menninger desarrolló la práctica contemplativa que llamó Oración Centrante, que se basaba en las enseñanzas de la obra clásica del Siglo XIV llamada “La Nube del No Saber”, y comenzó a enseñarla en la casa de huéspedes de la Abadía de San José en Spencer Mass. a los participantes en retiros. Tan positiva fue la acogida al método por los laicos participantes que se instituyeron talleres de introducción. El Padre Basil Pennington se unió al esfuerzo y extendió los talleres de introducción a un círculo cada vez más extenso de sitios geográficos y de personas. En 1981 el Padre Thomas Keating deja su posición de Abad en Spencer Mass. y se traslada al Monasterio de San Benito en Snowmass, Colorado, para ahí dedicarse a este proyecto. En 1983 se celebra el primer retiro intensivo de Oración Centrante (oración de silencio). Empezaron a formarse y madurar diferentes grupos en varias áreas de Estados Unidos y se vio la necesidad imperiosa de organizar las cosas.

En 1984 se fundó Contemplative Outreach Ltd., organización que se dedica a exponer la Oración Centrante (oración de silencio) a todas aquellas personas que buscan una vida de oración a un nivel más profundo, se proporciona un sólido concepto básico para la práctica de la oración contemplativa, de la Lectio Divina y del camino espiritual en nuestros tiempos. Esta tradición hunde sus raíces en el Evangelio, la riqueza de la tradición contemplativa cristiana, procede de las intuiciones y el ejemplo de aquellos hombres y mujeres que a lo largo de los siglos han vivido en consonancia con el modelo presentado en los Evangelios. Extensión Contemplativa nos invita a vivir la dimensión contemplativa del Evangelio, somos llamados a emprender esta jornada no solamente para nuestro crecimiento personal, sino también para el bien de toda la humanidad. Aquí encontramos un programa completo con el cual se responde a la invitación del Espíritu de seguir a Cristo en este tiempo. En la Oración Centrante (oración de silencio) se ha sintetizado los elementos de la tradición mística cristiana, elaborando una metodología muy sencilla y accesible a todas las personas que con el tiempo pueden llevar a cabo un verdadero proceso de transformación espiritual.

En la actualidad Extensión Contemplativa está presente en 25 Países contando con más de 60,000 miembros

Para mas información escribir a esta dirección:

¿Qué es Oración Centrante?

La Oración Centrante es un método diseñado para facilitar el desarrollo de la oración contemplativa, mediante la preparación de nuestras facultades para cooperar con este don del Espíritu. Es un intento de presentar las enseñanzas de épocas pasadas (i.e. "La nube del No Saber ") en una manera actualizada y para ponerle cierto orden y regularidad. Su objetivo no es el de reemplazar otros tipos de oración; simplemente coloca otros tipos de oración en una nueva y mas completa perspectiva. Durante el tiempo de oración consentimos a la presencia y la acción de Dios dentro de nosotros. En otros momentos nuestra atención se mueve hacia afuera para descubrir la presencia de Dios en todas partes.

La Oración se llama Centrante porque nuestra atención e intención está centrada en Cristo, El es el centro de nuestras vidas. A través de ella consentimos la Presencia y Acción de Dios en nosotros, preparándonos para recibir el don de la contemplación.

En este espacio desmantelamos nuestro "falso yo" producto de nuestros programas falsos de felicidad construidos por nuestras necesidades de: Seguridad y Supervivencia, Poder y Control, Afecto y Estima.
Permitimos que Dios sea el Terapeuta Divino que sana nuestras heridas.
Se recomiendan 2 períodos de 20 minutos al día.

Oración Contemplativa

La oración contemplativa es el desarrollo normal de los dones del bautismo y la práctica regular del Lectio Divina. Podemos creer que la oración es un pensamiento o sentimiento expresado en palabras. Pero esto es solo una expresión de la oración. La oración contemplativa es la apertura de la mente y el corazón - todo nuestro ser - a Dios, el Gran Misterio, mas allá de todo pensamiento, palabra o emoción. Abrimos nuestra percepción a Dios quien sabemos por la fe está dentro de nosotros, mas cerca que el aliento, el pensamiento, el escoger - mas cerca que la conciencia misma. La oración contemplativa es un proceso de purificación interna la cual nos guía, si consentimos, a la unión divina.

Trasfondo Teológico

El don de Pentecostés afirma que Jesus resucitado está entre nosotros como el Cristo glorificado. Cristo vive dentro de nosotros como El Iluminado, presente en todo lugar, en todo momento. El es Maestro vivo quien continuamente envía al Espíritu Santo a habitar dentro de nosotros y a dar testimonio de su resurrección, fortaleciendonos para experimentar y manifestar los frutos del Espíritu y de las Beatitudes tanto en la oración como en la acción.

La Oración Centrante está basada en la enseñanza de Jesús en el Sermón de la Montaña:

"Tú en cambio, cuando vayas a orar entra en
tu aposento y, después de cerrar la puerta
ora a tu Padre, que está ahí en lo secreto,
y tu Padre que ve todo te recompensará":
Mt. 6,6

Los textos que igualmente inspiraron la Oración Centrante fueron escritos por varios importantes contribuyentes a la Tradición contemplativa cristiana, tales como Juan Casiano, Francisco de Sales, Teresa de Ávila, Juan de la Cruz, Teresita de Lisieux, tomas Merton y el autor anónimo de "La Nube del No Saber"

Oración es Relación con Dios

La Oración Cristiana tiene sus raíces en la Palabra de Dios en las Escrituras y en la persona de Jesucristo. Dios toma la iniciativa.
La oración Contemplativa es la apertura de la mente y el corazón, nuestro ser total a Dios. Es un proceso de transformación interior, es una relación iniciada por Dios que nos lleva si nosotros consentimos a la Unión Divina.La Oración Centrante (oración de silencio), es un método para reducir los obstáculos al don de la Oración Contemplativa y para facilitar el desarrollo de los hábitos a responder a las inspiraciones del Espíritu y así profundizar nuestra relación con Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario