Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

viernes, 29 de marzo de 2013

"Jesús está en un nivel divino, trascendental, religioso y sobrenatural. No puede haber un Cristo nuevo y diferente a Jesús de Nazaret. No podemos igualar a ningún gobernante al nivel de Jesucristo, aunque le tengamos un cariño muy especial". Y citó el pasaje del Evangelio que dice: "Al Señor solo adorarás y a Él solo darás culto".


jueves, 28 de marzo del 2013 a las 22:00
guardado en   BLOG Valencia Hoy

y diferente a Jesús de Nazaret" TAGS:

*** El Arzobispo de Caracas le recordó a los sacerdotes que hoy más que nunca se impone la entrega a Dios en el celibato, la vivencia plena de la castidad y asumir la actitud evangélica de Jesucristo. Llamó a tener disponibilidad pastoral y a administrar con "pulcritud, honestidad y cuidado extremo los bienes que los fieles entregan a la Iglesia".
 Fuente: Diario “El Universal”
Caracas.- Los sacerdotes de todas las parroquias de Caracas que llegaron esta mañana a la Catedral de Caracas para celebrar la Misa Crismal la encontraron abarrotada de fieles y devotos que acudieron en representación de todas las parroquias de la capital para participar en esta eucaristía en la que se conmemora el día del sacerdocio y se bendicen los santos óleos que durante los próximos doce meses serán usados por los sacerdotes para los bautizos, confirmaciones y la unción de los enfermos.

El Arzobispo de Caracas, el cardenal Jorge Urosa Savino, ofreció la misa por la unión de todos los cristianos de Caracas en torno a Jesucristo, por el aumento de las vocaciones sacerdotales y por todas las personas que van a recibir sacramentos con los óleos sagrados que se bendijeron en esa eucaristía, en la que estuvo presente el Nuncio Apostólico, Pietro Parolin, el representante del Papa en Venezuela desde agosto de 2009.

Urosa dio gracias a Dios por el Papa Francisco, "su sencillez y bondad serán instrumentos para el crecimiento y la renovación de la vida de la Iglesia, que está siempre llamada a renovarse. En estos momentos esa renovación se está dando". Sus palabras con relación al Papa fueron precedidas por aplausos entusiastas de los devotos que hasta se sentaron en el piso de la Catedral para escuchar la homilía.

El cardenal de Caracas reiteró el llamado que ya había realizado durante la misa del Domingo de Ramos a no comparar a Jesucristo con ningún líder o gobernante. "Jesús está en un nivel divino, trascendental, religioso y sobrenatural. No puede haber un Cristo nuevo y diferente a Jesús de Nazaret. No podemos igualar a ningún gobernante al nivel de Jesucristo, aunque le tengamos un cariño muy especial". Y citó el pasaje del Evangelio que dice: "Al Señor solo adorarás y a Él solo darás culto".

"Como decimos en el argot popular: Divino solo Dios", dijo Urosa. Esta parte de la homilía arrancó aplausos entusiastas y vivas de los feligreses que colmaban la Catedral.

Llamó a los laicos a sentir de nuevo el gozo de pertenecer a la Iglesia Católica y profesar su fe con orgullo, "en tiempos donde soplan vientos de rechazo hacia Dios".

Dirigiéndose a los sacerdotes, les recordó que hoy más que nunca se impone la entrega a Dios en el celibato, la vivencia plena de la castidad  y asumir la actitud evangélica de Jesucristo. Llamó a tener disponibilidad pastoral y a administrar con "pulcritud, honestidad y cuidado extremo los bienes que los fieles entregan a la Iglesia".

Los exhortó a ser ministros de la esperanza y la misericordia divina y acercarse a los más pobres y vulnerables. Recordó que desde 2000 se han sumado 43 nuevos sacerdotes a la Arquidiócesis. "Aunque no está mal no son suficientes. Hay que redoblar la acción de trabajo por las vocaciones en las pastorales juveniles y vocacionales".

Esta tarde a las 5:00 en la Catedral de Caracas se celebrará la misa de la Cena de Señor y el Lavatorio de los pies. Al finalizar se realizará la procesión con el Santísimo Sacramento hasta el Monumento y los fieles podrán permanecer en adoración hasta las 9:00 de la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada