Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

miércoles, 13 de marzo de 2013

Manifiesto del 23 de enero UNIDAD VENEZUELA Viernes, 25 de enero de 2013


Manifiesto del 23 de enero

UNIDAD VENEZUELA
Viernes, 25 de enero de 2013
A TODOS LOS VENEZOLANOS
Hoy, 23 de enero del año 2013, inspirados en las jornadas históricas que con la conducción política de la Junta Patriótica y  la fuerza del pueblo venezolano unido hace 55 años vencieron la dictadura; hacemos un llamado, desde la Mesa de la Unidad Democrática,  a todos los venezolanos sin diferencias de posición política o sector social, dentro o fuera del país, para que juntos fortalezcamos nuestro compromiso de Unidad Nacional en la acción por la paz y por el respeto a la democracia en nuestra patria soberana.
Está en las manos de todos los venezolanos defender nuestros derechos, en este momento amenazados tanto por el uso arbitrario y abusivo que los dirigentes del partido de gobierno hacen de las instituciones del Estado, como por gobernantes extranjeros que interfieren en nuestros asuntos internos poniendo en peligro nuestra soberanía y nuestra paz nacional, ambas fundamentadas en el respeto a nuestra Constitución.
Por ello asumimos el camino de la defensa y la lucha por una Venezuela verdaderamente democrática y libre, proponiéndole al pueblo venezolano unirnos en procura de los siguientes doce objetivos nacionales:
1. Respeto a la Constitución. 
2. Gobierno de Unidad Nacional, que tenga la calidad de vida de los ciudadanos y la lucha contra la pobreza como sus principales preocupaciones.
3. Defensa de los derechos de los venezolanos. Primero que todo el derecho a la vida. También el Derecho al trabajo, a servicios de salud y educación de calidad y gratuitos. La mejor revolución en esta época de la humanidad y en Venezuela es la revolución del conocimiento. Derecho a la vivienda, a la justicia oportuna que respete el Estado de Derecho, y a la libertad de expresión.Derecho a la libertad y a vivir en la patria, resolver el drama de los presos políticos y exilados. Esta debe ser la principal línea de acción en la organización popular expresada de diversas formas, todas enmarcadas en la Constitución.
4. Defensa de la Descentralización y a nuestra condición de Estado Federal Descentralizado.
5. Defensa de la soberanía. La venezolanidad rechaza la injerencia del gobierno de cualquier país en nuestros asuntos internos. En este momento, destaca por lo inaceptable la del gobierno cubano.
6. Combate a la violencia, la impunidad, la corrupción y el narcotráfico.
7. Restablecimiento del respeto y la confianza entre civiles y militares. Nuestra Fuerza Armada Nacional cumplirá con la altísima misión que le asigna el Artículo 328 de la Constitución vigente para servir a la nación y a su desarrollo, y en ningún caso a persona o parcialidad política alguna.
8. Diálogo Nacional permanente entre todos los sectores de la vida nacional.
9. Defensa de la idea sagrada de que nuestro petróleo debe ser siempre usado para el beneficio de los venezolanos, con énfasis en los más pobres, y no en regalos a otros países mientras aquí se necesitan los recursos que genera. Buena es la solidaridad, pero primero está la necesidad.
10. Apoyo a la producción nacional como la mejor manera de reducir las importaciones, generar empleos nuevos y bien remunerados, y acabar con la escasez. Respeto y garantía al derecho a la propiedad.
11. Lucha contra el obsceno ventajismo y por condiciones electorales equitativas, en la ruta democrática que transitamos por convicción. Para escoger libremente y en condiciones de igualdad a nuestros gobernantes enfrentamos, denunciamos y derrotaremos los abusos que empañan los  procesos electorales.
12. Juramento ante toda Venezuela: si se precipitara un nuevo proceso electoral presidencial, garantizamos que por la vía del consenso presentaremos un candidato unitario para encabezar un Gobierno de Unidad Nacional.
Al comprometernos, proclamamos a viva voz que nos encontrarán trabajando en la calle, en el campo, en las fábricas y comercios con todos los venezolanos que formamos un solo pueblo. En los liceos y universidades con nuestros jóvenes estudiantes que luchan cívicamente por los derechos de todos. y en cualquier ámbito de la vida nacional, siempre profundizando la organización política, promoviendo y respetando la organización social, y fomentando la lucha pacífica por los derechos del pueblo venezolano.
No ignoramos las dificultades. No es esta una competencia democrática en igualdad de condiciones. Pero nos impulsa la convicción moral de una lucha justa y necesaria a favor del interés nacional, del pueblo venezolano y de la libertad. La verdad es nuestra bandera.
Cuando están en peligro los valores de la venezolanidad, de la honestidad y el trabajo, cuando se destruyen las instituciones y se amenaza la República y su soberanía, cuando se hipoteca y se llena de incertidumbre el futuro de nuestros hijos, es una obligación moral luchar sin descanso con  serena  firmeza democrática. Este no es el momento de las diferencias siempre pequeñas si se las compara con la Venezuela que queremos.
La Mesa de Unidad Democrática convoca a todo el pueblo venezolano, a recordar el 23 de Enero de 1958, soñando con una Venezuela nueva, luchando unidos por hacerla realidad.
¡Viva la Unidad Nacional!
¡Viva la Soberanía Nacional!
¡Viva el pueblo venezolano!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada