Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

jueves, 28 de marzo de 2013

“No podemos igualar a ningún héroe o líder humano o ningún gobernante con Jesucristo, ni tributarle culto religioso, como a Jesucristo. No podemos igualar la esfera sobrenatural y religiosa a la natural, terrenal y socio-política. Y es muy importante que tengamos esto en cuenta y que así lo digamos, rechazando cualquier nivelación de Jesucristo con personalidades humanas”.


El Carabobeño 24 marzo 2013

Urosa: Rechacemos nivelar a 

Jesucristo con personalidades 

humanas

La Iglesia estudia la posibilidad de invitar a Francisco. (Foto Cortesía Arzobispado de Caracas)
“No podemos igualar a ningún héroe o líder humano o ningún gobernante con Jesucristo, ni tributarle culto religioso, como a Jesucristo. No podemos igualar la esfera sobrenatural y religiosa a la natural, terrenal y socio-política. Y es muy importante que tengamos esto en cuenta y que así lo digamos, rechazando cualquier nivelación de Jesucristo con personalidades humanas”.
De esta manera se expresó el Cardenal Jorge Urosa Savino, durante la celebración eucarística en conmemoración del Domingo de Ramos, que presidió en la Catedral Metropolitana de Caracas.
El Purpurado estuvo acompañado por el Deán del Capítulo Metropolitano, Monseñor Héctor Maldonado Panacci; el rector del Seminario “Santa Rosa de Lima”, presbítero José Trinidad Fernández; el párroco de El Sagrario, presbítero Juan Carlos Silva; además de otros sacerdotes, seminaristas y diáconos de la arquidiócesis caraqueña.
En la homilía titulada: “Jesucristo es único e irrepetible”, explicó que el Salvador de la Humanidad no es cualquier persona. “No es un profeta como los del Antiguo testamento; no es un gran santo como San José, San Pablo o San Antonio, San Ignacio de Loyola, o San Juan Bosco; no es un jefe o caudillo y benefactor de los pueblos”.
“Es mucho más que eso” - destacó a los feligreses que abarrotaron el templo – “Es el mismo Dios que se encarnó y se hizo semejante a nosotros, menos en el pecado, para elevarnos a la condición maravillosa de hijos de Dios”.
El Cardenal Urosa acotó que Jesús de Nazaret es la misma divinidad encarnada. “Y por eso Jesucristo, aunque está inmerso en la historia, está en una esfera, en un nivel superior y totalmente distinto al de los héroes o líderes de la historia”.
El Arzobispo de Caracas expresó de manera enfática que Jesucristo se encuentra en un nivel sobrenatural, trascendente y religioso, muy distinto al de cualquier líder terrenal. “Es Dios mismo, solo al cual podemos adorar”,
De igual manera se refirió a los seminaristas presentes a quienes invitó a reflexionar en torno a los aspectos de la fe católica aplicados a su vida personal.
“Es importante que leamos a menudo la palabra de Dios, especialmente los Santos Evangelios, y que leamos y estudiemos nuestra fe, con ese gran instrumento que es el Catecismo de la Iglesia Católica. Y que dediquemos más tiempo a la oración, rezando nuestras oraciones personales, rezando frecuentemente el Credo, que es el Símbolo, el compendio de nuestra fe, dedicando más tiempo a la lectura espiritual”, dijo.

Iglesia y Gobierno invitarían al Papa Francisco a Venezuela

Al culminar la misa, el Arzobispo de Caracas, que recientemente participó en el Cónclave donde fue elegido papa el cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, manifestó a los periodistas sentir “una gran emoción al ser el segundo venezolano en la historia que participa en esta actividad de la Iglesia Católica”.
Agradeció a Dios por el Santo Padre Francisco. “Con gozo bendecimos al Señor por él, y le manifestamos nuestra unión y obediencia, como fieles hijos de la Iglesia de Cristo”.
Considera que el hecho de que se haya escogido un Papa de origen latinoamericano “permitirá que los católicos venezolanos tengamos una mayor cercanía con el Santo Padre; y él comprenderá mejor los problemas de la Iglesia de nuestro país”.
En tal sentido reconoció al Papa Francisco como “un hombre muy cercano, abierto y dispuesto a que en el mundo se palpe la misericordia de Dios”. Así también explicó que tanto la Iglesia y el Gobierno estudiarían la posibilidad de realizar una invitación formal para que el Santo Padre visite a Venezuela.
El Arzobispo de Caracas también hizo referencia al Año de la Fe que fue propuesto por el Papa Emérito Benedicto XVI, “a quien renovamos nuestro afecto y gratitud por su extraordinaria labor al frente de la Iglesia, y por quien oramos con cariño para que el Señor lo llene de su gracia y de su amor”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada