Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

viernes, 29 de marzo de 2013

"Los pecados tienen perdón de Dios, la corrupción no", es una frase contenida en el libro que escribió el cardenal Jorge Mario Bergoglio antes de ser el papa Francisco, que recientemente ha sido traducido al italiano y estará en venta en este país a partir del lunes.


El Papa afirma que: "La corrupción no tiene perdón de Dios"

Francisco está dispuesto a seguir con la tarea de Benedicto XVI

ELIANA LOZA SCHIANO 
ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL
miércoles 27 de marzo de 2013  12:00 AM
Roma.- "Los pecados tienen perdón de Dios, la corrupción no", es una frase contenida en el libro que escribió el cardenal Jorge Mario Bergoglio antes de ser el papa Francisco, que recientemente ha sido traducido al italiano y estará en venta en este país a partir del lunes. 

La próxima circulación del libro "Curar la corrupción" ha generado una gran expectativa entre los italianos, en momentos que la mala administración afecta todos los niveles de la vida pública de este país y, en algunos casos, del mismo Vaticano. De hecho, en la iglesia se espera que el papa Francisco ponga orden en la gestión del Instituto para las Obras Religiosas, una especie de banco de la Curia, que se ha estado al centro de la atención tras el llamado escándalo VatiLeaks. 

Se trata de una serie de documentos que estaban en el escritorio del entonces papa Benedicto XVI para su información y que delataban una serie de irregularidades graves, robados por el mayordomo Paolo Gabriele -una simple pieza de un complicado engranaje- y entregados al periodista Gianluigi Nuzzi que los hizo públicos. 

El Papa que no ha perdido oportunidad para exhortar a la humildad de San Francisco de Asís, de quien tomó el nombre, parece dispuesto a llevar adelante la tarea inconclusa de su predecesor para "hacer limpieza" en el seno de la Iglesia. 

Bergoglio vivió una situación muy tensa por sus críticas al gobierno argentino. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada