Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 6 de diciembre de 2014

“Hay días, pocos, en los que el papa Francisco hace de papa convencional y entre el respetable --inclúyase al público en general y a la numerosa prensa internacional que le sigue en sus viajes- cunde entonces una cierta sorpresa..."

De andar y ver

Arde el Vaticano

Mariahé Pabón.

Notitarde 5 de diciembre del 2014, pág. CIUDAD/9
“Hay días, pocos, en los que el papa Francisco hace de papa convencional y entre el
respetable --inclúyase al público en general y a la numerosa prensa internacional que
le sigue en sus viajes- cunde entonces una cierta sorpresa tiznada de decepción.
Las jornadas en las que, como el sábado en Estambul, Jorge Mario Bergoglio se dedica
a hablar del Espíritu Santo o de la carta de San Pablo a los corintios, se pueden
contar con los dedos de una mano. Desde su llegada a la silla de Pedro, precedida
por el gran escándalo de las filtraciones que desembocó en la renuncia de Benedicto
XVI, las intervenciones del papa Francisco han contenido siempre un claro mensaje
político de denuncia, ya sea hacia dentro de la Iglesia -contra el lujo, la pederastia
o la falta de misericordia- o hacia el mundo que le rodea. Sus encendidos discursos
contra el sistema económico mundial, la falta de atención a los inmigrantes o la
necesidad de una alianza, “más allá de las armas”, contra el terrorismo islamista le
han granjeado una atención mediática sin precedentes. Pero también un murmullo
de desaprobación creciente, aunque todavía poco audible, entre los sectores más
conservadores de la Iglesia.” El país de España, 4 de diciembre 2014. 
Que la verdad  sea dicha 
    No existe noticia que ocurra en el estado vaticano que no vea la luz pública,
así castigue los cimientos de la presunta dignidad episcopal. En reciente fecha la
prensa mundial se hizo eco de un escándalo que corroe la dignidad  de una institución
hasta los momentos “non sancta”. Cuentan que El Vaticano ha descubierto
“cientos de millones de euros escondidos en cuentas de distintos departamentos”
y en su banco, el siempre polémico Instituto para las Obras de Religión (IOR). Si
Jescucristo viviera, sacaría  a los autores de estos desmanes a latigazos y a buen
seguro les predicaría con una de sus famosas frases que se pueden leer en el
Evangelio. El Papa Francisco lo convierte en noticia y la noticia aparece en las
primeras páginas de los diarios, las pantallas de televisión y los comentarios de
la radio. Se enteran todos sin censura y sin miedo,crece el prestigio de un gobernante
que cuenta con cerca de mil millones de católicos en el planeta y de alguna manera
se gana el respeto de haber tocado a los intocables.
Y aquí nada pasa
    Las noticias sobre Venezuela pasan por debajo de la mesa. La acusación del Canciller
de Brasil sobre el Caso Jaua acerca de la envangelización de menores en el proyecto
socialista se quedó en samba. La muerte por envenenamiento de 41 reclusos de la
 horrible cárcel de Uribana no dio para grandes reportajes , como si lo dio el gran concierto
de bandas nacionales y extranjeras que tuvo su relieve en la prensa internacional
para demostrar, mediante publicidad paga,  que este es un país entregado a la paz, a
la alegría, a la felicidad de todos, sin que los muertos se tengan en cuenta para nada,
porque en una patria socialista lo que vale es el amor al Comandante eterno. Más nada.
Y las madres de las víctimas de Uribana, dirá Carreño, si es necesario, que se vayan a
llorar al barrio.
 Las torturas en Maiquetía
   Después de largas colas para bajar a Maiquetía, comienza la tortura, frente a los despachos 
de las empresas aéreas y luego la peor de todas que es la del ingreso al lugar de 
partida para tomar el avión que lleva a los pasajeros a docenas de destinos. Un hombre 
de casi dos metros de alto es quien dirige la entrada a un recinto poblado de militares de 
varios rangos, quienes se ocupan de organizar las tremendas colas sin acatar la urgencia 
que cada pasajero tiene por el horario pautado para su viaje. Altavoces anuncian los 
nombres de las personas que tienen prioridad en las colas, pero la distorsión de las 
cornetas  de estos viejos aparatos impiden escuchar. A mi amiga Angela, la terquedad 
del portero le hizo perder su vuelo a Panamá en donde  habría de tomar otro avión de 
conexión para viajar a Chile. Aún  está llorando su desgracia. No podrá asistir al nacimiento 
de su nieto porque no hay más cupos en esta temporada navideña. Si alguna vez le ha
 tocado vivir esta experiencia sabrá de lo que estoy escribiendo.
María Corina
El mal trato con María Corina Machado no tiene precedente y el que un hombre de la 
vulgaridad y peor historia personal como Pedro Carreño, la llame asesina, ya nos puede 
dar una idea de por donde van los tiros, cuando personalidades del mundo entero 
rechazan las acusaciones contra esta  mujer aguerrida de la cual debemos sentirnos 
orgullosos todos los venezolanos, salvo aquellos que  se muestran ante la opinion 
pública internacional como unos verdaderos canallas, cuando enfocan todo su 
odio contra una persona muy especial que les hace sombra…

1 comentario: