Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Dice mi gran amigo y ceramista Braulio Rivero Porte (Valencia 19-12-1956): "Para llegar a la comprensión de Dios Padre/Madre sin la gracia nada es posible pero se necesita afirmar la libertad en la conciencia en los actos de cada dia y eso es lo que llamaría decantación y maduración del espíritu. He visto como muchos de mis hermanos aparentemente han dejado el Camino y digo aparentemente porque tal vez su proceso de elección aun debe pasar por la purificación, no lo se. Lo cierto es que la tentacion toca la puerta de todos y asi como la devastacion toco la puerta de todas las familias de los primogenitos de Egipto, asi a cada uno le toca su propia plaga, que nos es otra cosa que el epilogo de las propias elecciones realizadas contra la conciencia. Por eso digo que si uno actua en conciencia ya de hecho tiene la protección de lo Alto, afirmando la propia libertad en la Voluntad que se manifiesta como una exigencia de conciencia afirmamos el espiritu del Senor que habíamos elegido, esto seria como ir decantando, purificando en manera positiva el espiritu egocentrico que nos domina. La maduracion es tener la certeza, convicción y conciencia de que actuando asi Dios nos seguira dando su espiritu y entonces nos emborracharemos de ese vino que es su Espiritu. Dios nunca falta, El siempre esta al lado de nosotros y tambien muy dentro de nosotros. El - Ella es dulce como la mejor miel y su amor es como el viento ligero y calido que alimenta el alma, que sopla como la brisa susurrante sobre el mar en calma. No hay amor mas grande que el amor del Senor Madre y pido al Senor que llene (a cada uno de los lectores de este blog) de ese amor en estas navidades"

El Papa Francisco (foto referencial) / L'Osservatore Romano

El Papa advierte que la miseria más peligrosa es la lejaní­a de Dios

El Pontí­fice ha recibido a la Asociación Comunidad Juan XXIII a quienes ha recordado que la fe mueve montañas
Por Redacción
CIUDAD DEL VATICANO, 20 de diciembre de 2014 (Zenit.org) - La miseria más peligrosa es la lejanía de Dios. Lo ha asegurado el santo padre ha recibido a la Asociación Comunidad Juan XXIII, a quienes ha recibido en el Aula Pablo VI del Vaticano.
Francisco, haciendo referencia a los testimonios que han dado antes de su discurso, ha afirmado que “vuestras historias hablan de esclavitud y de liberación, hablan de egoísmo de los que piensan construir la existencia y se aprovechan de los otros y de la generosidad de aquellos que ayudan al prójimo a recuperarse de la degradación material y moral”.
Estas experiencias --ha dicho el Papa-- resaltan las muchas formas de pobreza del que está herido nuestro mundo y revelan la miseria más peligrosa, causa de todas las demás: “la lejanía de Dios, la presunción de ser capaz sin Él”.
De este modo, el Santo Padre ha precisado que esta es la miseria ciega que considera fin de la propia existencia “la riqueza material, la búsqueda de poder y del placer y de esclavizar a la vida de otros para lograr estos objetivos”.
A propósito ha afirmado que “es la presencia del Señor la que marca la diferencia entre la libertad del bien y la esclavitud del mal, que poder hacernos capaces de cumplir obras buenas y de dibujar una alegría íntima, capaz de irradiar también sobre los que están cerca”
Además, Francisco ha asegurado que la presencia del Señor “ensancha los horizontes, sana los pensamientos y las emociones, no da la fuerza necesaria para superar dificultades y pruebas”. Y afirma “allí donde está el Señor Jesús, hay resurrección, hay vida, porque Él es la resurrección y la vida”.
La fe --ha recordado el Papa-- mueve las montañas de la indiferencia y de la apatía, del desinterés y del estéril repliegue sobre sí mismos. “La fe abre las puertas de la caridad haciendo desear imitar a Jesús, nos incita al bien, dándonos la valentía para actuar según el ejemplo del Buen Samaritano”.
Hablando de Don Oreste Benzi, fundador de la Asociación, el Papa ha indicado que “su amor por los pequeños y los pobres, por los excluidos y los abandonados, estaba enraizado en el amor a Jesús crucificado, que se ha hecho pobre y último por nosotros”. Del mismo modo ha afirmado que “su valiente determinación en el dar vida y muchas iniciativas de compartir en distintos países, brota del confiado abandono a la Providencia de Dios, surgía de la fe en Cristo resucitado, vivo y activo, capaz de multiplicar las pocas fuerzas y los recursos disponibles, como en un tiempo multiplicó los panes y los peces para alimentar a las multitudes”.
El Papa ha señalado que “la providencia os ha hecho crecer, demostrando la vitalidad del carisma del Fundador, que amaba repetir que ‘para estar de pie en necesario estar de rodillas’”.
Para finalizar, el Pontífice ha recordado a los presentes que “es de un corazón lleno de amor de Dios que brota la caridad por los hermanos y las hermanas”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada