Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Si a encuestas, foros, análisis y comentarios nos atenemos, el país es un desastre en ámbitos muy diferentes. Casi cualquier arista de la vida nacional luce maltrecha. Es así hasta el punto en que las deficiencias, muchas veces muy graves, de, digamos hace veinte años, se han desdibujado de la memoria para reaparecer en el recuerdo como casi inexistentes. Pero ¿qué importa el recuerdo de lo que el país fue cuando la situación actual es apreciada por gran parte de la población como intolerable por su inmensa distancia de lo deseable? La nación se ha convertido en un gran pichaque de conflictos, insultos, intolerancia, amenazas, arbitrariedades, abusos, mentiras, incompetencia, inflación, escasez, injusticia y crímenes.La noticia del ayer se la llevó nuevamente el presidente Maduro. El lunes volvió a dirigirse al país. Últimas Noticias tituló: “Maduro pidió buscar a los confundidos”. Entiendo que Maduro se refiere a los confundidos dentro del Gran Polo Patriótico, que no cesan de clamar por una mayor participación en las cuotas de poder.

CÉSAR MIGUEL RONDÓN

El confundido

autro image

La noticia del ayer se la llevó nuevamente el presidente Maduro. El lunes volvió a dirigirse al país. Últimas Noticias tituló: “Maduro pidió buscar a los confundidos”. Entiendo que Maduro se refiere a los confundidos dentro del Gran Polo Patriótico, que no cesan de clamar por una mayor participación en las cuotas de poder.
Pero cuando uno relee la frase –“Maduro pidió buscar a los confundidos”– uno se pregunta: ¿acaso no será él uno de ellos o quizá el primero de todos? Lo digo porque, entre las tantas frases del día lunes, el presidente soltó lo siguiente. Gran titular en primera página de Versión Final, Maracaibo: “El dólar paralelo no existe en Venezuela”. Es decir, estimado lector, usted, que vive las penurias por ese dólar que ya anda por los 170, está tras un fantasma, eso no existe.
“El presidente dijo que la divisa no oficial está fuera de la realidad económica del país, ya que de los productos registrados en inspecciones de la Superintendencia de Precios Justos, 99% de ellos se adquiere con el dólar del Estado”. ¿Toda la economía, Maduro? ¿99% de la economía se adquiere a 6,30?
Sigue Maduro: “Tenemos el riesgo país más alto del mundo, eso no es por causa naturales y económicas, eso es por causas políticas”. Vayamos a la reseña que hace el diario oficialista Correo del Orinoco: “Presidente Maduro denunció un bloqueo financiero para impedirnos acceder a financiamiento. ‘Tenemos un bloqueo financiero contra Venezuela para impedirnos acceder a financiamiento que necesitamos para superar parte de la merma del ingreso petrolero’. También afirmó que las calificadoras le han impuesto a la nación el riesgo-país más alto del mundo.”
Según esto, el mundo todo, el primer mundo especialmente, está pendiente solo de Venezuela, y en ellos el criterio es vamos a fregar a Venezuela. Es decir, nosotros que no queremos a Venezuela, y malos somos, vamos a ponerle el riesgo-país más alto del mundo, y además les vamos a hacer un bloqueo financiero. ¿Por qué tenemos esa furia contra Venezuela? ¿Será que el gobierno venezolano no lo ha hecho bien y ha quebrado al país? ¿O es que de puro maluco el capitalismo quiere acabar con la revolución venezolana? ¿No será que esos despojos que van quedando de la revolución son culpa de sus propios líderes actuales?
El Regional del Zulia, en Ciudad Ojeda, fue incluso más allá: “Maduro denuncia bloqueo financiero y planes de ataques aéreos a Venezuela”. ¡¿Ataques aéreos?!
Solo después de leer esto uno no puede entender el insólito titular de primera página del 2001: “Al mal tiempo buena cara. Sonría, es un buen antídoto contra el estrés. Levante el ánimo: celebre, decore, oiga aguinaldos. Elija ser feliz, dé importancia a lo que tiene. Psicólogos aconsejan que en momentos de crisis hay que arroparse hasta donde alcanza la cobija. En Navidad, la alegría familiar no puede estar condicionada a la abundancia”.

Complejidad

autro image

Si a encuestas, foros, análisis  y comentarios nos atenemos, el país es un desastre en ámbitos muy diferentes. Casi cualquier arista de la vida nacional luce maltrecha. Es así hasta el punto en que las deficiencias, muchas veces muy graves, de, digamos hace veinte años, se han desdibujado de la memoria para reaparecer en el recuerdo como casi inexistentes. Pero ¿qué importa el recuerdo de lo que el país fue cuando la situación actual es apreciada por gran parte de la población como intolerable por su inmensa distancia de lo deseable? La nación se ha convertido en un gran pichaque de conflictos, insultos, intolerancia, amenazas, arbitrariedades, abusos, mentiras, incompetencia, inflación, escasez, injusticia y crímenes.
En tan grande y diversa cantidad de males no es de extrañar que emerjan dos reacciones extremas: la de perderse en la vastedad del enredo o la de tratar de atender una sola de sus aristas. La primera reacción conduce a una lista inmensa de problemas por atender, lista en la cual todo parece importante y tal vez lo es. La segunda, centra la atención en un solo aspecto del cual se esperan los mayores resultados.
Es bueno aprender la lección de este y otros países. Es bien sabido que las prioridades son clave porque cuando se trata de atender todos los problemas no se atiende ninguno. Es más, la escasez de recursos que sufrimos y que empeorará exige decidir con seriedad aquello muy importante que debe ser atendido tan pronto como sea posible y bien. Lo cual implica decidir qué es aquello muy importante que, con mucho dolor, deberá ser postergado porque hay cosas más importantes aún y los recursos no alcanzan.
Al buscar una sola solución la preferencia tiende a ser con frecuencia una fórmula económica, preferiblemente una que “ajuste” algunas variables muy concretas –tasa de cambio, por ejemplo– y esperar el efecto mágico en el resto de la economía. ¿Quién puede negar la importancia de lo económico? Nadie, sería una insensatez. El peligro, sin embargo, es hacerse la ilusión de que el problema económico se refiere nada más a lo económico, cuando, en realidad, la economía requiere para su buen funcionamiento que operen factores de índole política o social que los economistas no pueden manipular. Mencionemos dos: la confianza en un futuro en el cual se respeten las reglas, y la existencia de un sistema de justicia confiable para gran parte de la población, no solo para los poderosos o los ricos.
Por lo señalado, son insoslayables dos preguntas: ¿puede el régimen hacer un ejercicio serio de formulación de prioridades en función de las necesidades del país, o más bien se le hace inevitable establecerlas ante todo en función de su supervivencia política? ¿Tiene el régimen la disposición de respetar las reglas del intercambio económico para crear estabilidad y de asegurar el buen funcionamiento del sistema judicial libre de influencias indeseables de quienes detentan el poder?
No existen señales de ningún tipo que permitan responder positivamente esas preguntas. La interferencia en las actividades empresariales continúan al igual que las amenazas, emitidas desde el más alto nivel de gobierno; de igual modo, la manera como está planteada la selección de nuevos magistrados para el Tribunal Supremo no es en absoluto esperanzador.
La complejidad del problema del país es tal que cualquier persona sensata sabe que se requiere la mayor seriedad de un gobierno para enfrentarla con una amplia convocatoria a los sectores más diversos del talento y la buena voluntad, en muy distintos ámbitos. Por ser así, es también insoslayable la pregunta: ¿es posible atender eficazmente la enredada crisis del país con el equipo de gobierno actual? Ya muchos venezolanos han respondido que no. Lo cual añade una complicación aún mayor.

2 comentarios: