Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Hoy comienza un NUEVO AÑO, el 2015...Año en el que se conmemoran 60 años de uno de los acontecimientos grupales emblemáticos de Valencia (Edo.Carabobo), cuando todas sus fuerzas vivas aunaron esfuerzos para llevar adelante la celebración del Cuatricentenario de la ciudad y el acto central organizado por el Ateneo de Valencia: la Exposición Internacional de Pintura, encabezado por Frida Añez, bajo cuyas órdenes se colocaron todos los hombres y mujeres integrantes de su Junta Directiva, pues ella en su calidad de Presidenta, motorizó admirablemente esa actividad grupal única en la historia del arte venezolano, cuando aún no habían recursos técnicos ni económicos, y menos en una ciudad de provincia, para lograr dicha hazaña. Con ese recuerdo, que no es vivir del pasado, sino honrarlo para que nos sirva de inspiración en el presente, y para recordar de lo que somos capaces los seres humanos, cuando nos unen la amistad, la falta de egolatría, la ética y el amor por lo propio, les deseo a todos los lectores del blog que sobre la ciudad de Valencia vengo realizando: un VENTUROSO AÑO NUEVO lleno de fe y esperanza en el año que comienza, y que el mensaje presentado por este recuerdo que se realizó hace 60 años haga reaccionar a los valencianos, y más aún a los que se abrogan la dirección del Ateneo de Valencia en uno y otro bando, deteniendo su proceso de recuperación del valor que este ejemplo transmite, pues evidencia que aún en tiempos aciagos (aquéllos estaban signados por la dictadura del General Marcos Pérez Jiménez) si se pueden realizar actos que enaltecen la condición humana...y brillan con luz propia...FELIZ AÑO 2015 para todos...

Exposición Internacional de Pintura con motivo del Cuatricentenario de Valencia (1955)

Como tarjeta del blog para desear un FELIZ AÑO 
2015 a sus lectores nada mejor que detener la historia 
para narrar y honrar a los promotores y ejecutores, de lo 
que ha sido para mi el esfuerzo más admirable realizado 
en la mitad del siglo XX (1955) hecho por valencianos, 
que teniendo a la cabeza  a Frida Añez, supieron deponer 
sus egos personales y bajo su dirección hacer de 
verdad acciones efectivas en equipo logrando cumplir 
las metas que se habían fijado, las superaron, 
sobrepasaron y presentaron una programación 
exitosísima en una ciudad de provincia que se hizo 
Centro de la Plástica Internacional en 1955 y el Ateneo 
de Valencia obtuvo desde ese momento, un sitio 
importante y se convirtió en referencia  en la Historia 
del Arte nacional y universal, y el nombre de 
Frida Añez se transformó en sinónimo de eficiencia, 
trabajo, entrega a un ideal y sentido gerencial cuando 
aún no se hablaba como ahora de técnicas, coaching 
ni cómo ser asertivo en una gestión pública.

"Esta Junta Directiva regiría al Ateneo de Valencia en 
el período de celebración del Cuatricentenario de 
la ciudad, que como  centro rector de la cultura 
regional, sería el marco obligatorio de los actos más 
relevantes que en materia cultural se llevarían 
a cabo para conmemorar tan significativo aniversario” 
(MUÑOZ DE CHACIN, Vitalia ob.cit. pp 66-67)
La Junta Directiva comienza a motorizar las estrategias 
para lograr lo que se habían planteado como 
programación tentativa inicial.
Frida Añez Machado

                                              Presidenta

                                             Alfonso Marín
                                             Vice-Presidente
                                                               Mery Schwarzemberg
                                                                        Secretaria
                                                                Federico Estopiñán
                                                                          Tesorero
                                                               Luis Eduardo Chávez
                                                                         1er. Vocal
                                                             Dr. Carlos Luis Ferrero
                                                                        2do. Vocal

Otra de las personas que trabajó arduamente como Secretaria de la Junta 
Directiva presidida por 
Frida Añez en esos años fue la señorita Mery Schwaezember quien  
aparece aqui en foto con un 
vestido de color verde.

Frida Añez convoca a las “fuerzas vivas” de la ciudad 
tanto del sector oficial, eclesiástico y privado, 
personalidades que encabezarán comisiones que 
en trabajo en equipo ensamblarán y resolverán los 
problemas para permitir la realización de una programación 
especial que junto a la regular de la Institución, sea de la 
envergadura que la efeméride lo exigía.
“El Ateneo de Valencia no cuenta con recursos 
económicos propios, sus entradas económicas 
dependen de la cuota mensual de sus miembros 
y de unos pequeños aportes del Ejecutivo del Estado 
y del Concejo Municipal prsidido por el Dr. Lorenzo Araujo 
Ecarri. 
El personal del Ateneo está 
formado solamente por una secretaria, una bibliotecaria y 
un bedel, lo que indica que sobre la Junta Directiva 
recaerá la mayor parte de las obligaciones y especialmente 
sobre la Presidenta que tendrá que trabajar muy duro, 
para poder llevar adelante un programa tan ambicioso, 
de costos económicamente altos y de tan gran 
responsabilidad a todos los niveles…”(MUÑOZ DE 
CHACIN, Vitalia, ob.cit. pág.67)

Frida Añez consigue el apoyo del Gobernador del Estado Carabobo: 
Coronel Ricardo Arroyo Lüdert para las celebraciones del 
Cuatricentenario de Valencia.




La Srta. Frida Añez y la Comisión Pro Cuatricentenario 
de Valencia integrada por ella como Presidenta del 
Ateneo de Valencia, el Gobernador del Estado 
Carabobo Coronel Ricardo Arroyo Lüdert y el artista 
Braulio Salazar, Presidente de la Comisión de Artes 
Plásticas de ese centro cultural se reunieron en 
Caracas con el Ministro de Relaciones Interiores, 
Dr. Laureano Vallenilla Lanz, quien prometió estudiar 
el caso y luego con el Dr. José Loreto Arismendi, 
en su Despacho como Ministro de Educación Nacional.
“En nombre de la Revista “Elite”, Don Juan de 
Guruceaga, 
director-propietario de la misma, ofreció un cocktail 
en el Hotel Carabobo a las figuras más representativas 
del mundo social, empresarial, cultural, comercial de 
Carabobo, con el fin de informar que las páginas de la 
revista están a la disposición de los organizadores de los 
actos del 
Cuatricentenario de Valencia…”.Observamos a la Srta. 
Frida Añez, Presidenta del Ateneo de la ciudad en el 
extremo inferior derecho conversando con Don Luis Taborda.




Braulio Salazar.


En entrevista con el pintor Braulio Salazar 
(Valencia, 23 diciembre1917 - Valencia 26 diciembre 
2008) contaba "La idea primaria nace porque 
Oscar Romero (Romerito) periodista me llamó para que 
fuéramos a hacerle una atención al Sr. Sosa, Presidente 
del Concejo Municipal....El me preguntó ¿qué pensábamos 
hacer los artistas para la Celebración del Cuatricentenario? 
y yo le dije que una exposición con los países 
bolivarianos en el Ateneo. A Sosa le pareció maravilloso 
y ofreció Bs.20.000. Se lo participé a Frida Añez, 
secretaria en esos tiempos del Ateneo de Valencia, 
quien lo consideró en

Concejo Municipal de Valencia. Av. Bolívar c/Calle Colombia derrumbado y 
convertido en estacionamiento en la década de los ‘70 por decisión
del entonces Alcalde Dr. J.V.Seijas..

Junta Directiva y consideraron hacerla con proyección 
internacional, más grande todavía. Vamos a hacer una 
Internacional y TODOS NOS INVOLUCRAREMOS 
en el asunto, pero carecían de los recursos mas no 
de la fuerza de trabajo, intención y voluntad…
Frida habló con Oswaldo Vigas quien estaba en Francia 
y se puso a la orden, y entre todos conseguimos 
una Exposición como no se había hecho en el 
mundo de esa calidad. Y eso se le debe a Frida, 
como mujer jodía. que cuando se mete en una 
vaina eso va y a Oswaldo desde Europa.Es decir 
que de una idea primaria, pequeña, se consiguió 
una más grande como fue la Exposición Internacional 
de Valencia en 1955, de la cual se cumplirán 60 años 
en el entrante año  2015.
El maestro Oswaldo Vigas y su esposa Janine Castés.


El trabajo que haría Oswaldo Vigas en Francia estaría 
en sincronía con la Junta Directiva del Ateneo (quien 
le enviaría los recursos para movilización, papelería 
oficial, respaldo en todo lo necesario) y sería contactar 
y obtener respuestas afirmativas de su participación 
en la Exposición Internacional de Pintura, de 
pintores famosos europeos, y así lo hizo Vigas 
de forma muy eficiente”.




El maestro  Braulio Salazar y su esposa, doña Rosa de Salazar.



NOTA: Este relato salió publicado como parte de una 
entrevista que 

le hicieron: José La Rosa y Simón Guédez (artista fallecido 
también) 

a Braulio Salazar en la revista “Tinta y Papel” de la 
Asociación de 

Artistas Plásticos de Carabobo” (AVAP), Nº 3, Setiembre 
1997, pp. 9-12

A medida que avanzaba el corto tiempo de que disponían para lograr la 
realización de los planes que tenían, Frida Añez y su equipo hacían 
diligencias para conseguir los recursos necesarios para llevar a 
cabo los objetivos planteados,  entrevistándose con autoridades 
oficiales no sólo regionales sino en Caracas, con el Ejecutivo 
Nacional y del sector privado que colaboraron efectivamente 
costeando o exonerando algunas cantidades  por trámites 
legales, pero lo recaudado no alcanzaba para cubrir  la fianza exigida 
para que los cuadros de los pintores extranjeros salieran del Puerto 
de La Guaira y además de un seguro, que garantizara su protección 
y costo en caso de algún accidente mientras estaban en Venezuela…
Ese dinero no lo había. Por lo que surgió uno de los actos más 
hermosos que he visto que un valenciano haga por su 
ciudad, y que lamentablemente con el paso de los años, he visto 
como quien lo hizo todo con el mayor desprendimiento humano posible,  
no ha sido reconocido menos aún recordada su memoria (sólo el 
periodista Alfredo Fermín lo hace en sus escritos en El Carabobeño 
y Don Luis Ovalles, este año fallecido tristemente, en la Casa Páez 
en sabrosas conversaciones) por ninguno de los tantos amigos 
que disfrutaron su hospitalidad espléndida en su casa de Mañongo. 
LUIS EDUARDO CHÁVEZ, nació en Valencia el 4 de Mayo de 1908, 
ciudad donde fallece en 1987. Es el quinto y último hijo del 
matrimonio constituido por don Luís Chávez y doña Socorro 
Lozano, ambos de añeja raigambre valenciana.
Pues bien…el joven Luis Eduardo Chávez colocó el edificio 
“Chávez” ubicado en una esquina de la Plaza Bolívar, como fianza 
para cancelar lo necesario para que la Exposición Internacional 
de Pintura pudiera realizarse, y poder pagar la fianza y el seguro 
exigidos, entrando así los cuadros  en el país y llegaron al Ateneo 
Valencia para la Exposición Internacional. Destaco que entre 
tantas gentes pudientes en la ciudad, nadie tuvo esa GENEROSIDAD 
para con la tierra
que tanto les había dado, y que en su caso era su terruño y el Ateneo 
"su alma", y que le pagó tan mal...sumiéndolo en el olvido...




Por lo tanto, no siendo yo valenciana, al saber ese gesto increíble 
pensé que a la muerte de Luis Eduardo Chávez , el Ateneo de la 
ciudad a quien se mantuvo fiel y se dedicó hasta el final, y la 
comunidad en general salvarían de la voracidad material familiar, 
el Museo Escuela de Mañongo, llena siempre de visitantes que 
aprovechaban al máximo su calidad de anfitrión, que era la 
casa del artista valenciano, pues en 1955 Luis Eduardo Chávez 
sin importarle ni el ruego de sus familiares ni el de sus amigos 
más cercanos, puso en riesgo su propio patrimonio familiar, el de 
sus padres, por el bien de su ciudad natal y por ende de su gente.

“Picasso en Valencia” gracias a los contactos de Oswaldo Vigas 

en París.Residenciado en París en los años 50, Oswaldo Vigas logró la 

participación de los más grandes pintores vivientes europeos y 
americanos, en la exposición Internacional del Ateneo de Valencia, 
con motivo de los 400 años de esta ciudad en 1955. Entre ellos 
Pablo Picasso y Fernand Leger, recientemente fallecido.
"Picasso me dio un dibujo dedicado al Ateneo de Valencia"-recuerda- 
"y dirigió una carta a su galerista Louise Leirif para que enviara 
una obra a esta ciudad. Me entregaron el cuadro Madame D, que 
ahora pertenece a una colección suiza. Hace poco lo vimos en 
una exposición en el Palacio de los Papas, en Avignón".
"Ese cuadro, que ahora vale millones de dólares, estuvo a la venta 
en el Ateneo de Valencia por veinte mil bolívares y nadie lo 
compró. Inocente Palacios le puso una tarjeta para reservarlo pero 
después se echó para atrás privando, quizá, a otros la adquisición. 
La obra que envió Fernand Leger, titulada “María la acróbata” 
se encuentra en Francia, en Montauban, la ciudad donde nació 
mi esposa Jeanine. Forma parte de la colección del museo 
dedicado a su artista más famoso, Ingres, situado en un 
espléndido castillo medieval".
¿Por qué no apareció en el catálogo, Pablo Picasso como 
presidente de aquella increíble exposición?
Fue una exposición nunca superada. Picasso aceptó la invitación, 
que yo le hice a nombre del ateneo, para que fuera presidente 
honorario y aceptó gustosamente. Por eso muchos artistas se 
entusiasmaron y enviaron sus obras.
Pero la compañía petrolera Shell, que pagó el catálogo puso a 
Pérez Jiménez y eliminó a Picasso porque tenía fama de comunista. 
Cuando eso se supo en París, los amigos me quitaron el saludo 
porque creyeron que yo era cómplice.
Frida Añez fue fundamental para esa exposición. Gracias a 
ella el Ateneo de Valencia brilló como nunca antes. 
Eso no se le ha reconocido, habrá que hacerle un homenaje”
NUNCA SE HIZO NI CREO QUE SE HARÁ DADO EL PERFIL
DE QUIENES ESTÑAN AL FRENTE DE LA CULTURA EN

LA VALENCIA ACTUAL...

Un joven Oswaldo Vigas con el maestro Pablo Picasso en Francia.

Carta y dibujo de paloma enviado por Pablo Picasso a la Valencia 
Cuatricentenaria (1955), actualmente desaparecida de los archivos 
del Ateneo de Valencia.
FELIZ AÑO 2015!!!

1 comentario: