Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 15 de febrero de 2016

El Gdev inaugura mañana exposición 10º aniversario “Valencia es cuna de artistas y estamos orgullosos de ellos” dice Cora Páez de Topel, su Directora



Los esposos Cora Páez Capriles de Topel y León Topel Capriles (difunto) decidieron crear un espacio para mostrar la colección de obras de artistas venezolanos (Notitarde/)
“Valencia es cuna de artistas   y estamos orgullosos de ellos”
Daniela Chirinos
12 de febrero de 2016.- Es un hecho estudiado y comprobado: El acercamiento a las bellas artes
sensibiliza al ser humano, en consecuencia, permite que cada individuo sea mejor ciudadano.
De esto estaban convencidos los esposos  Cora Páez Capriles de Topel y León Topel Capriles
(difunto), cuando decidieron crear un espacio para mostrar la colección de obras de
artistas venezolanos que iniciaron, apenas se casaron en 1970.
Ese proyecto abrió sus puertas al público hace 10 años, en un lugar hoy funge como un
oasis en medio del caos propio de la urbe. Hablamos del Gabinete del Dibujo y de la Estampa
de Valencia (Gdev), el único museo del país dedicado exclusivamente a las especialidades
que se  indican en su nombre. 
Desde la entrada hasta las oficinas administrativas se respira arte. Basta repasar las
obras que se exhiben permanentemente porque forman parte de su infraestructura, incluyendo
murales de Wladimir Zabaleta, Armando Pérez y Rubén López; la reja petimetra es de Rafael
Martínez; el vitral del pórtico, de Braulio Salazar; y las claraboyas del pasillo son de Jorge Veliz. 
Jurídicamente funcionan bajo la figura Fundación Gabinete del Dibujo y de la Estampa de
Valencia,  liderados por Leyzer León Topel Páez (presidente), Yoel Topel Páez (vicepresidente);
Cora Páez Capriles de Topel, María Cora Topel Páez, María Cristina Sereno de Topel
(directoras ejecutivas). Pero a lo interno, sigue siendo el proyecto con el que la familia
Topel-Páez, apuesta al talento venezolano, sobre todo de Valencia que, como afinca
doña Cora, “es cuna de grandes artistas, de virtuosos maestros y nosotros estamos
orgullosos de ellos”.
“Como familia nos sentimos satisfechos con esta labor, y en estos momentos lo que
queremos demostrar es que creemos en el país y su gente”, subraya doña Cora, quien
tras una década con el Gdev, le recuerda a los artistas y al público que “esta es su casa”.
Para Lizett Álvarez, directora del Gdev desde hace 5 años, es admirable el trabajo de la
 familia Topel-Páez, porque “más allá del interés particular en coleccionar arte, está la
responsabilidad social de querer legar algo a la ciudad”.
Construyendo el proyecto familiar
El matrimonio Topel-Páez estaban decididos. “Vamos a hacer algo bien hecho”,
recuerda doña Cora, así que se rodearon de especialistas. Uno de ellos fue Juan Calzadilla,
crítico de arte, quien les recomendó especializarse en obras sobre papel, a pesar de
que la conservación de éste es complicada. La razón: En Venezuela hay muy pocos
espacios museísticos de ese tipo. 
Pero don León enfermó, por lo que la familia se mudó a EE.UU.  El esposo Topel-Páez
murió, y el Gdev todavía estaba a medio construir. “Cuando regresamos  al país, le
dije a mis hijos que si lo preferían, dejáramos este proyecto hasta ahí, porque sola no
podía continuar”. Los tres respondieron: “Queremos seguir con esto”.
Salas de reunión de maestros
La primera exposición, que se inauguró el 19 de febrero de 2006, se llamó Haciendo
en Caracas, lo que se hace en París. Pascual Navarro. A partir de entonces, en estas salas
se han exhibido obras de Oswaldo Vigas, Rubén Núñez, Virgilio Trómpiz, Harry Abend,
Lihie Talmor, Onofre Frías, Adrián Pujol, Colett Delozanne, Fritz Küper, José Páez del
Nogal, Carlos Rojas, Miriam Perales, Alexis Pérez Luna, Leonardo Salazar y más.
Sin embargo, lo interesante de este proyecto “es la transición entre la colección privada y
la institucional. Ellos (los esposos Topel-Páez) han fungido como una suerte de mecenas
en Valencia”, comenta Álvarez. Además, desde el 2008, funcionan como sede de la Bienal
Salón Arturo Michelena; y ya llevan dos ediciones de la Bienal  Nacional del Dibujo y
de la Estampa (2013 y 2015), organizado por el Gdev.
Cinco líneas de trabajo
Por su función museística, generalmente el público confunde al Gdev con una galería.
Sin embargo, Álvarez aclara que no lo son porque  “nuestra intención no es solo vender”.
Así las cosas, se definen como un museo que cumple con las cinco líneas de trabajo de
un espacio de este tipo, a saber: Coleccionar, investiga, conservar, divulgar, educar. 
En este último eslabón recaen las actividades didácticas para niños y adultos como las
visitas guiadas, talleres, planes vacacionales, charlas de literatura vinculada al arte.
“Queremos brindar un espacio donde el público encuentre sosiego al caos diario:
De la puerta hacia afuera se quedan los problemas, adentro consiguen tranquilidad y
arte”, precisa Álvarez.
Un homenaje a Carabobo
La celebración del 10º aniversario inicia mañana domingo, a las 11:00 a.m., con la
inauguración de la muestra Carabobo territorio de las artes. De Antonio Herrera Toro a
Javier Téllez. Se trata de un homenaje a la ciudad, en la que exhibirán  pintura, escultura,
cerámica y más, que forman parte de la colección Topel-Páez. 
Diez generaciones están reunidas en esta muestra que incluye nombres como
Antonio Herrera Toro, Arturo Michelena, Andrés Pérez Mujica, Leopoldo La Madriz,
Braulio Salazar, Oswaldo Vigas, Luis Guevara Moreno, Rubén Núñez, Wladimir Zabaleta,
Carlos Zerpa, Javier Téllez. “Sabemos que faltan nombres, pero nos suscribimos a lo que
hay en la colección Topel-Páez”, explica Álvarez.
- ¿Por qué siguen apostando al talento nacional y local?
- Soy valenciana y quiero mucho a mi ciudad, me doy cuenta que aquí hay muy
buenos artistas, y la idea es proyecta nuestro talento. Sería muy hermoso traer artistas
del exterior pero, ¿dónde dejamos a los nuestros, que no tienen la dicha de estar en museos
y mostrar sus trabajo?, responde doña Cora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada