Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

viernes, 26 de febrero de 2016

Oscar Arias, ex jefe de Estado de Costa Rica y premio Nobel de la Paz 1987, instó a los presidentes de Estados Unidos y Cuba, Barack Obama y Raúl Castro cuyo país mantenemos económicamente por imposición ideológica y política de Fidel Castro a Hugo Chávez aún a consta del hambre y la miseria de nuestro propio pueblo venezolano, a discutir con profundidad el conflicto humanitario, político, económico e institucional que vive Venezuela, para evitar que los venezolanos se lancen a la calle, lo que podría terminar con un derramamiento de sangre, según entrevista del El Nuevo Herald al ex mandatario en su casa

Instan a Obama y a Castro debatir sobre crisis venezolana

Arias destacó la necesidad de evitar que los venezolanos se lancen a la calle | Foto Manuel Sardá / Archivo
Arias destacó la necesidad de evitar que los venezolanos se lancen a la calle | Foto Manuel Sardá / Archivo
El país va a un colapso y la consecuencia en la institucionalidad política será muy seria, advirtió Oscar Arias

Oscar Arias, ex jefe de Estado de Costa Rica y premio Nobel de la Paz 1987, instó a los presidentes de Estados Unidos y Cuba, Barack Obama y Raúl Castro, a discutir con profundidad el conflicto humanitario, político, económico e institucional que vive Venezuela, para evitar que los venezolanos se lancen a la calle, lo que podría terminar con un derramamiento de sangre, según entrevista del El Nuevo Herald al ex mandatario en su casa.
Luego de haber regresado de una visita a la Asamblea Nacional en Venezuela la semana pasada, Arias insistió en que la crisis venezolana debe ser parte de las conversaciones entre Obama y Castro en la visita que el presidente estadounidense hará a Cuba el 21 y el 22 de marzo.
“Es evidente que en la agenda van a estar las relaciones entre Washington y La Habana, pero creo que no deberían dejar de tocar el tema venezolano porque los cubanos han sido los principales asesores del gobierno de Caracas y porque posponer la búsqueda de soluciones a este drama económico, social, político, humanitario que vive Venezuela, es incitar a la violencia, violencia que uno no quisiera ver en ese país”, destacó Arias.
Señaló que el país está sumergido en un laberinto que conduce a un precipicio, sin voluntad política del chavismo para hacer lo que hay que hacer. La nación “va a un colapso y la consecuencia en la institucionalidad política será muy seria. Se habla de la posibilidad de un gobierno de transición”.
Indicó que los opositores venezolanos le mencionaron que existen, al menos, seis opciones para acortarle el período al presidente Nicolás Maduro, las cuales van desde un referéndum revocatorio hasta una constituyente y la renuncia de Maduro.
“Hay una salida política, establecer un nuevo gobierno. Recomiendo dialogar. Pero para negociar hay que estar dispuesto a hacer concesiones y veo que los dogmas chavistas son demasiado poderosos, inflexibles, fuertes. En toda negociación se obtiene lo que uno puede y no lo que uno quiere. Ambas partes tendrían que ceder y comenzar a buscar medidas para revertir la crisis”, agregó.
Sobre si pudiera haber algún tipo de ruptura en el Ejército que precipite la crisis, Arias negó la posibilidad de un golpe de Estado, pero destacó que la situación económica traerá consecuencias políticas.

La traición de Cuba

JEAN MANINAT |  EL UNIVERSAL
viernes 26 de febrero de 2016  12:00 AM
El vicepresidente Aristóbulo Istúriz, al presentar la Memoria y Cuenta correspondiente a 2015 del despacho que hoy detenta, acusó al imperio norteamericano de adelantar una campaña para deteriorar la economía venezolana. El presidente boliviano, Evo Morales, al conocer los primeros indicios de que perdería el referendo que le permitiría otra reelección, acusó al gobierno de Estados Unidos de haber instigado una guerra sucia en su contra. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, cada vez que sufre un traspiés, le echa la culpa a la administración norteamericana de sus sinsabores.

En un momento se enaltece al pueblo, se habla en su nombre, se vuelve a hablar en su nombre, pero cuando ese mismo pueblo vota en contra de quienes supuestamente mejor lo representan, de quienes creen  saber lo que le conviene, entonces, los humildes, se convierten en zombies, con el cerebro contaminado por la derecha y los gringos para vender la patria. La fórmula está vencida, ya no tiene los atributos mágicos para distraer la atención. Pero insisten en la pócima para darse valor, engañar al espejo, o tener una excusa que decirle a la familia al regresar a casa. Los ávidos gringos estarían más interesados en cerrar mercados para sus productos, que en abrirlos, por eso insisten en arruinar la economía venezolana.

Los gringos... ah los gringos. Ya ni siquiera sus principales candidatos son todos catiritos y WASP -salvo Donald y Hillary- los hay de otras proveniencias y sus mezclas. Sus apellidos repican gentilicios de otras tierras y cultos: Rubio, Cruz, Sanders. Por no hablar del presidente saliente: Barack Hussein Obama II. Pero no importa, el melting pot  es propaganda, un espejismo para atrapar tontos, un mecanismo para triturar inmigrantes que ya no quieren regresar a sus países de origen. Les comen el cerebro.

Está comprobado, en el Pentágono hay unas máquinas que emiten rayos, ondas, partículas que se introducen en el cerebro de las personas y se apoderan de su voluntad. De qué otra manera se explica tantos y súbitos cambios. El más doloroso e inexplicable es el de los compañeros cubanos. No es normal su media vuelta, están a solo 60 millas y seguro el efecto de los rayos, ondas, y partículas debe ser más nocivo. ¿Cómo explicarlo de otra manera? ¿Recibir con los brazos abiertos a los gringos culpables de todos nuestros males? ¿A nuestros enemigos jurados? ¡No puede ser culpa de ellos mismos!

El 21 de marzo, el presidente Obama visitará Cuba, le dará la mano al presidente Raúl Castro, ambos se regalarán una sonrisa y una que otra cortesía, ondearán lado a lado la bandera cubana y la odiada bandera de EEUU, y con un poco de suerte habrá un desfile de carros vintage de los que fabricaba Detroit antes de la revolución. Se hablará de la Enmienda Platt y se evocarán los derechos humanos. Las calles de La Habana estarán repletas de turistas gringos bebiendo mojitos y daiquiris, creyéndose que son Hemingway por un día. Y el glorioso pueblo cubano, el antiimperialista pueblo cubano, celebrará la rendija que se abre, con el entusiasmo de los viejos tiempos de Benny Moré.

Ah, y se nos olvidaba, la traición de Cuba también será culpa del imperialismo norteamericano. ¿No es verdad, Sr. Vicepresidente?

@jeanmaninat

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada