Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

martes, 23 de febrero de 2016

El nuevo estilo comunicativo de Francisco en la aldea global El prefecto del nuevo dicasterio de Comunicación del Vaticano lo explica en el ‘Osservatore Romano’

15 JULIO 2015 

Popemobile in Paraguay
PHOTO.VA
El prefecto del nuevo dicasterio de Comunicación del Vaticano, monseñor Dario Viganó, recordó en una artículo publicado hoy en el diario Osservatore Romano, dos hechos que contó el papa Francisco. Uno se refería a un policía de 40 años que quiso hacerse un selfie junto a él. El otro fue un mes antes, en Sarajevo, cuando les dijo a los jóvenes que cuando estaba en Buenos Aires y quería ver una película, iba al centro televisivo del arzobispado y la veía allí, solamente ese película porque “la televisión me alienaba”… y concluyó: “¡Claro yo soy de la edad de la piedra, soy antiguo!”.
El prefecto recuerda por lo tanto que “nos encontramos delante de un Papa que no tiene miedo en absoluto de subrayar la distancia de la cultura en la que nació -la tipográfica que ha modelado el pensamiento linear hecho de argumentos- de la llamada cultura digital en la cual vive su pontificado”. Mons. Viganò cita también al nobel de la literatura, Dario Fo, quien consideró que la comunicación del papa Francisco no tienen nada que ver con las lógicas pragmáticas con finalidades seductivas, y menos aún con las estrategias usadas por los actores.
¿Entonces, qué vuelve tan irresistible el estilo comunicativo de Francisco? Quizás, indica el nuevo director de comunicación del Vaticano, lo podemos entender viendo el encuentro final del Papa en el viaje de América Latina, en la Costanera de Asunción del Paraguay, donde se realizó el encuentro con los jóvenes.
“Una vez más, como en otras ocasiones similares, el pontífice anotó en una hoja algunos apuntes, mientas dos jóvenes leían sus testimonios. Después, el Papa se levantó y les agradeció, como es su estilo, e inició un diálogo hecho de preguntas y repeticiones, atrapando a la multitud de los jóvenes y dejando de lado el texto preparado”.
Al concluir, Francisco dijo: “Había escrito un discurso, para leerlo, pero los discursos son aburridos (…) Así lo entrego al obispo responsable de los jóvenes, para que lo publique”.
O sea “lo concreto en sus intervenciones, como ante los jóvenes de Paraguay, es parte de su estilo comunicativo”, señala el nuevo prefecto. Además cuando se habla a mucha gente es posible que se pierdan frases, por lo tanto “es ventajoso repetir el mismo concepto incluso dos o tres veces”.
Además el modo de hablar del papa Francisco “está iniciando la antigua práctica del ‘pasar la voz’, comunicación que a su vez tiene interlocutores estables e identificables, dando origen a una red basada en el gusto de un nuevo encuentro entre la humanidad y el Evangelio”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada