Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

jueves, 24 de marzo de 2016

Atentado en Bélgica: el Papa pide una condena unánime del terrorismo Reza por las víctimas y sus familiares y para que “convierta los corazones de estas personas enceguecidas por el fundamentalismo cruel”

23 MARZO 2016 

Helicóptero de la policía belga
Helicóptero De La Policía Belga
Al concluir la audiencia de este miércoles en la Plaza de San Pedro, el papa Francisco calificó los atentados en la capital de Bélgica como una “cruel abominación que está causando solamente muerte, terror y horror”.
Un doble ataque terrorista sacudió ayer la ciudad de Bruselas, sede del gobierno belga y del Parlamento de la Unión Europea, con dos explosiones en el aeropuerto de Zaventem y una tercera en la estación de metro de Maelbeek, en el centro de la capital, causando al menos 34 muertos y unos 300 heridos.
“Con el corazón dolorido –dijo el papa Francisco– he seguido las tristes noticias de los atentados terroristas de ayer en Bélgica, que han causado numerosas víctimas y heridos”. Y añadió: “Les aseguro mis oraciones y mi cercanía a la querida población belga, a todos los familiares de las víctimas y a todos los heridos”.
El Santo Padre hizo “un nuevo llamado a todas las personas de buena voluntad” pidiendo que “se unan y al unísono condenen esta cruel abominación que está causando solamente muerte, terror y horror”.
“A todos pido perseverar en la oración” solicitó el Pontífice para pedirle al Señor, en esta Semana Santa, “que conforte los corazones afligidos” y también para que “convierta los corazones de estas personas enceguecidas por el fundamentalismo cruel”.
Al concluir este llamado Francisco hizo un pedido ante los miles de fieles presentes en la Plaza de San Pedro y a los que seguían la audiencia a través de los medios de comunicación: “Por intercesión de la Virgen María, hagamos una oración: Ave María…”
Y concluyó: “Ahora en silencio recemos por los muertos y por los heridos, y por los familiares así como por todo el pueblo belga”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada