Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

jueves, 24 de marzo de 2016

Venezuela: el cardenal Urosa pide acabar con tanta violencia En la misa en honor del Nazareno de San Pablo, el purpurado exhortó a defender la familia y la vida

24 MARZO 2016 

El cardenal Urosa en la misa por el Nazareno de San Pablo
El Cardenal Urosa En La Misa Por El Nazareno De San Pablo. (Foto Cortesía De Ramón Antonio Pérez, De El Guardían Católico)
(ZENIT – Roma).- El cardenal arzobispo de Caracas, Jorge Urosa, presidió este Miércoles Santo en Caracas, la misa en honor del Nazareno de San Pablo, devoción muy sentida por la población local.
En declaraciones a la prensa el cardenal consideró que la devoción de los católicos se ha incrementado constantemente en el país y esto se evidencia en el recorrido del Nazareno, cuya fe ha aumentado al pasar los años. Una devoción que simboliza, la humildad, la devoción y la esperanza, dijo.
Como es de dominio público, Venezuela está sufriendo una situación política, social y económica muy difícil, agravada por el bajo precio internacional del petróleo. Los mensajes en la red social Twitter en la etiqueta #UnMilagroParaVenezuela son un síntoma de lo que se está viviendo, como la frase que dice: “Un milagro para Venezuela sería que vuelva la comida a los anaqueles”.
El cardenal Urosa en su homilía habló de la falta de seguridad ciudadana, exhortando al gobierno nacional asumir su responsabilidad de proteger a los venezolanos. “Tenemos que pedir a Dios para que cese la violencia en Venezuela” dijo, y añadió que “las calles deben estar en manos de los ciudadanos, no en manos de delincuentes”.
“El mensaje fundamental de la Iglesia –dijo el purpurado– es seguir a Jesucristo. Seguir a Jesús significa dejar a un lado la droga, la corrupción administrativa, el narcotráfico, el odio y la búsqueda del dinero por sobre todas las cosas. Seguir a Jesucristo significa amar al prójimo como a nosotros mismos. El que siga a Jesucristo tendrá la luz de la vida”.
Habló también de la falta de alimentos y pidió al Gobierno que tome las medidas necesarias para que cese la escasez y la plata le alcance a los ciudadanos.
Hizo especial amado a rechazar los “linchamientos que recientemente se han registrado en algunos sectores de Caracas y de otras regiones de Venezuela”, precisando que “no nos debemos dejar llevar por tentación de la violencia, debemos buscar siempre el encuentro y la paz” y si bien reconoció que hay impunidad, “no podemos convertirnos en asesinos”.
Señaló también el rechazo al “asesinato de 17 mineros en el estado Bolívar”, y elogió la valentía de Monseñor Mariano José Parra Sandoval, por ser el primero a denunciar esta masacre.
El arzobispo invitó además a estar alerta para oponerse a cualquier propuesta en favor del aborto ya que esa no es una práctica tolerada en Venezuela, así como a rechazar el relajo afectivo sexual que daña a las muchachitas.
Y concluyó exhortando a defender la familia, institución constituida por Dios, “para que el hombre y la mujer, casados y bendecidos por el sagrado sacramento del matrimonio tengan su hogar, tengan sus hijos, sean felices; esa es la vía del buen cristiano. Una buena familia cristiana”.
La procesión, una de las tradiciones más antiguas de Venezuela, congrega cada año a miles de files que con motivo de la Semana Santa, cargan la imagen por las calles de la ciudad.
La procesión partió desde la basílica de Santa Teresa y recorrió una parte del centro de Caracas. En este Jubileo de la Misericordia, partió por primera cuando aún era día y ha sido más larga de lo habitual.
En Venezuela, hay tres procesiones principales en las que se recuerda la pasión de Jesús: la de San Pablo, en Caracas; la de Barquisimeto, en Lara; y la de Achaguas, en Apure.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada