Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

viernes, 25 de marzo de 2016

“Soy musulmán y deseo encontrar al Papa” Los prófugos del centro de recepción CARA, en donde el Papa lava los pies a 12 refugiados señalaron su alegría por la visita

24 MARZO 2016

La alegría de los prófugos del centro de recepción CARA, en donde el Papa lava los pies a 12 refugiados.
El CARA Es Un Centro De Recepción Con Casi Mil Migrantes (Foto Http://Coopauxilium.It)
“Quiero decirle al Papa que los musulmanes no somos terroristas. Lamento lo que ha sucedido en Francia y en Bélgica”. Lo escribió en una carta el joven senegalés y musulmán Kamasso Guiro, huésped en el centro para inmigrantes ubicado en Castelnuovo di Porto, una localidad a unos 30 kilómetros de Roma, donde el Santo Padre estará este Jueves Santo por la tarde para el rito del lavado de los pies a 12 refugiados, durante la misa in ‘Coena Domini’.
En la carta el joven que abandonó Senegal debido a las guerras del sur del país, señala que en los conflictos perdió a su esposa y a su padre. Después se escapó a Italia para iniciar una nueva vida, y para trabajar y vivir en un país pacífico.
“Desde hace mucho tiempo –prosigue el joven– deseaba encontrar al Papa, aunque yo soy musulmán, para agradecerle todo lo que está haciendo por los pobres y por la paz. Le deseo al papa Francisco –concluye la carta– una vida larga y mucha salud. Y le agradezco a Italia porque me salvó la vida”.
El papa lavará los pies a 12 jóvenes, entre ellos también a Sira Madigata, 37 años, musulmán de Malí, que cuenta: “Estoy en Italia hace 20 meses, hice un viaje largo y peligroso cruzando desiertos y el mar. Corrí el riesgo de morir. Para nosotros musulmanes lo que sucederá aquí y es un símbolo de paz. Soy musulmán y mis pies serán lavado por un gran personaje como el papa Francisco, líder de los católicos. Esto significa que la convivencia es posible en todas partes”.
Entre los doce está también una joven italiana, Angela Ferri, operadora de la cooperativa social CARA que gestiona el centro: “Tengo en mis espaldas una historia dolorosa. Hace unos 20 días perdí a mi madre y la cooperativa quiso hacerme este regalo. Hoy será un día especial porque el papa Francisco es una de las personas más importantes: él me dará mucha fuerza”.
El mismo entusiasmo lo manifiesta Luchia Mesfun, mujer eritrea que cruzó el Mediterráneo a pesar de estar en cinta, con la intención de iniciar una nueva vida. Ahora está en Italia con su hija de 5 meses a la que ha llamado Merhawit, que significa libertad: “Estoy muy contenta, no hay palabras suficientes para explicar mi felicidad. El Papa nos lavará los pies y para nosotros será un gran evento”.
Por su parte la Cooperativa Auxilium en un comunicado expresó su “emoción y gratitud” y añadió que se trata de “otro gesto de misericordia del papa Francisco hacia miles de personas que realizan los viajes de la esperanza”.
Y concluye diciendo que el Papa al hacer este gesto de lavar los pies a los inmigrantes y prófugos, “no podrá dejar de ayudar a despertar de la indiferencia a las conciencias de todos, y a tomarse la responsabilidad que es necesaria para cuidar a quien huye en busca de una vida mejor”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada