Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

miércoles, 30 de marzo de 2016

El Papa: ‘Cristo resucitado nos da la fuerza para levantarnos de nuevo’ Texto completo de la oración del Regina Coeli en el lunes de Pascua. El Santo Padre pide oraciones por las víctimas de los atentados de Pakistán



29 MARZO 2016

Pope Francis greets the faithful during the Angelus of Sunday 26th of July 2015
PHOTO.VA
(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- El papa Francisco rezó este lunes de Pascua, la oración del Regina Coeli desde la ventana del estudio del Palacio Apostólico, con los fieles y peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro.
Estas son las palabras del Papa para introducir la oración mariana, que en el tiempo pascual sustituye al ángelus:
Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!
En este lunes después de Pascua, llamado “Lunes del ángel”, nuestro corazones están todavía llenos de alegría pascual. Después del tiempo cuaresmal, tiempo de penitencia y de conversión, que la Iglesia ha vivido con particular intensidad en este Año Santo de la Misericordia; después de las sugerentes celebraciones del Triduo Santo; nos paramos también hoy delante de la tumba vacía de Jesús, y meditamos con estupor y reconocimiento el gran misterio de la resurrección del Señor.
La vida ha vencido a la muerte. ¡La misericordia y el amor han vencido al pecado! Hay necesidad de fe y de esperanza para abrirse a este nuevo y maravilloso horizonte. Y nosotros sabemos que la fe y la esperanza son un don de Dios y debemos pedirlo: “¡Señor, dame la fe, dame la esperanza! ¡Lo necesitamos tanto!”. Dejémonos impregnar por las emociones que resuenan en la secuencia pascual: “Sí, estamos seguros: Cristo ha resucitado realmente”. ¡El Señor ha resucitado en medio de nosotros! Esta verdad marcó de forma indeleble la vida de los apóstoles que, después de la resurrección, advirtieron de nuevo la necesidad de seguir a su Maestro y, recibido el Espíritu Santo, fueron sin miedo a anunciar a todos lo que habían visto con sus ojos y experimentado personalmente.
En este Año jubilar estamos llamados a redescubrir y a acoger con particular intensidad el confortante anuncio de la resurrección: “¡Cristo, mi esperanza, ha resucitado!”. Si Cristo ha resucitado, podemos mirar con ojos y corazón nuevos a cada evento de nuestra vida, también a los más negativos. Los momentos de oscuridad, de fracaso y también de pecado pueden transformarse y anunciar un camino nuevo. Cuando hemos tocado el fondo de nuestra miseria y de nuestra debilidad, Cristo resucitado nos da la fuerza para levantarnos de nuevo. ¡Si nos encomendamos a Él, su gracia nos salva! El Señor crucificado y resucitado es la plena revelación de la misericordia, presente y operante en la historia. Este es el mensaje pascual que resuena aún hoy y que resuena por todo el tiempo de Pascua hasta Pentecostés.
Testigo silenciosa de los eventos de la pasión y de la resurrección de Jesús fue María. Ella estuvo de pie junto a la cruz: no se ha doblegado ante el dolor, sino que su fe permaneció fuerte. En su corazón roto de madre siempre quedó encendida la llama de la esperanza. Pidámosle a Ella que nos ayude también a nosotros a acoger en plenitud el anuncio pascual de la resurrección, para encarnarlo en lo concreto de nuestra vida cotidiana.
Que la Virgen María nos done la certeza de fe, para que cada paso sufrido de nuestro camino, iluminado por la luz de la Pascua, sea bendición y alegría para nosotros y para los demás, en especial para los que sufren a causa del egoísmo  y de la indiferencia.
Invoquémosla, pues, con fe y devoción, con el Regina Coeli, la oración que sustituye el Ángelus durante todo el tiempo pascual.»

Regina Coeli….

Queridos hermanos y hermanas,
ayer, en Pakistán central, la Santa Pascua estuvo ensangrentada por un reprobable atentado, que se cobró la vida de muchas personas inocentes, en su mayor parte familias de minoría cristiana – especialmente mujeres y niños – reunidos en un parque público para pasar la alegría de la festividad pascual. Deseo manifestar mi cercanía a los que han sido golpeados por este crimen vil e insensato, e invito a rezar al Señor por las numerosas víctimas y por sus seres queridos.
Hago un llamamiento a las autoridades civiles y a todos los componentes sociales de esa nación, para que realicen todo esfuerzo para volver a dar seguridad y serenidad a la población y, en particular, a las minorías religiosas más vulnerables. Repito una vez más que la violencia y el odio homicida conducen solamente al dolor y a la destrucción; el respeto y la fraternidad son el único camino para llegar a la paz. La Pascua del Señor suscite en nosotros, de forma aún más fuerte, la oración a Dios para que se detengan las manos de los violentos, que siembran terror y muerte, y en el mundo pueda reinar el amor, la justicia y la reconciliación. Rezamos todos por los muertos de este atentado, por los familiares, por las minorías cristianas y étnicas de esa nación: Dios te salve María….
En el clima pascual, os saludo cordialmente a todos, peregrinos venidos de Italia y de distintas partes del mundo para participar en este momento de oración. Y recordad siempre esa bonita expresión de la Liturgia: “¡Cristo, mi esperanza, ha resucitado!”. La decimos tres veces todos juntos: “¡Cristo, mi esperanza, ha resucitado!, ¡Cristo, mi esperanza, ha resucitado!, ¡Cristo, mi esperanza, ha resucitado!”.
Os deseo a cada uno pasar en la alegría y en la serenidad esta Semana en la que se prolonga la alegría de la Resurrección de Cristo. Para vivir más intensamente este periodo nos hará bien leer cada día un pasaje del Evangelio en el que se habla del evento de la Resurrección. Cinco minutos, no más, se puede leer un pasaje del Evangelio. ¡Recordad esto!
¡Feliz y Santa Pascua a todos! Por favor, no os olvidéis de rezar por mí. ¡Buen almuerzo y hasta pronto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada