Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 27 de marzo de 2016

Gracias Pam-Chito por el buen humor...Valencia y Notitarde están de luto, paz a tu alma

Nerio Borges: “Para ser un buen caricaturista hay que echar pa’ lante y no arrugar”

Gracias Pam-Chito por el buen humor


La familia Borges Bracho, todavía están gratamente sorprendida por las manifestaciones de cariño que han recibido de parte de los seguidores de Pam-Chito, que se resumen en la cálida frase: Gracias “Pam-Chito” por el buen humor (Notitarde/)
Gracias Pam-Chito por el buen humor
Daniela Chirinos/Edición Impresa
Valencia, 26 de marzo 2016.- Nerio Borges se levantaba todos los días muy temprano, leía la
prensa y se encerraba en su cuarto a trabajar. De ahí no salía hasta que terminaba. Ésa
fue su rutina por cuatro décadas, cuando comenzó a combinar su talento para dibujar con
su humor mordaz, para criticar la realidad venezolana e internacional. “Siempre hay algo
que reflejar a través de una caricatura”, de esto estaba convencido.
Caricatura dedicada a Pamchito por Dany Valdiviezo
Nada se le escapaba. Ni siquiera esos días en que debía cambiar su caricatura a último 
minuto, porque una noticia con contenido más provechoso para su oficio se registraba. 
Su secreto: “Para ser un buen caricaturista hay que echar pa’lante. Ante las vicisitudes 
hay que crecerse y no arrugar, porque por muy graves que sean las cosas, siempre hay 
manera de hacer una buena caricatura”. 
PamChito
Nunca sucumbió a la autocensura, “que me censuren los demás. Sí lo he tenido que vivir”. 
Tampoco le gustaba hacer caricaturas de fallecidos “porque no se pueden defender” -decía-; 
sin embargo, le tocó hacerlas, terminaba sintiéndose un poquito mal después, pero “con los 
vivos, no me detengo”. Así lo reveló en 2012, en una entrevista publicada en este diario.  
PamChito

Este oficio le permitió adquirir una especie de licencia “para burlarse sobre todo de las 
autoridades”; que lo ubicó en ese selecto grupo de genios al que pertenecieron Zapata, 
Leoncio y Fonseca, quienes consiguieron en lo más absurdo de la cotidianidad, el motivo 
de sus creaciones.
PamChito
“La caricatura era su forma de expresarse. Siempre dijo lo que pensaba. Todo lo que mi 
padre quiso decir, lo hizo con la caricatura”, confirma Nerio Borges (hijo) orgulloso del 
legado de su papá, un hombre brillante, de personalidad magnética, chispeante, de ésos que 
se meten a la gente en un bolsillo fácilmente y andaba siempre con una sonrisa.
Del trazo en papel al “Photoshop”
La caricatura Humorven, publicada en el diario Crítica; la tira cómica Coquimbo y el suplemento
infantil Pitoquito, ambos los desarrolló en el diario Panorama, estado Zulia, donde nació el
6 de diciembre de 1943.  Entre 1989 y el 2010, colaboró con el semanario humorístico El Camaleón. 
PamChito


“Papá comenzó con la caricatura en 1978, en una época y en un medio en que prácticamente
no había caricaturistas. Hizo muchas cosas, en su mayoría estuvo bastante adelantado para
su época. En la agencia donde trabajó, Matheus Asociados, fue una de las primeras en hacer
comerciales animados en Maracaibo”, cuenta su hijo.
Hasta 1999, aproximadamente, hizo las caricaturas en papel. Ese año, su hijo le regaló
una computadora. Nerio fascinado, aprendió a scannear los dibujos para luego  colorearlos
y transmitirlos, vía email, a la redacción de Notitarde en Valencia. Antes, las mandaba por fax.
Y cuando supo cómo usar el Photoshop, se desligó de la vieja escuela, al menos para los
trabajos que enviaba a este diario. 
“Pam-Chito” más que una firma
Pam-Chito. Así firmaba La pistolada de hoy, la mancheta que publicó en Notitarde, desde
1996. Nerio (hijo) asegura que el origen de este término recae en el homenaje que el
caricaturista quiso rendir a su papá, quien se llamaba Francisco y apodaban “Pancho”. 
Pero Nerio (padre) contó entre risas hace cuatro años que “alguien una vez dijo que la
caricatura es como un disparo silencioso y, como el sonido onomatopéyico del disparo
es ‘pam’ y el del silencio es ‘chito’, entonces uno dispara y se calla la boca”.
PamChito
Sin reparo, “Pam-Chito” supo sacar el lado más jocoso a cualquier situación. En sus trazos
podía plasmar lo que para él era el pensamiento popular -“El dólar flotando y nosotros
hundiéndonos”, se lee en una de sus últimas Pistoladas-; también celebraba el triunfo de
nuestros deportistas en el exterior: “¿Viste que ayer ganó la Vinotinto? ¡Más fino!”,
publicó el año pasado.
Hasta el Señor cayó en sus anotaciones: “En este país estos no son tiempos para irse
a la playa”, decía Jesús, sosteniendo un puñado de palmas y arreando un burro.
Además, invitaba a la reflexión: “Por tu futuro y el de tus hijos ¡vota!, escribió junto a
una mano con el meñique pintado de morado, en diciembre pasado; “No estamos para
chistes”, redactó junto a un lazo negro, en febrero de 2014. 
“El Querrequerre”
 y otros asuntos deportivos
El 21 de diciembre de 1996, se publicó por primera vez, El Querrequerre, la página que
circulaba cada martes en Notitarde. La idea surgió por las referencias que tenía sobre
el difícil carácter de cierto individuo -cuya identidad no reveló-, que no conocía
personalmente pero “me fue descrita minuciosamente, entonces pensé: A éste lo que
le sale es una página así, y corrí  la suerte de que le gustó y así se quedó”. 
Tener a “Pam-Chito” de visita en la redacción de Notitarde era un peligro, sobre
todo para los periodistas de Deportes, porque con seguridad aparecerían en la edición
siguiente de su columna Desportivamente, que circulaba en el suplemento Deportivo del
Lunes. Y en esto coinciden editores y reporteros de ésta y otras fuentes. 
En esos trabajos, planteaba el deporte con humor. Carreras de Fórmula 1, un juego de
básquet, fútbol o béisbol, con su obra revelaba ese detalle que pasaba desapercibido.
Y, con el Súper Viernes, vino el Show de Pam-Chito, donde plasmaba a los deportistas 
y artistas de la farándula bañados de jocosidad.
“A papá le gustaba sobre todo el béisbol, era fanático de las Águilas del Zulia y de
los Yankees de New York”, cuenta su hijo. Aún así, cada victoria de Magallanes, la
colocaba como un gran logro, ayudaba a que las derrotas no dolieran tanto a los
fanáticos, y sabía jugarse con los caraquistas, eso sí, con respeto. 
Honor al maestro
En 2013, la diabetes comenzó a profundizar sus efectos en “Pam-Chito”. En septiembre de
ese año perdió la visión, así que su hijo comenzó a ayudarlo a hacer las caricaturas.
La madrugada de este 21 de marzo, Lunes Santo, Nerio Alberto Borges Bracho falleció
en su residencia, ubicada en Caracas, por complicaciones de esta enfermedad. Tenía 72 años.
Con los caricaturistas más jóvenes, siempre tuvo palabras cordiales, por eso no es de
sorprender que  Eduardo Sanabria (EDO); Roberto Weil y Gabriel Bozzone, le dedicaran
sus trazos y palabras de admiración, a quien consideran como un maestro. 
La familia Borges Bracho, todavía están gratamente sorprendida por las manifestaciones
de cariño que han recibido de parte de los seguidores de Pam-Chito, que se resumen
en la cálida frase: Gracias “Pam-Chito” por el buen humor.  
PamChito

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada