Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

jueves, 30 de enero de 2014

¿A qué le teme verdaderamente Francisco Ameliach para sacar ese ruin e inexplicable comunicado pagado con los fondos del Ejecutivo Regional en Notitarde?

Notitarde 27/01/2014 Por documento publicado el domingo

Luis Cubillán Fonseca pide derecho a réplica al Gobernador de Carabobo

Especial
Valencia, enero 27.- El miembro correspondiente de la Academia Nacional de la Historia del estado Carabobo, Luis Cubillán Fonseca, a través de una carta a la redacción, solicita al gobernador Francisco Ameliach, un derecho a réplica por las declaraciones publicadas el pasado domingo 26 de enero, en las páginas 14 y 15 de este rotativo, en las que el mandatario regional señala que un grupo de académicos lanza consignas contra el Gobierno Nacional. 
A continuación el texto completo de la carta dirigida al mandatario regional:

Ciudadano
Francisco Ameliach Orta
Gobernador del Estado Carabobo
Su Despacho.
Lo saludo respetuosamente
Por su escrito publicado hoy 26 de enero, lo sabemos conocedor en detalles precisos del desarrollo del acto conmemorativo del 23 de enero de 1958.
Celebramos eternamente  que la Democracia se sobreponga y triunfe sobre los regímenes de fuerza, de origen espurio o truculento. Ud. Como gobernante tiene la responsabilidad -aunque en el acto no hubo señalamientos- de interpretar el hecho, involucrando a la Iglesia Católica, y publicar a dos páginas íntegras su opinión personal sobre el tópico. (Carta abierta a los valencianos: la insurrección de Valencia en 1811, el Convento de San Francisco, y los manipuladores de la opinión pública).
Es presumible que la elevada factura periodística por la publicación de su documento haya sido satisfecha por el erario público. Si tal fuere, lo juzgo apropiado por tratarse de un tema educativo. Más como nos involucra,  apelamos al derecho de igual espacio, día y financiamiento, par responder con criterio estrictamente pedagógico/histórico.
El señor Gobernador en funciones, le concede la obligatoriedad al asunto y ello lo lleva a una publicación de tan alto costo; responsabilidad pareja nos compromete por la condición de Académico Nacional de la Historia por el Estado Carabobo, de allí nuestra demanda.
Atentamente, 
Luis Cubillán Fonseca
Miembro Correspondiente de la Academia Nacional de la Historia por el Estado Carabobo.



¿Ultraizquierda?

Alerta ante el rumbo que tomará la burguesía más parasitaria que haya existido en Venezuela

imageRotate
GUSTAVO LINARES BENZO |  EL UNIVERSAL
sábado 18 de enero de 2014  
Maduro no es Chávez. Realidad evidente, que es menosprecio en boca de quienes lo subestiman, como si el de Sabaneta fuese tan superior a sus seguidores que después de él el diluvio; o rasgo positivo para quienes ven en Chávez una figura esencialmente perjudicial y en Maduro una nueva oportunidad. Sea como sea, el mensaje anual ante la Asamblea Nacional fue una muestra más de cuán diferentes son, así como lo fueron las reuniones con gobernadores y alcaldes de oposición.

Que Maduro no sea Chávez no quita que sea su discípulo, su escogido. Ni mucho menos que carezca de instinto político. En otras palabras, el giro hacia el entendimiento que Maduro ha dado después de las elecciones municipales puede ser estratégico, derivar de un principio político de la actuación del nuevo gobierno; o meramente táctico, necesario para repartir con la oposición las consecuencias políticas del deterioro de las condiciones de vida, que aumentará con el plan de ajuste que ya comienza a ejecutarse (léase aumento de la gasolina y devaluación camuflada). De lo segundo la oposición sabrá cuidarse, ya aprendimos del Gigante Eterno que todo vale, hasta decir que el chavismo se inspiraba en la Tercera Vía de Tony Blair (¿se acuerdan, allá por el 98?). Y la sola posibilidad de que sea un afán permanente de diálogo lo hace positivo.

Estratégico o táctico, fin o medio, es impresionante la diferencia con el Gigante Eterno. Chávez generaba un aire de superioridad repelente para quienes no lo seguían ("águila no caza moscas" llegó a decir de sí mismo, en el cenit de la egolatría) que parece imposible en Maduro. Nicolás es normal, es como tú, al estilo de la campaña del presidente Lusinchi. Es civil, un adelanto cuántico, especialmente porque así lo exige la Constitución (o exigía, con el chavismo y sus tribunales hay la Constitución que haga falta). Y, lo más asombroso, Maduro es de centroizquierda.

Sí, aunque Ud. no lo crea. Maduro llegó a decir en el mensaje que ha recibido críticas de la ultraizquierda y de la ultraderecha, y que se mantenía firme ante ambas. Esta última es vieja, Chávez duró catorce años quejándose de los ataques de la derecha, pero ¿críticas al chavismo desde la ultraizquierda? ¿Es que existía algo a la izquierda de Chávez? Pues apareció ahora y por difícil que sea identificarla, será el PCV, serán los Tupamaros, el hecho es que Maduro no es de ultraizquierda. Luego, está más al centro. Partes de su discurso sonaron a Olof Palme o Felipe González. Al final, nos asombramos ante la posibilidad de que el chavismo sea una versión fuerte de la Internacional Socialista, la del PSOE o la AD del presidente Pérez, una socialdemocracia strong.

Porque esa entelequia del socialismo del siglo XXI no resiste examen alguno. Maduro ha leído al sabio Metszaros y a su eco tropical el maestro Giordani y sabe que sin aterrizar esas ideas no va a aparecer el papel tualé; si a ver vamos, luego del Gigante Eterno el responsable de este desastre es Giordani. Y que la única manera de aterrizarlas honestamente es con un comunismo puro y duro, a la soviética. Así que hay que mirar a otros lados. Maduro dijo a donde: "tenemos quince años estudiando el modelo chino". Como "socialismo capitalista" se definió el Partido Comunista de China, es decir, como algo que o será socialdemocracia o tendrá que regresar al maoísmo, al comunismo.

Este debate se está dando en el chavismo, quizás sin usar esos nombres todavía. En la oposición hay que entrar en esas honduras, a las que parece tenérseles asco, creyendo que un país es recoger la basura y que no haya homicidios. Tales mínimos se plantean aquí porque el Líder de la revolución nos dejó en el esterero. Pero el tema que tocó Maduro de la burguesía comercial y financiera venezolana como opuesta al capitalismo industrial local viene desde Fermín Toro y es un debate que hay que dar en la oposición, por ejemplo, y entre tantos otros.

Alerta pues ante estos cambios, sean aparentes o verdaderos. Alerta ante el rumbo que tomará la burguesía más parasitaria que haya existido en Venezuela y en el mundo, la nacida y criada a la sombra del chavismo, con gran influencia en el manejo de la economía y el reparto de los dineros públicos, boliburguesía que puede ser, entre otras cosas, la gran enemiga de Maduro.

Venezuela puede estar entrando en un debate fundamental. La sola posibilidad de que la economía social de mercado, los arreglos europeos de la posguerra, ahora desarticulados por la hegemonía del sector financiero sobre el sector real, en otras palabras, la social democracia en todas sus versiones, pueda ser un punto de partida común. 

@glinaresbenzo

Blog de pablo Aure martes, 28 de enero de 2014


Ameliach: ¿quién traiciona la patria?



Vaya costumbre que tienen los herederos del supremo comandante de utilizar el poder para manipular la historia.
El pasado domingo, a dos páginas, el gobernador de Carabobo publicó un remitido para tratar de comparar algunos sucesos vividos en el año 1811 con la manifestación convocada por el movimiento “Valencia se respeta” el 23 de enero para conmemorar los 56 años de la caída de lo que muchos pensábamos era la última dictadura.
El remitido en cuestión lo intituló “La insurrección de Valencia en 1811, el convento de San Francisco y los manipuladores de la opinión pública”, en el que ya finalizando, escribe: …es probable que unas de las consignas que se utilizaron este 23 de enero en el convento San Francisco “Valencia se respeta” haya sido una de las utilizadas en la insurrección de 1811 en el mismo sitio hace 203.
En una suerte de tratar de comparar aquellos sucesos con la Venezuela actual, pretende el gobernador hacer ver que él es patriota, y quienes no comulgamos con sus ideales, somos los realistas. Bueno, no debemos sorprendernos. Recordemos que él tiene formación militar  (alcanzó el grado de teniente) y quizá todo lo ve como una guerra o una insurrección, desconociendo que los civiles tenemos el derecho a alzar la voz cuando pensamos que el gobierno va por el camino equivocado. Por ejemplo, “Valencia se respeta” ha alzado la voz porque no acepta que nuestra Ciudad sea despojada de lo que le pertenece. Los decretos 664 y 666 no solamente arrebatan bienes y competencias al municipio Valencia sino que están cargados de un centralismo que contradice el espíritu de la Constitución.
Con ese remitido se demuestra que no le asiste la razón ni mucho menos le acompaña el Derecho para quitarle a los valencianos su patrimonio; es decir, quien intenta manipular la opinión pública es el mismo teniente Ameliach. Pero ni los valencianos ni los carabobeños dejarán manipularse. Valencia sigue exigiendo que le devuelvan la Plaza de Toros y el Parque Recreacional Sur despojados por el decreto 664, y que se derogue o revierta también el decreto 666 que crea una autoridad única, que flagrantemente invade las competencias del municipio.
Aquí no hay patriotas ni realistas teniente Ameliach. De lo que se trata es de dos formas de gobierno: el que usted defiende, que es el del arrebato, frente al democrático y constitucional que es por el cual nos inclinamos.
Le aconsejo no seguir hablando de patriotismo, porque quedaría muy mal, pues imposible llamar patriota a alguien que permite que nos gobiernen desde Cuba; y peor aún, imposible llamar patriota a quien no cree en los profesionales de su patria, como lo fue el comandante “supremo” de ustedes que prefirió la confianza de Fidel y la de los galenos cubanos, a la de sus hermanos venezolanos.
De traiciones y de historia podemos hablar cuando usted quiera. Desde la traición de Bolívar a Miranda, hasta llegar a nuestros días. ¿Sabe usted qué es traición a la patria? Valdría la pena averiguar por qué las directrices gubernamentales las fijan desde Cuba, y los registros y notarías los manejan los cubanos. Y por qué entregamos el Esequibo.
Podemos hablar de historia pero mejor aún si hablamos de temas de actualidad. Ponga fecha y lugar para conversar. Y por qué no, debatir democráticamente sobre asuntos de interés regional. Seguiremos exigiendo respeto, y si usted lo considera como una insurrección en su argot militar, en verdad, los insurrectos  contra el Estado de Derecho son precisamente ustedes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada