Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

viernes, 17 de enero de 2014

¡La vergüenza de la Iglesia! ¿Pero nos hemos avergonzado de estos escándalos, de estas derrotas de sacerdotes, obispos, laicos? La Palabra de Dios en esos escándalos era rara; ¡en esos hombres y en esas mujeres la Palabra de Dios era rara! ¡No tenían una relación con Dios! Tenían un posición en la Iglesia, una posición de poder, también de comodidad. Pero la Palabra de Dios, ¡no! 'Pero, yo llevo una medalla'; 'Yo llevo la Cruz'... Sí, ¡como éstos llevaban el Arca!" ¡Sin una relación viva con Dios y con la Palabra de Dios! Me viene a la mente esa Palabra de Jesús para aquellos para los cuales vienen los escándalos... Y aquí el escándalo ha llegado: toda una decadencia del pueblo de Dios, hasta la debilidad, a la corrupción de los sacerdotes".


EL PAPA FRANCISCO


Francisco en Sta. Marta: quienes dan escándalo no tienen una relación con Dios
El Santo Padre en la homilía de este jueves: ¿Nos hemos avergonzado de estos escándalos, de estas derrotas de sacerdotes, obispos y laicos?
Por Redacción
CIUDAD DEL VATICANO, 16 de enero de 2014 (Zenit.org) - Los escándalos en la Iglesia suceden cuando no hay una relación viva con Dios y con su Palabra. Así, los sacerdotes corruptos, en vez de dar el pan de la vida, dan un alimento envenenado al santo pueblo de Dios. Es cuanto ha afirmado esta mañana el Santo Padre en la misa presidida en la capilla de Santa Marta.
Francisco, comentado la lectura del día y el salmo responsorial, que cuentan una dura derrota de los israelitas por los filisteos, ha observado que el pueblo de Dios en aquella época había abandonado al Señor. Se decía que la Palabra de Dios era "rara" en aquella época. El viejo sacerdote Elí era un "tibio" y sus hijos "corruptos, asustaban al pueblo y los golpeaban". Los israelitas, ha recordado el Papa, para combatir contra los filisteos utilizaron el Arca de la Alianza, pero como algo "mágico", "algo externo". Y fueron derrotados: los enemigos se apropieron del Arca. No hay fe verdadera en Dios, en su presencia real en la vida.
De este modo ha explicado el Santo Padre: "Este pasaje de la Escritura nos hace pensar como es nuestra relación con Dios, con la Palabra de Dios: ¿es una relación formal? ¿Es una relación lejana? La Palabra de Dios ¿entra en nuestro corazón, tiene este poder o no, es una relación formal, todo bien? ¡Pero el corazón está cerrado a esta Palabra! ¡Y nos lleva a pensar en tantas derrotas de la Iglesia, a tantas derrotas del pueblo de Dios sencillamente porque no escucha al Señor, no busca al Señor, no se deja buscar por el Señor! Y después de la tragedia, esta oración: 'Pero, Señor, ¿qué ha pasado?, has hecho de nosotros el desprecio de nuestros vecinos. El desprecio y la burla de quienes nos rodean. Nos has hecho un nombre entre las naciones. Sobre nosotros los pueblos mueven la cabeza'".
El Papa ha dedicado unas palabras a los escándalos de la Iglesia: "Pero, ¿nos avergonzamos? Tantos escándalos que yo no quiero mencionar singularmente, pero que todos sabemos... ¡Sabemos donde están! Escándalos, algunos los han tenido que pagar caro: ¡está bien! Se debe hacer así... ¡La vergüenza de la Iglesia! ¿Pero nos hemos avergonzado de estos escándalos, de estas derrotas de sacerdotes, obispos, laicos? La Palabra de Dios en esos escándalos era rara; ¡en esos hombres y en esas mujeres la Palabra de Dios era rara! ¡No tenían una relación con Dios! Tenían un posición en la Iglesia, una posición de poder, también de comodidad. Pero la Palabra de Dios, ¡no! 'Pero, yo llevo una medalla'; 'Yo llevo la Cruz'... Sí, ¡como éstos llevaban el Arca!" ¡Sin una relación viva con Dios y con la Palabra de Dios! Me viene a la mente esa Palabra de Jesús para aquellos para los cuales vienen los escándalos... Y aquí el escándalo ha llegado: toda una decadencia del pueblo de Dios, hasta la debilidad, a la corrupción de los sacerdotes".
De este modo, el papa Francisco ha concluido su homilía dirigiendo su pensamiento al pueblo de Dios: "¡Pobre gente! ¡Pobre gente! ¡No damos de comer el pan de vida; no damos de comer - en esos casos - la verdad! Y hasta damos de comer alimento envenenado, ¡muchas veces! '¡Despiértate, porque duermes Señor!' ¡Que esta sea nuestra oración! '¡Despertad! ¡No nos rechaces por siempre! ¿Por qué escondes tu rostro? ¿Por qué olvidas nuestra miseria y opresión?'
Para finalizar, el Santo Padre exhortado para que "pidamos al Señor no olvidar nunca la Palabra de Dios, que está viva, que entre en nuestro corazón y no olvidar nunca el santo pueblo fiel de Dios, ¡que nos pide alimento fuerte!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada