Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 12 de enero de 2014

También son considerados una burla a la voluntad popular que eligió a Miguel Cocchiola como alcalde de la ciudad "Decretos del presidente Maduro son nocivos para la cultura en Valencia"

Desayuno en la Redacción
Notitarde 21/12/2013 
También son considerados una burla a la voluntad popular que eligió a Miguel Cocchiola como alcalde de la ciudad

"Decretos del presidente Maduro son nocivos para la cultura en Valencia"

Silmari Rivas Rubin
Los decretos presidenciales referidos a la centralización de bienes del municipio y a la creación de una autoridad única de área para Carabobo, además de inconstitucionales, son considerados nocivos para la cultura en Valencia y una burla a la voluntad popular, que obligan a sus habitantes a defender su identidad.
Las decisiones del presidente Nicolás Maduro sobre el espacio territorial de Valencia han ocupado -en las últimas dos semanas- la atención de diversos sectores, los cuales han constituido una Junta para la Defensa de la Ciudad, a través de un manifiesto público en rechazo a lo que consideran un "despojo".
David Rutman, decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad de Carabobo, señaló que los decretos presidenciales 664, 665 y 666, publicados en la Gaceta Oficial número 40.313, representan una desviación del poder y una arbitrariedad por parte que quien lo ejerce.
Rutman fue invitado a este Desayuno en la Redacción, junto a Subdelia Páez de Sevilla, presidenta de la Sociedad Amigos de Valencia; y Luis Cubillán Fonseca, fundador de la Academia de la Historia del estado Carabobo, quienes son firmantes del pronunciamiento en rechazo a "esta nueva agresión contra el municipio".
En esta casa editorial fueron recibidos por Laurentzi Odriozola Echegaray, director del periódico; Margarita Jiménez Márquez, miembro de la junta directiva; los periodistas Francisco Briceño, Humberto Torres, Daniela Chirinos y Silmari Rivas Rubin, quien suscribe el presente trabajo; y el reportero gráfico Jorge Cera.
Rutman indicó que el presidente Maduro viola la Constitución Nacional con la creación de la autoridad única para Carabobo, en lo que se refiere a las competencias del municipio. A propósito, citó el artículo 168 de la Carta Magna: "Los municipios constituyen la unidad política primaria de la organización nacional, gozan de personalidad jurídica y autonomía dentro de los límites de esta Constitución y de la ley. La autonomía municipal comprende: Elección de sus autoridades, gestión de las materias de su competencia y creación, recaudación e inversión de sus ingresos".
Además -detalló- se trata de una autoridad sin personalidad jurídica, es decir, dependiente del Gobierno Central, del Ministerio de Vivienda y Hábitat, y en algunas de sus actuaciones del Ministerio de Finanzas.
De igual forma, trajo a colación lo previsto en el artículo 178, en cuanto a que "son de la competencia del municipio el gobierno y administración de sus intereses y la gestión de las materias que le asigne esta Constitución y las leyes nacionales, en cuanto concierne a la vida local, en especial la ordenación y promoción del desarrollo económico y social, la dotación y prestación de los servicios públicos domiciliarios, la aplicación de la política referente a la materia inquilinaria con criterios de equidad, justicia y contenido de interés social, de conformidad con la delegación prevista en la ley que rige la materia, la promoción de la participación, y el mejoramiento, en general, de las condiciones de vida de la comunidad (…)".
Insistió en que el decreto 666 contraviene lo que establece la Constitución, en lo referente a las competencias del municipio. Señaló que, de acuerdo con el contenido de su artículo 6, toca materias que corresponden al Concejo Municipal, como lo son los ejidos. De manera que -sentenció- la creación de esta autoridad única es muy grave; además, viola la teoría del federalismo, que tiene como misión respetar la diversidad étnica, cultural, histórica: "Acaba con el principio del federalismo y -por supuesto- nos crea un Estado unitario".
Alertó que, por si fuera poco, se está aislando a la parroquia Negro Primero, en vista de que el ámbito espacial de la autoridad única serán las parroquias Santa Rosa, Rafael Urdaneta y Miguel Peña, con lo cual resultaría afectada, siendo una de las más necesitadas del municipio, debido a su carácter rural.
Al hacer un análisis histórico-jurídico, Rutman indicó que Valencia se desmembró de parroquias como  Libertador, Naguanagua, San Diego y Los Guayos, en los años 90, cuando se materializó la Ley de Ordenación del Territorio del Estado Carabobo;  no obstante, esa misma ley refiere que esos nuevos municipios se seguirán considerando parte de la ciudad por la unidad histórica.
"Se  puede declarar monumento nacional sin expropiar"
En cuanto al decreto 664, mediante el cual Maduro declara monumento nacional "la obra arquitectónica denominada Parque Recreacional Sur-Plaza Monumental", el abogado aseveró que la parte jurídica no tiene una buena motivación, desde el punto de vista de la técnica. "Un inmueble se puede decretar monumento nacional sin tener que declararlo de utilidad pública; es decir, de expropiarlo", explicó.
Afirmó que existe una barrabasada en este mismo decreto: "Pretenden unificar la Plaza de Toros y el Parque Recreacional Sur, cuando la Monumental data de finales de los 60 y el parque fue inaugurado en 1971, con ocasión al sesquicentenario de la Batalla de Carabobo (…) Jamás son una sola cosa, están colindantes".
En  este caso -dijo- sí cabe un amparo constitucional, como lo dijo el alcalde Miguel Cocchiola, en vista de que en el parque se ubican oficinas de la Policía Municipal y de otras dependencias de la Alcaldía que son importantes para la colectividad valenciana.
Con respecto al decreto 665, a través del cual se atribuyen al Ministerio para la Cultura la custodia, protección y administración del Teatro Municipal de Valencia, comentó que desde la época de Joaquín Crespo existe un decreto en  el que se asigna la competencia y otorga la propiedad de ese bien al municipio Valencia.
"No se puede con un decreto, de un solo plumazo, quitarle al municipio sus propiedades, en todo caso esa desafectación corresponde al Concejo Municipal". Sobre esto último, Rutman dijo: "¿Qué mensaje les está dando el Gobierno Nacional a sus nueve concejales del Psuv? Que le importa poco que legislen sobre los ejidos, que desafecten los bienes patrimonio del municipio y todas esas cosas".
Además -continuó-, el Teatro Municipal ya había sido declarado patrimonio histórico de la nación y por eso el Ejecutivo Nacional lo reformó (1979-1987), siendo la remodelación más traumática hecha al inmueble. Después -siguió-, la Gobernación y la Alcaldía de Valencia le devolvieron su esplendor, entre 1994-1995.
"Han demeritado nuestro patrimonio histórico"
Entre tanto, Luis Cubillán Fonseca alertó que los decretos de Maduro no solo son inconstitucionales, sino terriblemente nocivos para la cultura del estado. "Han demeritado nuestro patrimonio histórico, como el nombre de Miguel Peña, que fue nuestro héroe civil de la Guerra de la Independencia".
El historiador cuestionó, del mismo modo, la disolución del territorio histórico del municipio con la creación de una ciudad en el sur de Valencia, a la que -por si fuera poco, dijo- el Ejecutivo Nacional llamará Hugo Chávez y por la cual creó la autoridad única de área para el estado Carabobo.
Con ocasión a ello, también afirmó que la identidad de los valencianos está vulnerada, porque ese territorio se llama Miguel Peña, en honor a ese valenciano que fue el gran héroe civil de la Independencia. "¡Nuestra identidad es Miguel Peña, nuestra identidad es el Campo de Carabobo, con Páez ahí, que fue el que ganó!".
Además -manifestó- un sector con el nombre Hugo Chávez no cuadra en Valencia, porque él no tuvo ningún cariño hacia la ciudad, jamás le cumplió. En todo caso, que le cambien el nombre a Barinas y le pongan el del fallecido presidente, ahora llamado supremo, pues él era de allá.
"Todos los pueblos tienen derecho a su identidad cultural, sobre esto la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) tiene alrededor de cinco documentos firmados por países del mundo", indicó.
Calificó como demasiado graves "las cosas" que han pasado en las últimas semanas: "Nosotros no estamos peleando por una cosita ni otras, sino porque la Constitución ha sido violada; y todos los venezolanos estamos obligados a restituir el estado de derecho, lo dice la misma Carta Magna. El ejercicio de soberanía que nos da la Constitución".
"La República está en peligro, desde el punto de vista jurídico"
Cubillán Fonseca afirmó que la República está en peligro y se puede perder desde el punto de vista jurídico, con el llamado Plan de la Patria presentado por el presidente Nicolás Maduro.
Por otro lado, aseguró que el deterioro que presenta actualmente el Teatro Municipal se lo causó el ex alcalde Edgardo Parra, porque durante su período lo usaron como una tribuna de mítines, para actos políticos del sector oficialista, siendo un espacio con alfombra roja, cortinas de terciopelo y sillas de lujo; es decir, un lugar destinado para grandes espectáculos.
El historiador coincidió con Rutman al señalar que los peores males causados a esta obra arquitectónica han sido bajo la administración del Gobierno Central. En uno de los mandatos de Carlos Andrés Pérez -dijo-, la Ministra de Cultura mandó tumbarlo y emplearon un tractor en su parte interior, con el que causaron destrozos.
De igual modo, Cubillán Fonseca resaltó que los valencianos siempre han defendido sus cosas, sus bienes, su cultura, su gentilicio. Citó, en ese sentido, que el Teatro Municipal estuvo cerrado por más de 30 años, lo cual representó una pelea muy dura para la ciudad, hasta que por fin se comenzó a restaurar este inmueble.
Afirmó que la historia de este bien, de la que escribió gran parte, es bastante larga: "Para empezar, su construcción duró más de 30 años".
El historiador, quien también es crítico de arte, se refirió a otros despojos sufridos por los valencianos, como el caso del Ateneo de Valencia, que fue tomado -recordó- militarmente por el gobernador Acosta Carlez, hace seis años:  "Aún no sabe en qué estado se encuentran sus obras, si es que están ahí todavía".
Sobre la Plaza de Toros "Monumental", comentó que sí puede ser un monumento nacional, pero continuar bajo la administración del municipio. Por cierto -comentó-, a los únicos que yo felicito por este decreto de Maduro son los Alberts, porque les declararon monumento nacional su obra. Yo creo que ningún arquitecto vivo tiene el honor de que le hayan declarado su obra un monumento nacional.
Invitó a preguntar qué se ha hecho desde el Gobierno Central en los últimos 15 años por la cultura en Valencia y en el resto del estado: "¡Vayan a la biblioteca Manuel Feo La Cruz y pregunten qué han hecho ahí! ¡Todos sus baños están deteriorados, el aire acondicionado está malo y no hay quien atienda bien a esos pobres muchachos que  vienen de los barrios todos sudados!".
Insistió en que la cuestión cultural en Carabobo ha sido muy golpeada: "Con la venia del Gobierno Central se destrozó la estatua del general Páez, que se ubicaba en la vía hacia Campo de Carabobo". Eso demuestra -dijo de manera sarcástica- la sabiduría del régimen, pues ésa es una obra del gran escultor Andrés Pérez Mujica y no se sabe dónde está.
Para finalizar, refirió que en el Parque Recreacional Sur está todo el material arqueológico sacado del lago de Valencia por la doctora Enriqueta Peñalver Gómez, quien lo salvó. "Con estos decretos nos han matado la vida, porque el arte es la vida", concluyó. 
"Una burla a la voluntad popular"
Para Subdelia Páez de Sevilla, la creación de una autoridad única de área para Carabobo es una burla a la voluntad popular,  que en las pasadas elecciones municipales eligió a Miguel Cocchiola como alcalde de la ciudad. Se trata -en su opinión- de un gobernante paralelo nombrado por el Ejecutivo Central.
 "Nuestra soberanía también ha sido violada, porque nosotros elegimos a Miguel Cocchiola como alcalde, en las recientes elecciones, pero ahora él ha sido apartado. Es una flagrante violación", insistió.
Manifestó que Valencia está herida en lo más íntimo de su corazón, por el desmembramiento de unas parroquias tan significativas: Santa Rosa, Rafael Urdaneta y Miguel Peña. La ciudad -añadió- son sus habitantes y los aportes de cada uno de ellos por verla crecer y unida.
Dijo que es muy doloroso para los valencianos ver esta situación, que no haya una unión entre los Gobiernos (Nacional y Municipal). Y todo esto se da -continuó-  cuando muere Mandela, que ha sido el ejemplo universal de unión,  integración y rectificación. "Se debe, por encima de todas las cosas, buscar la reconciliación, la unidad y el entendimiento".
Los mecanismos jurídicos
Rutman celebró el manifiesto público de la Junta para la Defensa de la Ciudad, ya que es uno de los mecanismos legales para la defensa de la integridad de la Constitución y de los derechos humanos. "Esto es muy importante, porque crea una matriz de opinión en el colectivo", dijo.
Agregó que también es procedente una acción de amparo ante el Contencioso Administrativo de la Región Centro-Norte, porque se vulnera el derecho a la seguridad de los ciudadanos con el desalojo de la Policía Municipal de sus oficinas ubicadas en el Parque Recreacional Sur.
Un tercer escenario sería -añadió- la nulidad de los actos administrativos del Presidente de la República por ante la Sala Política-Administrativa del Tribunal Supremo de Justicia.
Por último, indicó que el Alcalde puede solicitar un referéndum popular, en base a lo contemplado en el artículo 71 de la Constitución Nacional: "(…) También podrán ser sometidas a referéndum consultivo las materias de especial trascendencia parroquial, municipal y estadal. La iniciativa les corresponde a la Junta Parroquial, al Concejo Municipal o al Consejo Legislativo, por acuerdo de las dos terceras partes de sus integrantes; al Alcalde o Alcaldesa, o al Gobernador o Gobernadora de estado, o a un número no menor del diez por ciento del total de inscritos en la circunscripción correspondiente, que lo soliciten".
Rutman asegura que lo más expedito es que el alcalde Miguel Cocchiola solicite ante el Consejo Nacional Electoral la convocatoria de un referéndum popular.

Ventana
"Defendamos Valencia con valentía"
Diniela A. Chirinos A.
"Todos los pueblos tienen derecho a la cultura y a su identidad". Así lo establece la Unesco en uno de sus preceptos, el cual fue citado durante el Desayuno en la Redacción para recordar que Valencia, además de ser ciudad industrial y escenario de importantes hechos que marcaron la historia independentista de Venezuela, tiene importantes iconos que la hacen única.
Son de Valencia: La Virgen del Socorro, el prócer Miguel Peña, el maestro de la plástica Arturo Michelena y el primer escritor de Venezuela, Herrera Ascanio, como comentó Luis Cubillán durante el foro.
La Casa de la Estrella, la Casa Páez, el Teatro Municipal -por mencionar algunas edificaciones del casco histórico-, los restos del ferrocarril inglés, dan fe de su importancia desde la época de la colonial, mientras que el Fórum y varios edificios inteligentes son iconos de su modernidad. Además, acá están grandes esculturas como Fisiocromía Naranja de Carlos Cruz-Díez. A Valencia vino Nelson Mandela para recibir el Honoris Causa que le confirió la Universidad de Carabobo; Pavarotti también visitó la ciudad y paralizó con su canto lírico al público que lo ovacionó en la Plaza Monumental, que colinda con el Parque Recreacional Sur.
-En nuestras parroquias originarias fomentaron la valencianidad porque no había divisiones sociales, al punto que existían las madres de leche; cuando un vecino estaba enfermo, se le visitaba y llevaba una sopa como muestra de cariño, o como el Dr. Carlos Sanda que iba a ver a sus pacientes a sus casas y no cobraba", mencionó David Rutman, decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la UC.
Tomando en cuenta lo anterior -y lo que faltó por nombrar-, Subdelia Páez de Sevilla, miembro de la Sociedad Amigos de Valencia, merecedora de la Orden Sol de Carabobo en su única clase; Luis Cubillán Fonseca, escritor de, entre otros títulos, la historia del Teatro Municipal; y David Rutman, quien es parte de la Cofradía de Nuestra Señora de la Virgen del Socorro, expusieron sus deseos para esta Navidad.
"Valencia es una e indivisible, y así debe estar en el corazón de cada uno de nosotros. Los ciudadanos no pueden ser indiferentes a lo que está pasando porque éste es un problema de todos. Debemos defenderla con valentía", es el anhelo de la profesora Subdelia, al que se sumó Luis Cubillán.
David Rutman pidió a Dios por la reconciliación del país. "Que la conmemoración del nacimiento de Cristo nos lleve a reconciliarnos como ciudadanos, como venezolanos, y que se rescaten las tradiciones".
Se refirió a las patinatas,      las misas de aguinaldo, el compartir en familia, el abrazo en- tre vecinos y la solidaridad con los más necesitados, pues "eso es la verdadera valencianidad, ése es el sentimiento que une a ricos y pobres, a los de La Pastora con los de La Candelaria, San Blas y cada parroquia de esta ciudad", dijo Rutman e invitó a los valencianos a reflexionar al respecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada