Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 19 de enero de 2014

Ciudad Chávez en Valencia: ¡NO!

El Carabobeño 17 enero 2014

Chichí Páez || Ciudad Chávez en Valencia: ¡NO!

chichipaezf@gmail.com
@chichipaez
“La experiencia histórica enseña bien claro que el mayor y único logro de la perpetuidad política en el poder, es el retroceso y la ruina de los pueblos”. Univisión.foros
Para poseer la primera virtud, reciprocidad humana, se debe actuar con comportamientos tales como: respeto pleno al prójimo, sea este de otro sexo, de igual, mayor o menor edad, tenga menos o más fortalezas o debilidades que otra persona. Respetar el criterio ajeno, sea éste igual o divergente entre personas. Expresar los puntos de vistas personales sin insultos ni irrespeto para nadie, y nunca molestarse porque otros expresen respetuosamente su opinión, aunque no se compartan. Ser cortés y gentil, no agresivo, en todo momento y circunstancia.
Cuando el difunto Presidente en sus intervenciones públicas se refería a Valencia y a sus habitantes con los siguientes improperios: “Valencia es una ciudad de oligarcas, cuya garantía es la guerra”; “oligarcas pitiyanquis de Valencia”; “Valencia es un nido de traidores, de ratas”; “Valencia está constituida por una oligarquía podrida”. El solo hecho de imponer al productor del demoníaco programa “La Hojilla” como candidato a gobernador, demostró que no quería para nada a nuestra histórica, culta y pujante ciudad del Cabriales.
Más recientemente en el histórico Campo de Carabobo, donde verdaderamente nació la Patria. El cuestionado Presidente y el teniente presidente de la AN en diciembre de 2012, pronunciaron palabras insultantes para Valencia, frente al actual gobernador y muchos valencianos que ocupan posiciones relevantes en los gobiernos central, regional y municipal, y no hubo señal de protesta de ninguno de ellos.
Además de quitarle a Carabobo y a la Gran Valencia la administración de puertos y aeropuertos; así como también la regencia de las autopistas regionales.
Con estas series de improperios y ofensas al gentilicio valenciano y carabobeño, es casi imposible que aceptemos el desmembramiento de la Valencia, fundando por un plumazo una ciudad cuya identificación es de una persona que nunca nos quiso y sus alocuciones demostró un gran irrespeto y agresividad hacia esta bella y pujante ciudad.
Bajo esta historia reciente no puede haber reciprocidad en aceptar que Valencia sea desmantelada y mucho menos colocarle a un pedazo geográfico de este territorio, el nombre de una persona que nunca amó a este pequeña aldea nacional.
¡Valencia se respeta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada