Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

jueves, 9 de enero de 2014

El encuentro del gobernador Francisco Ameliach y el alcalde de Valencia Miguel Cocchiola, produjo indignación y decepción en algunos sectores. Observadores políticos dijeron que esa fue una reunión para tratar asuntos privados, y no para buscar soluciones a los problemas de despojo que tiene la ciudad por decretos del presidente Nicolás Maduro.

El Carabobeño 09 enero 2014

Reunión Ameliach-Cocchiola fue para tratar asuntos privados y no para buscar soluciones

El encuentro del gobernador Francisco Ameliach y el alcalde de Valencia Miguel Cocchiola, produjo indignación y decepción en algunos sectores. Observadores políticos dijeron que esa fue una reunión para tratar asuntos privados, y no para buscar soluciones a los problemas de despojo que tiene la ciudad por decretos del presidente Nicolás Maduro. 
El analista político Fernando Fachin calificó de desconcertante la actitud sumisa del alcalde Miguel Cocchiola, al acceder que por 10 camiones compactadores de basura, se acepten decretos de Nicolas Maduro que atentan contra la integridad y el patrimonio de Valencia. “Esa reunión fue para una oferta de mercadeo que le hizo el gobernador Ameliach por lo cual, el alcalde Miguel Cocchiola no actuó con la responsabilidad que le impone el cargo que acaba de tomar. Entiendo la necesidad de salubridad que tiene la ciudad, pero eso no permite negociar en una reunión a puertas cerradas”. 
Fachin agregó  que los valencianos han quedado defraudados con esa reunión de la cual se esperaba  una respuesta a las confiscaciones que el Gobierno nacional le ha hecho a esta ciudad. Cree que el alcalde ha comenzado su gestión demostrando debilidad ante otro poder al permitir  que el gobernador escogiera la foto de la reunión y supervisara el texto de la información, manipulada a su favor y enviada a los medios de comunicación. 
En el boletín oficial de la gobernación -observó Fernando Facchin- se aprovechó para hacer ataques desconsiderados a los medios de comunicación social que han cumplido con su deber de informar  sobre el peligro que representan los decretos que emitió el presidente Maduro en contra de Valencia. “Esto es inaceptable y desconsiderado con la prensa democrática, que  tanto hicieron para que a Cocchiola no le arrebataran su triunfo electoral”. 
Luis Tomás Izaguirre, quien presidió la Asamblea Legislativa y fue gobernador de Carabobo, dijo que tiene la impresión de que la reunión entre el mandatario regional y el alcalde fue de carácter privado. 
Para los conocedores de la política regional, esa reunión a puertas cerradas crea suspicacia. Piensan que si se hubiesen tratados asuntos públicos, el alcalde Cocchiola, no tenía por qué no informar, previamente, que se iba a reunir con el gobernador, ni aceptar que éste lo sacara por la parte de atrás del Capitolio, escondiéndose a los periodistas que lo estaban esperando. “No hay otra conclusión. Esa fue una reunión privada para tratar asuntos privados. Le deseo al alcalde Cochiola que haya resuelto sus problemas con el poder central de acuerdo con las instrucciones transmitidas por el gobernador Ameliach. La gente de Valencia continuará defendiendo los intereses de nuestra ciudad aunque los representantes que el pueblo eligió no nos apoyen por intereses políticos o empresariales”, Tomás Izaguirre. (AF)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada