Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 18 de septiembre de 2011


DOMINGO 18 DE SEPTIEMBRE DE 2011


Cada vez que leo a Alfredo Fermín y recuerdo todo lo que he vivido en 36 años en Valencia,
en el "centro histórico"sobre todo, pues ahi quedaba la Biblioteca Pública y la Casa de Los Celis
donde trabajé por primera vez en la ciudad carabobeña en 1975, y leo los recortes
que poseo y veo que es el cómplice y protagonista de todos lo bueno y lo malo que ha sucedido
en la cultura valenciana a lo largo de esos años,
recuerdo lo que  nos contaba la Sra. Isabel Cento, primera esposa, dama chilena de gran cultura, 
viuda de Don Mariano Picón Salas cuando joven la admiraba en el Departamento de Referencias de la
antigua Biblioteca Nacional en Caracas, sobre la frivolidad y superficialidad unida a la hipocresía
y creación de una imagen que borrara la verdad de la vida, que hacían las damas de sociedad 
chilenas en sus tardes de te, cuando ponían sobre el tapete sólo tes temas: "Rico tu té,
buenmozo tu marido, ¿quién te cose?" trilogía que se convirtió en identificación de lo falso
de una persona que apuesta a que nadie sabe quién es en verdad el que lo oye, y me da risa
pues comento con mis amigas más queridas ese ejemplo perfecto de lo que heredamos
de la inolvidable Sra, Cento.
Como que el Sr. Fachín es el único ser que recuerda todo lo que hizo Cora Páez desde que fue
Presidenta dos veces en el Ateneo de Valencia, contando con el apoyo de su esposo y de
mecenas que unido a él salvaron las finanzas del Ateneo de Valencia con dinero de su bolsillo
como el innombrado Aziz Muci Mendoza, quien por cariño a Cora costeó el Premio Eulalio
Toledo Tovar, para jóvenes pintores o artistas que iniciaban su carrera y hoy lo olvidaron cuando le
chulearon el real parejo como vi yo a Miguel Torrence, entre tantos, premio creado en el Salón
"Arturo Michelena" primero por considerar que el pintor guariqueño era verdaderamente el muralista
y dibujante formado en México, en la socialista escuela de Rivera. Orozco y Siqueiros y no la creación
de intelectual que los adecos ya habiendo abortado por intereses políticos en la gestión del rector
Gustavo Hidalgo, la creación de una verdadera Facultad de Humanidades y Educación en la Universidad
de Carabobo  necesitaban culturalemente: el icono Braulio Salazar que 
"no resuelve manos, caras ni pies en sus pinturas" y como dibujante se lo
llevaba por delante el profesor Toledo Tovar a quien los valencianos colocaron en la sombra aunque
les hizo favores a todos, hasta darles de comer los tres "golpes diarios" y buscarles becas a muchos 
que ni lo mencionan,y hoy
son "grandes artistas incluso en París", dado su carácter bonachón de venezolano humilde,
y luego en honor a su señora madre Doña Francisca Mendoza de Muci Abraham, natural de Calabozo, 
Estado Guárico. 
Cora será también la única mujer valenciana que se atreve a la inmolación que hizo sin necesidad, 
sólo movida por su amor al Ateneo de
Valencia, en la horrible elección también de factura adeco-masista que hacen cual comedia con
guión universitario para la sucesión de Vitalia Muñoz en la Presidencia del Ateneo de Valencia 1991,
afrenta hipócrita lamentablemente
vengada por la Diosa Atenea, burlada por la figura masculina que rompe el pacto  ritual antiquísimo
sin saber las consecuencias de violar el símbolo nacido en buena lid en lucha entre ella y Poseidón por
el patrocinio de la ciudad griega de Atenas y que hoy sufre el embate final como lo describe el Sr.
Fachin tan sabiamente, aunque la famosa "causa secreta que le endilgan falsamente a Acosta Carlez,
a quien le importaba un cuerno el Ateneo, y además sabía que era chavista de por si desde su máxima 
autoridad"  es más afrenta para la Diosa, el Ateneo se dividió por una
pelea pasional y no de mujeres.
Y sigue Cora aceptando roles y sigue Valencia afrentando a la mujer valenciana a través de ella,
hasta que "llegó Fachín y mandó a parar" AL FIN un alma de este estado que alzara su voz, cuando
ni la Sociedad de Amigos de Valencia otrora fuerza civil de la ciudad, ha dicho ni pio, aunque la
voz de su Presidenta es bien potente y magisterial...



El Carabobeño 18 septiembre 2011

Hoy y Después en Valencia

ALFREDO FERMÍN

afermin@el-carabobeno.com

Existe un empeño maléfico en enfrentar a los artistas populares con los artistas académicos con el argumento de que todos somos iguales, por lo cual tiene el mismo valor artístico una expresión espontánea o tradicional que la obra de una persona dotada con un don artístico innato o por formación académica.

Esa pretensión absurda, demencial, ni siquiera se presentó en la Unión Soviética donde hubo el acierto de impulsar el arte popular y mantener el arte de los grandes maestros, como se evidencia en San Petesburgo, en el Museo del Hermitage que conserva una de las más fabulosas colecciones de arte de todos los tiempos, superior, en algunas secciones, a la de los países capitalistas.

Cuando se dice, por ejemplo, que la oligarquía se apoderó de los salones de Arte, como el Arturo Michelena del Ateneo de Valencia, es evidente que se trata de un acto demagogo o de ignorancia de nuestra historia, porque los menos que participan en esa muestra son los oligarcas. Pocos, muy pocos han sido nuestros grandes artistas provenientes de ese sector, como tampoco lo son quienes, durante décadas, tuvimos la responsabilidad de estar entre los organizadores de esa muestra histórica.

En los países capitalistas y en los socialistas, incluyendo Cuba, las verdaderas obras de Arte cuestan mucho dinero, por lo cual algunos artistas se han hecho ricos y famosos pero eso lo lograron por su talento, por su capacidad de innovar y de enriquecer la creación cultural.

Cuando la juventud venezolana se entusiasmó y defendió la Revolución Cubana, los principales premios del Salón Michelena, otorgados por el Gobierno que combatían, fueron otorgados a artistas revolucionarios entre ellos Jacobo Borges, Alirio Palacios, Régulo Pérez, Manuel Espinoza y Manuel Quintana Castillo, algunos de los cuales están entre los feligreses del proceso revolucionario del presidente Chávez. Se les premió porque son artistas verdaderos, con una obra trascendente sin que influyera para nada su posición política.

Esa ha sido la razón por la cual continuaremos pidiendo -sin que nadie nos escuche- que se valorice el patrimonio histórico, artístico y cultural de la ciudad, que la inmensa colección de Arte del Ateneo de Valencia sea rescatada del calabozo en que se encuentra. Que sea restaurada y expuesta, para disfrute de la colectividad, en los espacios de su propiedad. Si esto no se entiende así ¿qué podemos hacer en una ciudad, que como nos dijo, el jueves, el economista José Guerra, está más dramática que Trípoli, en Libia? En fin, "llueve y escampa". Y, cuando escampe, estaremos aquí, si Dios quiere.

El arte popular

No es que el arte académico es más importante que el arte popular. Ambos, como expresiones culturales, se complementan y tienen sus propias características, su valor y su encanto, como lo podemos ver en el Encuentro de Artesanos Los Hijos del Sol, en el Museo de la Cultura. Esta manifestación que llega a su edición 17 con el patrocinio de la Secretaría de Cultura del Gobierno de Carabobo, reúne a artesanos de 14 estados del país y a los de los catorce municipios de Carabobo.

La muestra es un encanto de objetos diversos, utilitarios y decorativos realizados con productos de la naturaleza que demuestran la creatividad de nuestro pueblo.

Hay que apreciar el esfuerzo de la representación del estado Amazonas, que hizo un viaje de más de veinte horas para traernos chinchorros de moriche, cesterías, prendas de azabache, collares, zarcillos, picantes, remedios indígenas. Como novedad vinieron dos chamanes que curan con ramas, oraciones e imposición de manos, artritis, asma, dolencias, mal de ojo, envidia y reconcomio. Del estado Mérida vino una muestra del mayor taller de juguetes de madera del país, tejidos y productos típicos andinos. De Trujillo, dos frailes franciscanos están vendiendo dos mil kilos de café, en paquetes de medio kilo, como parte de la campaña que tienen para construir su monasterio. De otros estados trajeron bellezas de cerámicas y barro, telas, santos, altares, ángeles, retablos y exquisiteces de la gastronomía criolla.

La muestra, que será clausurada hoy, estará abierta desde las 9 de la mañana a las 9 de la noche con un espectáculo musical. La oferta es buenísima y además es gratis.

Altamente recomendable

Antonio Lazo y Zeinab dictarán a partir del jueves 22 al 8 de diciembre un taller sobre "El Arte en la cultura actual: La posmodernidad - La globalización - La imagen - La idea en la Galería Oficina Nº 1, Centro de Arte Los Galpones, Galpón 9, Octava transversal con avenida Avila, Los Chorros. Mayor información: página web: www.culturachacao.org o a través de Twitter: @culturachacao.

2 comentarios: