Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

martes, 27 de septiembre de 2011


POR FAVOR CELIO CELLI, SERÁ AHORA VIEJO QUE TE VOLVISTE BUENA GENTE,
PORQUE TUS BANDAS ADECAS ARMADAS SON LA ANTESALA DE ESTOI QUE HOY DENUNCIAS. 
RECUERDA "PON LA VARA QUE MEDISTE POR AÑOS SERAS MEDIDO" AUNQUE TE HAGAS EL SANTO
COMO ALFREDO FERMIN


El carabobeño 25 septiembre 2011

Celio Celli G. || Umbral XXI

Mala educación (I)
I
La mala educación está devorando a las nuevas generaciones de niños, niñas y jóvenes domiciliados en toda la geografía nacional. No se trata de esa mala educación que no acata las normas, deberes y derechos, establecidos en el famoso "Manual de Urbanidad y Buenas Maneras" elaborado por el reconocido pedagogo venezolano de mediados del siglo XIX, caraqueño de nacimiento, Manuel Antonio Carreño. Mi referencia en este comentario de hoy enfoca hacia una evaluación general del sistema educativo nacional, fuente donde concurren las distintas causas que provocan la mala educación, en su cantidad y calidad.
El lunes 19 de septiembre comenzó el año escolar 2011-2012, buena parte del país esperaba un inicio masivo, que la población estudiantil como río crecido inundara las aulas, colmándolas del bullicio propio en niños y jóvenes. La cantidad alcanzada no cubrió las expectativas, estimándose en los cálculos conservadores un ausentismo cercano al 60% de todo el alumnado.
II
Mal comienzo para una mala educación que encontró su nicho en los preescolares, escuelas y liceos, asfixiados por una elevada inasistencia de docentes y cursantes, estimulada por el peligroso deterioro de la infraestructura, las irregularidades administrativas y la ausencia de un aprendizaje cualitativo, cuadro que podemos resumir en esas dos palabras: "Mala educación", que devora el futuro venezolano.
El ausentismo escolar es un cáncer crónico detectado en la educación hace ya una década, pero este cuerpo no ha recibido siquiera la primera terapia que detenga la enfermedad. Así vemos, en información contenida en la Memoria y Cuenta 2009-2010 del Ministerio del Poder Popular Para la Educación, la matrícula estudiantil perteneciente a este período situada en 7.735.815 estudiantes del nivel inicial hasta secundaria registró una ausencia del 45%, lo que significó que 3.481.117 no asistieron a las escuelas y liceos en el lapso indicado.
III
Pero las organizaciones como las sociedades de padres y representantes, las comunidades educativas y los gremios de la educación coinciden en que el ausentismo fue mayor, en la Gran Caracas, por ejemplo, donde las inundaciones en un grueso número de planteles y el deterioro de la infraestructura causaron alrededor de 45 días de suspensión, por lo que el programa se impartió en 75%. Hubo materias que no se dictaron e irregularmente fueron calificadas. Hasta el próximo domingo, seguiremos con Mala educación (II).
celioivan@hotmail.com

1 comentario: