Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 29 de marzo de 2015

Igualmente astrológicamente se ha estudiado en entradas anteriores la "Crónica de un yihadismo anunciado"

Crónica de un yihadismo 

anunciado

DAVID ALVARADO |  EL UNIVERSAL
domingo 29 de marzo de 2015  12:00 AM
Los textos árabes del medievo identifican el Sahel con una "frontera", un inmenso espacio desértico que, desde el Océano Atlántico hasta el Mar Rojo, discrimina el Magreb arabo-beréber del "bled as sudan", el "país de los negros". La franja sahelo-sahariana es presentada como un gran océano de arena, difícilmente regido por las leyes de los hombres, caracterizada por su dureza y meteorología caprichosa que pone continuamente a prueba a sus pobladores. Un espacio atormentado que cruzan las caravanas comerciales transaharianas, atravesado por no pocas líneas de fractura y factores de tensión. Siglos después muy pocas cosas han cambiado. El Sahel continúa siendo esa gran zona de separación entre dos campos geopolíticos, históricos y culturales sustancialmente distintos. Y en este eterno antagonismo entre el norte y el sur se sitúa el enésimo y último gran foco de conflicto en Malí, cuyos efectos perturban a toda la región.

La construcción del Estado maliense data de la época colonial francesa, con unas fronteras diseñadas de forma caprichosa, al albur de los coyunturales intereses de la metrópolis. Francia llegó incluso a valorar la formación de un conglomerado político con sus regiones saharianas de Argelia, Malí, Níger, Chad y Sudán, reputadas por sus ingentes riquezas minerales. Malí es una fusión de dos mundos, extranjeros el uno del otro. Al sur los herederos de las grandes confederaciones políticas del oeste africano (los imperios de Malí y Songhai, y el reino de Segou), que en un momento u otro se vieron confrontados a incursiones árabes y tuaregs que buscaban alimentar el floreciente comercio de esclavos. Los habitantes septentrionales pertenecen a la historia del Sáhara, de reinos nómadas y grandes rutas de caravanas, cuyo prestigio cultural y opulencia se identifica con el esplendor de Tombuctú, una perla en el desierto y principal referente del islam africano. Desde hace siglos, el norte y sur malienses interaccionan con recíproca animosidad, con un sentimiento de hostilidad siempre a flor de piel.

Hace poco más de medio siglo, con la independencia las autoridades malienses tratan de hacer emerger una cultura nacional que exalta el recuerdo del imperio de Malí, cuyos contornos nada tienen que ver con las actuales fronteras. En el norte, mientras, el sentimiento de discriminación es constante, al igual que los anhelos secesionistas. El principal exponente de este malestar son las episódicas revueltas tuaregs, que siempre concluyen con acuerdos que no llegan a cumplirse. El Estado maliense apenas sí ha obrado para el desarrollo septentrional. La política de inversión de Bamako responde a un criterio demográfico y la comunidad tuareg apenas sí representa el 4% de la población. Este abandono de parte del Estado tiene mucho que ver con la llegada y asentamiento de la rama magrebí de Al Qaeda (AQMI) a la zona, haciendo del Sahel su particular Afganistán africano, su área de entrenamiento y retaguardia en el Magreb. Perseguidos por el régimen argelino, efectivos del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, el precedente inmediato a AQMI, hallan refugio en el norte de Malí, donde se han enriquecido sobremanera con el negocio de los secuestros y su participación en el tráfico de drogas.

La franquicia magrebí de Al Qaeda se llega a convertir en el principal empleador de la región, tejiendo una red de intereses que incluye no sólo a tuaregs, sino también a peuls, songhais, mauros, malinkés, dogones... Ante la ausencia de expectativas y en virtud de su propia supervivencia, a éstos no les ha quedado más remedio que participar en todo tipo de actividades criminales. Por cantidades que oscilan entre los 3.000 y 5.000 dólares un tuareg es capaz de conducir un convoy de droga a través del desierto y garantizar su seguridad. La red de intereses tejida por AQMI es tan poderosa que ha conseguido doblegar a las históricas reivindicaciones de la comunidad tuareg del norte de Malí, cuyo exponente principal, el Movimiento Nacional para la Liberación de la Azawad, ha sido desalojado de numerosas localidades por organizaciones afines a AQMI como Ansar Dine y el Movimiento de Unidad de la Yihad en África del Oeste (Mujao). Los independentista tuaregs, impotentes, se han visto relegados a un segundo plano en detrimento de las katibas islamistas, que han impuesto su ley.

Pero su influencia no se detiene ahí. La trama de intereses de AQMI llega hasta el sur, hasta la propia capital, Bamako, donde cuentan con todo tipo de complicidades, a todos los niveles, que sufragan con el dinero de la droga. El norte de Malí no ha dejado, por tanto, de consolidarse como una zona de no derecho, escenario de todo tipo de tráficos y destino privilegiado por el salafismo argelino, con un actor ponderado, AQMI, que dispone de ingentes recursos económicos provenientes de patrocinadores extranjeros y sus actividades delictivas, que emplea para comprar nuevas adhesiones. Las condiciones para la tormenta perfecta están servidas. Sólo faltaba el detonante, que llegó en forma de derrocamiento de Muamar Gadafi en Libia ofreciendo un inesperado arsenal para el levantamiento tuareg de 2012 y abriendo la puerta de par en par a la barbarie yihadista, un dramático colofón a la crónica de un desastre anunciado.

@dalvaou

LA POSESIÓN DEMONÍACA Y LA TERRORIFICA INFLUENCIA DE PLUTÓN

¿De qué modo se puede explicar un acto tan terrorífico como los que nos están acostumbrando a padecer los terroristas suicidas?  
.
- He escuchado y leído variopintas explicaciones; religiosas, políticas psicológicas pero ninguna se sostiene por si misma, por eso no se las puede considerar satisfactorias.
Los ultimos atentados coincidiendo con el 0 Aries y Plutón en el Ascendente de Saná, la capital del Yemen, a tan sólo 700 kilometros de la Mecca, el corazón del Islam, me ha llevado de nuevo a reflexionar sobre ese terrible fenómeno con mente de astrólogo antiguo, para quienes existe Dios, los ángeles, que son sus intermediarios con nosotros, y también los demonios.
.
Ahí te vá, como dicen en Jalisco, los demonios existen queridos, os diría un viejo astrólogo de esos antiguos.........y también lo creo yo.  -Otra cosa es qué se entiende por demonio, aunque resulta fácil imaginar que es lo contrario de un ángel.
.
La influencia que ejerce Plutón es demoníaca, maléfica, perversa, dañina, terrible, y para ejercer esa influencia usa de seres humanos semidescerebrados. Primero los obsesiona, que es la primera fase anterior a la posesión. De ese modo actúan los demonios, primero obsesionan. Una obsesión es una idea que no te la puedes quitar de mente ni un momento, una obsesión reacionada con la mala influencia de Plutón, es una idea centrada en la muerte, una idea intensa que te hace desear a la muerte como se desea a una mujer deseada. Una obsesión con la muerte que finalmente acaba en posesión ciega, una fuerza supraracional que lleva a una persona a plantarse delante de la barrera de una mezquita para hacerla estallar junto a las personas que allí están, y a continuación un segundo poseso atraviesa la barrera para hacerse estallar dentro de la mezquita entre la gente allí apiñada, una acción absolutamente inhumana, por eso es demoníaca, así actúa el demonio de Plutón, que supongo que también tendrá su ángel, pues toda manifestación es dual. Lo que pasa es que al ángel de Plutón no lo veo hace tiempo.
.
¡Ah! y para los más exigentes; los planetas emiten algo y las personas lo reciben. Los planetas emiten ondas electromágneticas en una longitud de onda y en la corteza cerebral hay minúsculas partículas de hematites que actúan como receptores que lo llevan a la conciencia.  Así operan los demonios ¿te lo creees?  ¿o tienes otra explicación?
.
Los buriatos de la republica de Buratia en Siberia exhiben sus terrorificos dioses con la finalidad de crear el espanto necesario para despertar la espiritualidad, de modo parecido a como hacía la Iglesia de la antiguedad con sus demonios.  Quizás el espanto que causa el malage de Plutón cumpla la misma función en ciertos sectores sociales. Así que tendremos que acostumbrarnos a convivir con las posesiones demoníacas propias de Plutón. No hay otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada