Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 14 de marzo de 2015

Quiero completar unos puntos que creo necesario cerrar ante lo expuesto en el Desayuno en la Redacción, que constituye la entrada anterior. (III)

    Crónicas de disidencia

    Valencia y la cultura

    Columnista, Notitarde: 18 marzo 2015 pág.6/OPINION, Domingo Alfonso Bacalao (Notitarde/)
    Valencia y la cultura

    Domingo Alfonso Bacalao
    Las festividades que se preparan con relación al día de la ciudad queremos aprovecharlas para hacer algunos planteamientos vinculados principalmente a la cultura y a algunas obras emblemáticas de su desarrollo regional. Desde hace un buen tiempo venimos alertando sobre algunos libros olvidados que son fundamentales para la comprensión y el estudio de la cultura carabobeña. Dos son esenciales: Poetas y Prosadores Carabobeños, Selección y prólogo de Luis Guevara y Enrique Groscoro, hijo, y Génisis y Evolución de la cultura en Carabobo- dos tomos-, de Luis Augusto Nuñez, conocido y recordado escritor valenciano. Los dos están totalmente agotados y sus viejas ediciones son escasas o de difícil ubicación en las bibliotecas públicas, donde acuden los estudiantes, intelectuales o investigadores en la materia.
       La urgencia de sus re-ediciones la hemos planteado en diversas oportunidades, como una tarea que deben emprender la Alcaldía o la Gobernación en contribución obligada con el desarrollo de la cultura en el Estado. Ya forman parte de los libros raros que escasean hasta en las mejores bibliotecas de quienes se ocupan de estos menesteres.
    Magníficas aproximaciones al origen y desenvolvimiento de nuestra literatura, constituyen la fuentes fundamentales para su análisis y valoraciones críticas. Ellas nos presentan una interesante panorámica a través de la cual podemos conocer y profundizar en el rico horizonte de nuestra cultura regional. En breves mini-biografías y apuntaciones críticas nos ofrecen un acucioso bosquejo de las letras carabobeñas y el empeño de quienes las han venido cultivando para engrandecer y enaltecer los afanes de la inteligencia.
    La larga y esmerada tradición intelectual de la región se expresa en esas páginas, donde hombres y mujeres han dado lo mejor de su esfuerzo en aras de construir el prestigio que el estado Carabobo le ha dado a las letras nacionales. Pero no es este el momento de entrar en consideraciones o análisis literarios o de situaciones históricas particulares, sino simplemente señalar el daño o la problemática negativa para la investigación que acarrea la carencia de unos textos que son indispensables para abordar el cause de nuestro rico y abundante patrimonio cultural.
    Plantear esta inquietud es el propósito que nos anima al proponer una campaña que comprometa tanto a las instituciones culturales como a los entes públicos, en un empeño por enfrentar y responder a vacíos tan graves que entorpecen los logros más elementales para avanzar en este terreno tan importante. Sabemos, con sobrada experiencia de docente, que no podemos progresar y profundizar en los conocimientos, si no contamos con las herramientas indicadas ni el acopio suficiente de datos y el vagaje propio a tales fines.
    Por ello, queremos retomar estas ideas, en estos momentos especiales de la ciudad, cuando insistir en los tópicos de la cultura es clave para sus habitantes y sus instituciones culturales.
    El aservo histórico-cultural encerrado en las páginas de esas obras mencionadas aconseja una re-edición que ponga de nuevo en las manos de los ciudadanos y de los investigadores y amantes de la cultura, el cúmulo de vivencias contenidos en ellas y que reúnen a lo largo de un denso trajinar la faena creativa de un pueblo.
    En el debate ciudadano, preferentemente copado por los asuntos de la política, ha faltado la insistente presencia de las angustias culturales, muchas veces reducidas a los espacios donde sus instituciones desarrollan sus cometidos y funciones. Pero lo correcto e indicado es ir más allá, hacia el gran público, comprometiéndolo

    Y apoyó el Proyecto Cenital


    El Proyecto Cenital consiste en una colección de libros que reúnen un recorrido fotográfico aéreo de las principales ciudades del país, tomadas por el ojo experto de Nicola Rocco, y una reflexión urbanística,  arquitectónica y simbólica en torno a las mismas, por parte de distintos especialistas y profesionales locales. Este conjunto, que constituye ya una referencia importante en el estudio de la manera en que pensamos y observamos un fenómeno humano tan complejo como las ciudades, se ha propuesto el registro y la actualización de la mancha urbana de, hasta ahora, tres ciudades venezolanas: Caracas Cenital (2005), Valencia Cenital (2006) y Maracaibo Cenital (2007). Esta exploración del paisaje urbano se suma a los testimonios de los pintores viajeros y los fotógrafos emblemáticos de los siglos XIX y XX, desprendiéndose de las visiones románticas de la ciudad moderna y se acerca a una postura hiperreal, atrapando sin artificio un momento histórico de la metrópoli en plena metamorfosis.
    Valencia Cenital:
    Valencia Cenital
    ISBN: 980-6553-57-8


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada