Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

jueves, 26 de marzo de 2015

Los valencianos celebraron con orgullo, pero también con mucha nostalgia, los 460 años de la fundación de nuestra capital por el Capitán Alonzo Díaz Moreno, el día de la “Asunción a María”.

El Carabobeño 26 marzo 2015

Romeo Hernández Gabache || Ideas

¡Valencia del rey!
ideasrhg@hotmail.com
Los valencianos celebraron con orgullo, pero también con mucha nostalgia, los 460 años de la fundación de nuestra capital por el Capitán Alonzo Díaz Moreno, el día de la “Asunción a María”. Siglos después, Valencia se convirtió en una de las ciudades más importantes de Venezuela, con una gran zona industrial, para ese entonces la más consolidada y extensa de toda la geografía, miles de personas venidas de otras urbes y del extranjero hicieron posible con su trabajo que lográramos ser el bastión económico y financiero de mayor prestigio en toda la República y también de América Latina. Todo ello originó una expansión desordenada de la ciudad, que no estaba preparada a nivel de servicios públicos, para contener el éxodo. Las tierras fueron invadidas por inescrupulosos, para hacer política y negocios bajo la mirada complaciente de líderes políticos, que buscaban adeptos y militantes.
Comenzaron a crearse los llamados barrios y “cinturones de miserias”, sin servicios básicos, salubridad y seguridad, lo que ocasionaba graves enfermedades sobre todo en la población infantil, provocando un caos en los centros asistenciales, especialmente el Hospital Central y de Niños. A pesar de todos esos grandes males Valencia ha sido parte de la historia de nuestra nación. Además de ser capital de la República en tres oportunidades, resistió heroicamente las embestidas de las tropas realistas de Monteverde y Boves.

En las sabanas del Campo de Carabobo se libró la batalla más importante de la historia republicana, donde el ejército venezolano, orgullo de todo el país, comandado por el Libertador Simón Bolívar y el héroe de “las queseras de el medio” General José Antonio Páez, acabaron con las tropas del batallón Valencey, dando independencia a esta tierra de gracias, sojuzgada por el colonialismo español. En nuestra ciudad nació Venezuela en el año 1830. Gracias al empeño del General Páez y de Miguel Peña de que fuéramos una nación libre y no un departamento de la “Gran Colombia”. En esta fecha debemos recordar al General Rafael Urdaneta por su heroísmo y al escritor y poeta José Rafael Pocaterra por su canto con motivo de los cuatrocientos años de la ciudad: “Madre eres tú, pariste a Venezuela”. Valencia la han fundado sus hijos y la han destruido sus enemigos, pero seguirá de pie, y vivirá por los siglos eternamente. Porque tú Valencia: “tú no puedes morir”. ¡Que Así Sea!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario