Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 29 de marzo de 2015

Otro olvido de los encargados de la cultura en Valencia: los 35 AÑOS DE LA MUERTE DE RENNY OTTOLINA, ORGULLO DE VALENCIA ¿O NO?, EL NÚMERO UNO DE LA TELEVISIÓN

A 35 años de la muerte de Renny Ottolina

El 15 de marzo de 1978, un accidente aéreo, mientras se dirigía a un acto de pre-campaña presidencial, acabó con la vida de quien aún, a 37 años de su fallecimiento, sigue siendo considerado el Número 1 de la televisión en nuestro país, reseña En Oriente.
A las 5:13 de la tarde del 16 de marzo de 1978, la avioneta bimotor Cessna C-310, siglas YV-1019-P, con destino a Porlamar, despegaba del Aeropuerto Internacional de Maiquetía. Minutos después perdió el contacto con la torre de control. Algunas referencias dan cuenta de que se estrelló en las cercanías del Cerro El Ávila. Todos los tripulantes fallecieron.

De inmediato la noticia era divulgada a través de los distintos medios de comunicación: murió Renny Ottolina.

Las labores de rescate para encontrar tanto los restos de Renny como los de su jefe de campaña, César Oropeza; el periodista Ciro Medina, su director de prensa; el productor de televisión Luís Duque, director de publicidad; y el abogado, propietario y piloto de la avioneta siniestrada, Carlos Olavarría; tardaron una semana.

Ottolina se dirigía a Porlamar para participar en una reunión de empresarios, a propósito de su pre-campaña presidencial. Faltaban apenas dos semanas para su proclamación oficial como candidato en las elecciones de diciembre.

En 1977 formó el Movimiento de Integridad Nacional (MIN), cuyo logo incluía sus característicos lentes

En ese mismo año, 1977, formó el Movimiento de Integridad Nacional (MIN), cuyo logo incluía sus característicos lentes, y mediante el cual postularía su candidatura para las elecciones presidenciales de 1978. A través de Radio Aeropuerto comienza a transmitir lo que sería su último programa: Venezuela despierta, el mismo que, grabado, salía al aire aquella tarde del 16 de marzo en la que perdió la vida.

Los rumores no se hicieron esperar. La ascendente popularidad que ganaba como figura política, aunada a la que gozaba por su trayectoria en los medios, le había generado la antipatía de no pocas personas. Muchos consideraron que el accidente había sido provocado; sin embargo, el reporte oficial indicó que fue producto de la fuerte nubosidad en la zona donde ocurrió el accidente aéreo.

Sus restos fueron enterrados en el Cementerio del Este. Hasta ese lugar miles de personas se concentraron para darle el último adiós a Renny Ottolina; quien todavía, merecidamente, conserva su lugar como el Número 1 de la televisión venezolana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada