Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

miércoles, 25 de marzo de 2015

Valencia cumple años

Luis Cubillán Fonseca
Fuimos convocados por el señor Alcalde Cocchiolla a participar en la comisión para la celebración del cumpleaños la ciudad. ¡En cualquier fecha la ciudad cumple un años cada año! En Valencia sus orígenes son un tópico familiar. En 1955, el General Pérez Jiménez celebró el Cuatricentenario, era estrategia del régimen para distribuir la atención del Nuevo Ideal Nacional, a las ciudades de Venezuela, celebrarles su Cuatricentenario. Luego de Barquisimeto en 1952, le tocaba a Valencia (1955) y según Monseñor Adam, la fecha seria el 25 de marzo, pues el calendario católico así lo indica, más no los documentos. Celebrar está bien. Los problemas surgieron, en 1955, pues los opositores a la dictadura -que no eran pocos y muy ilustres-, comenzaron a echarle pelos al caldo, y en los corrillos de la Plaza Bolívar, se reían de la celebración que el General Pérez había dispuesto. Sin embargo se contentaban porque significaba la construcción de muchas y muy útiles obras para la ciudad, autopistas, colegios, clínicas, escuelas, etc. Que ningún Concejo Municipal estuvo dispuesto a perder. El Cuatricentenario y el General Ricardo Arroy» Lüdert, le dejaron a Valencia nueva infraestructura, comenzando por cloacas que en pleno siglo XX, no tenía. Desde el Concejo Municipal, liderado por un hombre que no puede olvidarse: Don Teodoro Gubaira, colaboró con Exposición Internacional de Valencia, obra de la menuda Frida Añez, Presidenta inmortal del Ateneo de Valencia, y Oswaldo Vigas bregando con L´ecole de Paris para traérsela. ¿Quién iba a pensar ver a Picasso, Leger, Magritte, y Diego Rivera -con permiso de Frida Kahlo-, en comparsa con Victor Vasarely, y Roberto Mata, por la Calle Vargas, del brazo de Braulio José de las Cocuicitas! por allí la menuda y gran intelectual Mary Szuarzemberg brujuleaba. Por otra parte, y bien asesorado, Don Teodoro Gubaira, trajo a Valencia después de toda una vida de exilio, a José Rafael Pocaterra. El Canto a Valencia, fue el canto del cisne, a los pocos días murió el poeta. El Centro de Historia encargó a nuestro inolvidable hermano Rafael Enrique Casal Heredia, ilustre Senador por Carabobo, para que el Senado le abriera las puertas del Panteón Nacional al eximio escritor, deber aún pendiente. Ojalá con el Gobernador Ameliach al frente, conduzcamos las cenizas al Panteón. El Canto a Valencia, valió todo el esfuerzo del Cuatricentenario! Y del inolvidable Don Teodoro Gubaira! Al amigo Cocchiola le ha tocado una época de vacas flacas, por mucho espíritu que tenga, es difícil la lucha. Presenté a la Junta tres necesidades de tipo cultural: la edición del nuevo Libro de Poetas y Prosadores Carabobeños, para seguir la labor de Luis Guevara y Enrique Groscors hijo (1955), libro que me los robó un sinvergüenza, pero lo recuperé gracias a Dios, pues la Dra. Doña Lourdes de Bouquet, científica e intelectual, universitaria, me repuso el libro, procedente de la biblioteca familiar, pero hay que ponerlo al día, propusimos a nuestro amigo, el poeta Luis Alberto Angulo, quien tiene una labor extraordinaria en el registro de poetas de la Universidad de Carabobo.



Y de Carabobo, para que lo haga,también la edición de Nicolás de Herrera y Ascanio, hasta el momento sin dudas, el Primer escritor venezolano valenciano de pura cepa, y el Catalogo General del Salón Michelena, donde figuran los pintores que han expuesto en el salón orgullo de Carabobo. Se eligió por Secretario Ejecutivo némine discrepante, al Arq. Pedro Dohuai Toledo, conocido por sus extraordinarias dotes personales, Secretario General. ¡Mucho Éxito!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada